El ca­so BBVA

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

El juez de la Au­dien­cia Na­cio­nal, Ma­nuel Gar­cíaCas­te­llón, ha impu­tado al ban­co BBVA co­mo per­so­na ju­rí­di­ca por cohe­cho, des­cu­bri­mien­to y re­ve­la­ción de se­cre­tos y co­rrup­ción en los ne­go­cios, den­tro del ca­so de es­pio­na­je del ex­co­mi­sa­rio Jo­sé Ma­nuel Vi­lla­re­jo, en fa­vor de la en­ti­dad cuan­do Fran­cis­co Gon­zá­lez era su pre­si­den­te. La de­ci­sión ju­di­cial su­po­ne un sal­to cua­li­ta­ti­vo en la in­ves­ti­ga­ción; a par­tir de es­te mo­men­to, la res­pon­sa­bi­li­dad del ban­co, que de­be­rá nom­brar

un re­pre­sen­tan­te an­te los tri­bu­na­les, pa­sa a ser ob­je­to de la in­ves­ti­ga­ción, sin per­jui­cio de las res­pon­sa­bi­li­da­des que se exi­jan al ex­co­mi­sa­rio. El juez ha de­ci­di­do que la gra­ve­dad del ca­so y sus im­pli­ca­cio­nes en el con­jun­to de la en­ti­dad jus­ti­fi­can la apli­ca­ción del ar­tícu­lo 31 bis del Có­di­go Pe­nal, que per­mi­te tras­la­dar a una per­so­na ju­rí­di­ca la res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal de per­so­nas fí­si­cas.

La de­ci­sión del juez es la me­jor so­lu­ción pa­ra acla­rar có­mo se con­tra­ta­ron y eje­cu­ta­ron la­bo­res de es­pio­na­je en una ins­ti­tu­ción de la im­por­tan­cia del BBVA, sin que fue­ran de­tec­ta­das por los sis­te­mas de con­trol in­terno del ban­co. A la em­pre­sa de Vi­lla­re­jo se le pa­ga­ron por sus ta­reas de vi­gi­lan­cia “fí­si­ca y te­le­má­ti­ca” ile­gal de po­lí­ti­cos, em­pre­sa­rios y pe­rio­dis­tas al me­nos 10 mi­llo­nes, que de­ben fi­gu­rar en re­gis­tros y fac­tu­ras; esos apun­tes tu­vie­ron que ser vi­sa­dos y apro­ba­dos por per­so­nas de la es­truc­tu­ra ad­mi­nis­tra­ti­va de la en­ti­dad me­dian­te ór­de­nes con­cre­tas; no ca­be pues ale­gar des­co­no­ci­mien­to, co­mo ha in­ten­ta­do ha­cer el ex­pre­si­den­te Fran­cis­co Gon­zá­lez, y es­te ar­gu­men­to jus­ti­fi­ca la ra­cio­na­li­dad de la impu­tación al ban­co co­mo per­so­na ju­rí­di­ca. El ca­so Vi­lla­re­jo se ha am­plia­do y ha pa­sa­do a con­ver­tir­se en el ca­so BBVA-Vi­lla­je­ro; y aho­ra la úl­ti­ma pa­la­bra la ten­drá un juez, no las tó­xi­cas di­va­ga­cio­nes de un ex­co­mi­sa­rio me­ti­do a es­pía.

Fren­te a unos he­chos pre­sun­ta­men­te de­lic­ti­vos, por los que has­ta la se­ma­na pa­sa­da el juez ha­bía impu­tado a nue­ve car­gos del ban­co, en­tre ellos al ex­con­se­je­ro de­le­ga­do Án­gel Cano y al ex­je­fe de Se­gu­ri­dad Ju­lio Co­rro­chano, la reac­ción ins­ti­tu­cio­nal de sus eje­cu­ti­vos y del Con­se­jo de Ad­mi­nis­tra­ción ha re­sul­ta­do tar­día e in­sa­tis­fac­to­ria. Ayer mis­mo, el ban­co re­le­vó de su car­go a Eduar­do Ar­bi­zo, res­pon­sa­ble de Con­trol In­terno de la en­ti­dad, des­pi­do que pue­de in­ter­pre­tar­se co­mo un in­ten­to de pro­te­ger al Con­se­jo de las con­se­cuen­cias de una de­fi­cien­te su­per­vi­sión del fun­cio­na­mien­to in­terno del ban­co.

La si­tua­ción ju­di­cial del BBVA ha em­peo­ra­do ob­je­ti­va­men­te, pues­to que ya es­tá in­ves­ti­ga­do. Hoy se pre­sen­tan los re­sul­ta­dos de la en­ti­dad; es un buen mo­men­to pa­ra tran­qui­li­zar a los ac­cio­nis­tas, cal­mar la in­dig­na­ción de los em­plea­dos y re­cu­pe­rar la repu­tación en el mer­ca­do. Y eso se con­se­gui­ría rea­li­zan­do an­te los ac­cio­nis­tas un aná­li­sis en pro­fun­di­dad de los he­chos y de las cau­sas que han lle­va­do has­ta es­te callejón del em­bro­llo ju­di­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.