Mie­do de vi­vir

En el ac­tual es­ta­do de de­cep­ción mun­dial, te­me­mos tan­to lo ma­lo que nos pue­de pa­sar que sa­li­mos co­rrien­do ha­cia ello

El País (País Vasco) - - OPINIÓN - NU­RIA LABARI Nu­ria Labari es es­cri­to­ra y pe­rio­dis­ta,

La ver­dad es que tan­to Is­rael co­mo Pa­les­ti­na, me co­men el co­ño”. Les pa­re­ce­ré una frí­vo­la, pe­ro no pue­do de­jar de ex­pe­ri­men­tar una pe­que­ña li­be­ra­ción ín­ti­ma cuan­do es­cri­bo es­ta fra­se. No se asus­ten, no es mía. Es la pro­vo­ca­ción con que arran­ca la se­rie Years and Years, una de las úl­ti­mas de­li­cias de HBO. Quien ha­bla así es la po­lí­ti­ca po­pu­lis­ta Vi­vien­ne Rook, in­ter­pre­ta­da por Em­ma Thom­pson en una dis­to­pía so­bre el fu­tu­ro po­lí­ti­co de Eu­ro­pa, don­de to­do lo ma­lo que nos pue­de pa­sar, nos pa­sa. Les ade­lan­to que Es­pa­ña tie­ne un pa­pel fun­da­men­tal.

¿Soy ra­ra? ¿Vo­ta­ré pró­xi­ma­men­te a un par­ti­do po­pu­lis­ta? ¿O es que hay al­go real­men­te li­be­ra­dor en afir­mar que Is­rael y Pa­les­ti­na me co­men el co­ño? Otra vez. Es de­cir­lo y me son­río. Aun­que creo que no por la pro­vo­ca­ción. Sos­pe­cho que lo más efi­caz en la fra­se no son Is­rael ni Pa­les­ti­na. Ni si­quie­ra la pa­la­bra co­ño. Lo que fun­cio­na es el sen­ti­do. Por­que es­ta fra­se di­ce que pue­do man­dar a la mier­da cual­quier asun­to so­cial y po­lí­ti­co, por im­por­tan­te que sea, sim­ple­men­te por el he­cho de ser de­ma­sia­do ge­ne­ral, de­ma­sia­do abs­trac­to o su­ce­der de­ma­sia­do le­jos.

Y yo cla­ro, me ven­go arri­ba. Por­que no son so­lo Is­rael y Pa­les­ti­na. Es que ten­go la sen­sa­ción de que me pa­so la vi­da preo­cu­pa­da por asun­tos que es­tán de­ma­sia­do le­jos, que no lo­gro en­ten­der del to­do y so­bre los que no ten­go nin­gu­na ex­pe­rien­cia con­cre­ta. Apar­te del con­flic­to ára­be-is­rae­lí es­tán tam­bién el cam­bio cli­má­ti­co, el cán­cer, el ti­po de in­te­rés va­ria­ble, los me­teo­ri­tos, la ex­tin­ción de es­pe­cies, el big da­ta, la al­te­ra­ción de­mo­crá­ti­ca vía Fa­ce­book, los ro­bots in­te­li­gen­tes… y mu­chos otros asun­tos igual de ge­ne­ra­les, abs­trac­tos y le­ja­nos. ¿De ver­dad pue­do man­dar­los to­dos a la mier­da? El po­pu­lis­mo lo tie­ne cla­ro, la res­pues­ta co­rrec­ta es sí. Y es­to, quie­ras que no, la gen­te co­mo yo lo agra­de­ce.

Por­que ¿sa­ben qué nos pa­sa a la gen­te co­mo yo? A los que pen­sa­mos el mun­do así, en ge­ne­ral. A to­dos los que sa­be­mos más so­bre el cam­bio cli­má­ti­co que so­bre los ni­ños que pa­san ham­bre a sie­te pa­ra­das de me­tro de nues­tro pi­so con hi­po­te­ca va­ria­ble. ¿Quie­ren sa­ber lo que nos pa­sa? Pues nos pa­sa que te­ne­mos mie­do. Mu­chí­si­mo mie­do. Mie­do de vi­vir, así en ge­ne­ral.

A ve­ces es­toy en mi ca­ma y no­to có­mo me cu­bre un fi­ní­si­mo ve­lo de te­rror blan­co, de mie­do a to­do lo que no pue­do evi­tar y me ame­na­za a mí y a los míos. Mie­do tam­bién a to­do lo que ame­na­za al pla­ne­ta, ni si­quie­ra a mi ciu­dad, ni si­quie­ra a mi país, ni si­quie­ra a Eu­ro­pa, ni si­quie­ra al mun­do en­te­ro. Mie­do en ge­ne­ral de to­do cuan­to es­tá le­jos y es in­men­so y es inevi­ta­ble. Mie­do in­clu­so de ha­cer el amor, por­que el mie­do al con­ta­gio de­be ir por de­lan­te del de­seo. Un te­rror tan uni­ver­sal co­mo la mis­mí­si­ma ca­de­na Star­bucks. Y jus­to ahí, jus­to en ese te­mor y en esa des­co­ne­xión con la reali­dad es don­de gol­pea la fra­se. “La ver­dad es que tan­to Is­rael co­mo Pa­les­ti­na, me co­men el co­ño”. Y di­go yo, gra­cias se­ño­ra po­pu­lis­ta, qué pe­na que exis­ta us­ted so­lo en la fic­ción.

Lo ma­lo es que la gen­te co­mo yo es la que va arrui­nar­lo to­do. So­mos los fu­tu­ros vo­tan­tes de Go­bier­nos po­pu­lis­tas que arra­sa­rán con lo po­co bueno que he­mos cons­trui­do. Y hay po­cas sa­li­das. Por­que los po­lí­ti­cos al fi­nal son per­so­nas y se han vuel­to tan des­con­fia­dos y asus­ta­di­zos co­mo los de­más. So­lo los po­pu­lis­tas pa­re­cen no te­ner mie­do. Mi­ren si no a Pablo Igle­sias y Pe­dro Sán­chez, que tam­bién se preo­cu­pan mu­cho por to­do lo ge­ne­ral. Dos tíos ca­pa­ces de con­ver­tir a su cóm­pli­ce en ad­ver­sa­rio por pu­ro aco­jo­ne. ¿Qué pa­sa en­ton­ces? ¿Es­ta­mos con­de­na­dos al desas­tre o a la in­efi­ca­cia más bo­chor­no­sa? Po­dría pa­re­cer que sí. Aun­que siem­pre que­da la sa­li­da lo­cal y na­cio­na­lis­ta, que tam­po­co tie­ne mie­do, tan sexy y pe­li­gro­sa co­mo cual­quier po­pu­lis­mo de tres al cuar­to pe­ro di­ri­gi­da a ciu­da­da­nos geo­grá­fi­ca­men­te es­co­gi­dos, así que es­ta op­ción no cuen­ta pa­ra la ma­yo­ría.

Así pues, lle­ga­dos a es­te pun­to, la úni­ca ac­ción po­lí­ti­ca ur­gen­te y res­pon­sa­ble es de­jar de te­ner mie­do. Em­pe­zar a vi­vir con fe­liz des­preo­cu­pa­ción por­que, ade­más, no sir­ve ab­so­lu­ta­men­te pa­ra na­da preo­cu­par­nos por lo que no po­de­mos con­tro­lar y, en­ci­ma, em­peo­ra las co­sas.

Yo aún re­cuer­do a esa ge­ne­ra­ción que vi­vió ma­yo del 68 y que can­ta­ba can­cio­nes que mi ge­ne­ra­ción aún ta­ra­rea, can­cio­nes que le en­can­tan a Pablo Igle­sias, por cier­to. Aque­lla ge­ne­ra­ción, qui­zás peor in­for­ma­da, creía de ver­dad que po­día cam­biar el mun­do y te­nía mu­cho me­nos mie­do. Des­pués, su de­cep­ción nos pre­pa­ró pa­ra lo peor. Y en es­te es­ta­do de de­cep­ción, que es hoy mun­dial, te­me­mos tan­to to­do lo ma­lo que nos pue­de pa­sar, que no ha­ce­mos otra co­sa que co­rrer ha­cia ello. Por eso, ¿sa­ben qué les di­go a to­dos mis mie­dos? Que me pue­den co­mer el mis­mí­si­mo. Pe­dro y Pablo, si me leéis ha­ced lo mis­mo. Y ya de pa­so, le­van­tad vues­tro miem­bro de la me­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.