To­do nor­mal

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

Has­ta la de­rro­ta siem­pre” era el lema elec­to­ral del PKD (Par­ti­do del Kar­ma De­mo­crá­ti­co), una can­di­da­tu­ra ges­ta­da al­re­de­dor de la re­vis­ta de hu­mor Kar­ma. Se die­ron a co­no­cer en las elec­cio­nes ge­ne­ra­les de 2000. Su ideo­lo­gía era la sá­ti­ra y de­fen­dían reír­se de sí mis­mos, pe­ro a pe­sar de es­to nun­ca pa­sa­ron de los 3.000 vo­tos; sin em­bar­go, en esos años sem­bra­dos de muer­tos, el par­ti­do que dis­cul­pa­ba los ase­si­na­tos te­nía va­rias de­ce­nas de mi­les, así que de al­gu­na ma­ne­ra o los pa­pe­les es­ta­ban cam­bia­dos o lo es­ta­ban los vo­tan­tes. En 2003, de­cía es­te pe­rió­di­co, el Par­ti­do del Kar­ma De­mo­crá­ti­co su­po­nía la “nor­ma­li­dad” vas­ca “en­tre cen­te­na­res de guar­daes­pal­das, in­hi­bi­do­res de fre­cuen­cia y pe­rros de­tec­to­res de ex­plo­si­vos”.

He re­cor­da­do al PKD y su lema al sa­ber que Bil­du, con un fe­liz sen­ti­do de la pe­da­go­gía, re­cla­ma “sen­ti­do de la nor­ma­li­dad” a quie­nes ve­mos anor­mal que un ase­sino o un se­cues­tra­dor re­gre­se ho­me­na­jea­do en­tre aplau­sos, ova­cio­nes, ban­de­ras y con­si­de­ra­ción de pre­so po­lí­ti­co. Hay un mun­do per­di­do ahí que no só­lo no apren­de, sino que se ofre­ce a en­se­ñar­nos. Un mun­do del que po­dría de­cir­se aque­llo de Han­nah Arendt so­bre el mal cuan­do pier­de su ca­rac­te­rís­ti­ca prin­ci­pal: la ca­rac­te­rís­ti­ca de ser una ten­ta­ción. De tal mo­do que en ese mun­do la ten­ta­ción du­ran­te mu­cho tiem­po fue no ma­tar, no se­cues­trar, no apun­tar ma­trí­cu­las ni echar de sus pue­blos a gen­te por pen­sar dis­tin­to. No se su­cum­bió a esa ten­ta­ción del mis­mo mo­do que hoy no se su­cum­be a otra ten­ta­ción, la de no con­ver­tir ase­si­nos en hé­roes.

Y eso, na­tu­ral­men­te, es nor­mal. Nor­mal es que ha­ya una par­te de la so­cie­dad vas­ca que pien­se que un te­rro­ris­ta me­re­ce un re­co­no­ci­mien­to al que­dar en li­ber­tad, y ten­ga sus pro­pias opi­nio­nes y sen­ti­mien­tos acer­ca de su en­car­ce­la­mien­to y los mo­ti­vos que lo lle­va­ron allí: la nor­ma­li­dad se tra­ba­ja y ETA y sus már­ge­nes han de­di­ca­do 40 años a con­ver­tir en nor­ma la ex­cep­ción mo­ral. Lo que no es ni pue­de ser nor­mal es que a los de­más nos lo pa­rez­ca, del mis­mo mo­do que es nor­mal que el ado­ra­dor de un ase­sino en se­rie ce­le­bre su hi­po­té­ti­ca sa­li­da de la cár­cel, pe­ro no pre­ten­der que se lo pa­rez­ca al res­to del mun­do.

El pro­ble­ma de ETA em­pe­zó cuan­do pa­só de las pa­la­bras a los he­chos, y el pro­ble­ma de Bil­du no se aca­ba por­que pa­sa ha­bi­tual­men­te del pen­sa­mien­to a las pa­la­bras; es­to es, di­cen lo que pien­san y a me­nu­do ac­túan en con­se­cuen­cia. Es­to tie­ne un pres­ti­gio no siem­pre me­re­ci­do, so­bre to­do si es pa­ra sub­ver­tir en pú­bli­co el or­den mo­ral que dic­ta ver­güen­za pa­ra los ase­si­nos y dig­ni­dad pa­ra sus víc­ti­mas. El úni­co “sen­ti­do de nor­ma­li­dad” es de­nun­ciar­lo, la úni­ca nor­ma­li­dad po­si­ble en una so­cie­dad en paz con­si­go mis­ma es con­ver­tir­lo en ex­cep­cio­nal.

¿Sa­ben qué hi­zo Ibon Et­xe­za­rre­ta? Pi­dió un per­mi­so pe­ni­ten­cia­rio no pa­ra ser aplau­di­do por ha­ber per­te­ne­ci­do al co­man­do que ma­tó a Juan Ma­ri Jáu­re­gui, sino pa­ra asis­tir a un ho­me­na­je en su me­mo­ria. Lo cuen­ta en un ar­tícu­lo Ma­ría San Mi­guel. Re­cuer­da la crea­do­ra —con to­do es­to y más hi­zo una obra de tea­tro for­mi­da­ble, La mi­ra­da del otro— que la pri­me­ra vez que Et­xe­za­rre­ta fue al ac­to de re­co­no­ci­mien­to a su víc­ti­ma, la viu­da de Jáu­re­gui, Mai­xa­bel La­sa, se subió con él al co­che y lle­ga­ron jun­tos. Dar­le “sen­ti­do de nor­ma­li­dad” a la ac­ti­tud de Et­xe­za­rre­ta y La­sa ur­ge más que dár­se­lo al ho­me­na­je a un eta­rra: eso es lo que ten­dría que es­tar pi­dien­do Bil­du.

ETA y los su­yos han con­ver­ti­do en nor­ma la ex­cep­ción mo­ral

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.