El po­der del Con­gre­so, en ma­nos de las mu­je­res

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - ANA­BEL DÍEZ,

ra­ción con otros par­ti­dos, es­ta­re­mos en­can­ta­dos. Y si el PSOE nos lle­va a otras elec­cio­nes, ten­dría­mos que es­tu­diar có­mo op­ti­mi­zar al elec­to­ra­do de cen­tro de­re­cha. Hoy por hoy la co­la­bo­ra­ción con Ciu­da­da­nos es ex­tra­or­di­na­ria”, aña­dió el lí­der po­pu­lar.

En los an­te­rio­res co­mi­cios, Ca­sa­do plan­teó, sin éxi­to, una alian­za a Cs pa­ra el Se­na­do, don­de el PP per­dió la ma­yo­ría ab­so­lu­ta, y a Vox que no se pre­sen­ta­ra en cir­cuns­crip­cio­nes pe­que­ñas. Ayer ex­hi­bió los pac­tos post­elec­to­ra­les con am­bos par­ti­dos en au­to­no­mías y mu­ni­ci­pios co­mo una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va si se re­pi­ten los co­mi­cios: “He­mos de­mos­tra­do que so­mos me­re­ce­do­res del vo­to útil, el del des­blo­queo”.

“Con­cien­cia tran­qui­la”

Tan­to en la Jun­ta Di­rec­ti­va Na­cio­nal, a puer­ta ce­rra­da, co­mo en la rue­da de pren­sa pos­te­rior, Ca­sa­do in­sis­tió en que Sán­chez “na­da pue­de pe­dir por­que na­da ha pro­pues­to y se ha ce­rra­do la puer­ta al pac­tar con Bil­du”, en alu­sión al pac­to en Na­va­rra, que ne­ce­si­ta de la abs­ten­ción del par­ti­do de Ar­nal­do Ote­gi. “He­chos son amo­res”, de­cla­ró el lí­der del PP, y esa abs­ten­ción es, pa­ra él, la prue­ba del 9 de que tie­nen so­cios y pro­gra­mas in­com­pa­ti­bles. “Te­ne­mos la con­cien­cia muy tran­qui­la. La res­pon­sa­bi­li­dad del blo­queo po­lí­ti­co no es nues­tra, es de Sán­chez en ex­clu­si­va. No­so­tros he­mos he­cho to­do lo que po­día­mos ha­cer. No pue­do de­cir lo mis­mo de la iz­quier­da, que se ha pe­lea­do por car­gos”.

El ar­gu­men­ta­rio an­ti­abs­ten­ción se com­ple­ta re­cor­dan­do que es el au­tor del “no es no” de 2016 quien se la pi­de aho­ra y que lo ha­ce pa­ra de­ro­gar bue­na par­te de las po­lí­ti­cas del PP, co­mo la re­for­ma la­bo­ral, tal y co­mo des­gra­nó Sán­chez en su dis­cur­so del de­ba­te de in­ves­ti­du­ra.

La po­si­bi­li­dad de re­pe­tir elec­cio­nes ge­ne­ró du­das en­tre al­gu­nos des­ta­ca­dos miem­bros del PP por el ries­go de que los nom­bra­mien­tos re­abran he­ri­das jus­to a po­cos me­ses de te­ner que lla­mar de nue­vo a fi­las pa­ra una nue­va cam­pa­ña. Pe­ro Ca­sa­do de­ci­dió apro­ve­char el mo­men­to, muy dis­tin­to al del pa­sa­do abril, cuan­do arre­cia­ban las crí­ti­cas in­ter­nas por la de­ba­cle elec­to­ral —el PP to­có sue­lo en 66 dipu­tados—, pa­ra ha­cer una re­no­va­ción pro­fun­da del or­ga­ni­gra­ma des­pués de co­ger oxí­geno tras las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas y mu­ni­ci­pa­les y los pac­tos post­elec­to­ra­les. Ana Bel­trán, miem­bro del equi­po ne­go­cia­dor de esos acuer­dos, sus­ti­tu­ye a Ja­vier Ma­ro­to, aho­ra por­ta­voz en el Se­na­do, co­mo vi­ce­se­cre­ta­ria de or­ga­ni­za­ción, es de­cir, nú­me­ro tres del par­ti­do. En la Cá­ma­ra al­ta han re­ca­la­do los úl­ti­mos so­ra­yis­tas, es de­cir, ma­ria­nis­tas, co­mo Ra­fael Her­nan­do o Fer­nan­do Mar­tí­nez Mai­llo.

Pablo Mon­te­si­nos re­em­pla­za a Mar­ta Gon­zá­lez en la vi­ce­se­cre­ta­ría de Co­mu­ni­ca­ción. Andrea Levy, con­ce­jal de Cul­tu­ra en la ca­pi­tal, aban­do­na la de Es­tu­dios y Pro­gra­mas y pre­si­di­rá el Co­mi­té de De­re­chos y Ga­ran­tías, ór­gano dis­ci­pli­na­rio del par­ti­do. An­to­nio Gon­zá­lez Te­rol sus­ti­tu­ye a Vi­cen­te Ti­ra­do, con­si­de­ra­do, en su mo­men­to cuo­ta Cos­pe­dal, al fren­te del área te­rri­to­rial, y Jai­me Olano ocu­pa una vi­ce­se­cre­ta­ría de nue­va crea­ción, la de Par­ti­ci­pa­ción. Los cua­tro prin­ci­pa­les gru­pos par­la­men­ta­rios del Con­gre­so ten­drán a mu­je­res co­mo por­ta­vo­ces. Nun­ca se ha­bía da­do es­ta cir­cuns­tan­cia que, aun­que ten­ga al­go de azar, es tam­bién el fru­to de la apues­ta

Adria­na Las­tra, por­ta­voz del Gru­po So­cia­lis­ta, Ca­ye­ta­na Ál­va­rez de To­le­do, del Po­pu­lar, Inés Arri­ma­das, por­ta­voz de Ciu­da­da­nos e Irene Mon­te­ro, por­ta­voz de Uni­das Po­de­mos, ocu­pan el pri­mer pues­to de los cua­tro gran­des gru­pos par­la­men­ta­rios. A ellas hay que su­mar a las por­ta­vo­ces de tres de los par­ti­dos que com­po­ne­nen el Gru­po Mix­to: Lau­ra Bo­rrás, al fren­te de Junts per Ca­ta­lun­ya; Mert­xe Aiz­pu­rua, de EH Bil­du y Ana Ora­mas, de Coa­li­ción Ca­na­ria.

No es de ex­tra­ñar que se ha­ya lle­ga­do a es­ta si­tua­ción al te­ner Es­pa­ña el Con­gre­so más fe­mi­ni­za­do de Eu­ro­pa, con un 47% de mu­je­res, un por­cen­ta­je su­pe­rior in­clu­so al de los paí­ses es­can­di­na­voz. “Las le­yes y las cuo­tas han pro­pi­cia­do la pre­sen­cia de mu­je­res, por lo que las pro­ba­bi­li­da­des de que es­tén en pues­tos de pri­mer ni­vel es más fá­cil”, se­ña­la Pablo Si­món, pro­fe­sor de Po­lí­ti­cas de la Uni­ver­si­diad Car­los III de Ma­drid. Cuo­tas y le­yes pa­ra la re­pre­sen­ta­ción en las can­di­da­tu­ras en las que el PSOE y Uni­das Po­de­mos han ido más allá de su le­tra, al es­ta­ble­cer lis­tas cre­ma­lle­ra.

En lo que res­pec­ta a la pre­sen­cia de las mu­je­res, la po­lí­ti­ca no va por de­trás de la so­cie­dad, co­mo sí pue­de ocu­rrir en otras fa­ce­tas, se­gún re­co­no­cen los pro­pios par­ti­dos. El PSOE re­afir­ma su apues­ta des­de ha­ce mu­chos años por las le­yes de igual­dad y, des­de lue­go, por las cuo­tas. “El he­cho de que cua­tro mu­je­res os­ten­ten el li­de­raz­go de los cua­tro prin­ci­pa­les gru­pos po­lí­ti­cos en el Par­la­men­to re­fle­ja que la prin­ci­pal ins­ti­tu­ción de nues­tra de­mo­cra­cia apues­ta de­ci­di­da­men­te por la igual­dad y por el pro­ta­go­nis­mo cre­cien­te de la mu­jer en el ejer­ci­cio del po­der po­lí­ti­co”, cons­ta­ta el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Gru­po So­cia­lis­ta, Ra­fael Si­man­cas. “Una bue­na no­ti­cia, más allá de la va­lo­ra­ción de­sigual que se pue­da ha­cer so­bre la tra­yec­to­ria de ca­da una de es­tas mu­je­res. Los so­cia­lis­tas es­ta­mos muy or­gu­llo­sos del gran tra­ba­jo que rea­li­za Adria­na Las­tra”, apos­ti­lla Si­man­cas. Las tra­yec­to­rias de ca­da una de ellas son di­fe­ren­tes, pe­ro en el ca­so de la por­ta­voz so­cia­lis­ta su de­di­ca­ción a la po­lí­ti­ca fue muy tem­pra­na, ya que in­gre­só en la eje­cu­ti­va de su par­ti­do en As­tu­rias re­ba­sa­dos por muy po­co los 20 años.

Una vo­ca­ción muy si­mi­lar siem­pre tu­vo la por­ta­voz de Uni­das Po­de­mos, Irene Mon­te­ro. Con otro len­gua­je se ex­pre­sa el PP —que ayer ofi­cia­li­zó el nom­bra­mien­to de Ca­ye­ta­na Ál­va­rez de To­le­do— res­pec­to a los pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad de las mu­je­res. Nun­ca ha es­ta­do a fa­vor de las cuo­tas y en su dis­cur­so siem­pre ha pre­va­le­ci­do la idea de re­sal­tar el mé­ri­to y la ca­pa­ci­dad co­mo sis­te­má­ti­ca de los par­ti­dos por te­ner a las mu­je­res en pri­me­ra lí­nea, de las le­yes y de las cuo­tas, de la lu­cha so­cial por la igual­dad en­tre se­xos y del ré­di­to elec­to­ral que pro­por­cio­na a los par­ti­dos, se­gún ra­zo­nes que ex­po­nen po­li­ti­cos y ex­per­tos fun­da­men­tos pa­ra el re­co­no­ci­mien­to de las mu­je­res. “En el ca­so del PP es signo de nor­ma­li­dad ab­so­lu­ta; no es na­da ex­tra­or­di­na­rio”, se­ña­lan fuen­tes de la di­rec­ción del par­ti­do. A Ál­va­rez de To­le­do ya la pre­ce­die­ron co­mo por­ta­vo­ces par­la­men­ta­rias Do­lors Mon­tse­rrat y an­tes So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría, —lue­go vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno— que en esos años tu­vo de con­trin­can­te en la por­ta­vo­cía so­cia­lis­ta a So­ra­ya Rodríguez.

Se ha da­do “la cir­cuns­tan­cia afor­tu­na­da” de que coin­ci­da el nom­bra­mien­to de es­tas cua­tro mu­je­res, pe­ro lo esen­cial ha si­do la dis­cri­mi­na­ción de­li­be­ra­da­men­te po­si­ti­va de las mu­je­res. Y, diez años des­pués, es­te es el fru­to, re­fle­xio­na Ig­na­cio Va­re­la, con­sul­tor y ana­lis­ta po­lí­ti­co. La pro­mo­ción sis­te­má­ti­ca de las mu­je­res en pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad las ha he­cho más vi­si­bles, aña­de Va­re­la.

Tam­bién la pre­si­den­ta

“Con mu­je­res en se­gun­dos ni­ve­les es más fá­cil que lle­guen a los pri­me­ros”, ex­pli­ca Pablo Si­món. “La po­lí­ti­ca se ba­sa en re­des de con­fian­za y pro­pi­cia que se eli­ja a los ami­gos, pe­ro con mu­je­res en se­gun­da fi­la se ha in­cre­men­ta­do que pa­sen al pri­mer ni­vel”, afir­ma.

To­dos los con­sul­ta­dos re­sal­tan la im­por­tan­cia de que los par­ti­dos ha­yan de­sig­na­do co­mo por­ta­vo­ces a mu­je­res y que el Con­gre­so lo pre­si­da otra, la so­cia­lis­ta Me­rit­xell Ba­tet, co­mo tam­bién an­tes lo di­ri­gió la po­pu­lar Ana Pas­tor y mu­cho an­tes su com­pa­ñe­ra de par­ti­do Lui­sa Fer­nan­da Ru­di. Pe­ro in­tro­du­cen ma­ti­za­cio­nes. “Es re­le­van­te des­de la pers­pec­ti­va de la vi­si­bi­li­dad de la ac­ti­vi­dad de las mu­je­res en po­lí­ti­ca y de sus ca­pa­ci­da­des de li­de­raz­go y ges­tión”, apun­ta Ar­ge­lia Que­ralt, pro­fe­so­ra de De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na. Pe­ro eso “no ga­ran­ti­za que la ac­ti­vi­dad par­la­men­ta­ria va­ya ne­ce­sa­ria­men­te a ga­nar en pers­pec­ti­va de gé­ne­ro”. Y acla­ra: “Una co­sa es la vi­si­bi­li­dad y la po­ten­cial pa­ri­dad, co­mo exi­gen­cias de­mo­crá­ti­cas, y otra, las po­lí­ti­cas fe­mi­nis­tas”.

Que­da mu­cho por re­co­rrer pa­ra la “igual­dad real”, pe­ro se ha avan­za­do mu­cho, se­ña­lan fuen­tes de la di­rec­ción de Ciu­da­dano, En su apues­ta por el ta­len­to fe­me­nino ci­tan a Inés Arri­ma­das, pe­ro tam­bién a Begoña Vi­lla­cís, vi­ceal­cal­de­sa de Ma­drid, y a la re­cien ele­gi­da Lo­re­na Rol­dán co­mo lí­der en Ca­ta­lu­ña. El “ré­di­to elec­to­ral”, es otra de las ra­zo­nes, que es­gri­me Pablo Si­món pa­ra ex­pli­car que los par­ti­dos, li­de­ra­dos por hom­bres, po­ten­cien la pre­sen­cia de mu­je­res.

So­lo con le­yes no se con­se­gui­rá la igual­dad real, “pe­ro sin ellas tam­po­co, y el mun­do po­lí­ti­co de­be ser­vir de ejem­plo a la so­cie­dad”, afir­ma la pre­si­den­ta del Con­gre­so, Me­rit­xell Ba­tet. En la elec­ción de es­tas cua­tro mu­je­res co­mo por­ta­vo­ces Ba­tet da por se­gu­ro que sus gru­pos han con­si­de­ra­do “su va­lía por en­ci­ma de la de sus com­pa­ñe­ros hom­bres”. En to­do ca­so las mu­je­res tie­nen de­re­cho a dar a co­no­cer su ta­len­to, su ca­pa­ci­dad de li­de­raz­go e in­clu­so, di­ce Ar­ge­lia Que­ralt, tam­bién edi­to­ra de Agen­da Pú­bli­ca, “sus ca­ren­cias, co­mo tan­tos de ellos”

/ ULY MARTÍN

La so­cia­lis­ta Adria­na Las­tra.

/ ANDREA CO­MAS

La nue­va por­ta­voz del PP, Ca­ye­ta­na Ál­va­rez de To­le­do.

/ LUIS SE­VI­LLANO

Inés Arri­ma­das, de Ciu­da­da­nos.

/ C. ROSILLO

Irene Mon­te­ro, por­ta­voz de Uni­das Po­de­mos en el Con­gre­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.