La au­top­sia del jo­ven ata­do en un cen­tro de me­no­res con­fir­ma la as­fi­xia

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - PA­TRI­CIA OR­TE­GA DOLZ,

Los aná­li­sis to­xi­co­ló­gi­cos afian­zan la hi­pó­te­sis de que Ilias T. pu­do mo­rir as­fi­xia­do por la apli­ca­ción del lla­ma­do “pro­to­co­lo de con­ten­ción” en el cen­tro de me­no­res de Oria, Al­me­ría.

Ilias Tahiri mu­rió el pa­sa­do 1 de ju­lio en una ha­bi­ta­ción del cen­tro de me­no­res de Tie­rras de Oria (Al­me­ría), que tie­ne a 130 in­ter­nos de en­tre 14 y 18 años. Al chi­co, re­si­den­te en San Ro­que (Algeciras) y de ori­gen ma­rro­quí, se le apli­có un “pro­to­co­lo de con­ten­ción”: fue re­du­ci­do y ata­do por seis guar­dias ju­ra­do so­bre una ca­ma, se­gún la des­crip­ción del ví­deo de los he­chos —ha­bía una cá­ma­ra que re­gis­tró to­do lo su­ce­di­do— que reali­zó el fo­ren­se en su in­for­me pre­li­mi­nar en­via­do al juz­ga­do; y que se­ña­la­ba —a la es­pe­ra de los re­sul­ta­dos to­xi­co­ló­gi­cos— “sig­nos as­fi­xiai­cos ge­ne­ra­les” y no des­car­ta­ba “la com­pre­sión ab­do­mi­nal o la so­fo­ca­ción con al­moha­da/col­chón en es­ta muer­te”.

Los aná­li­sis to­xi­co­ló­gi­cos en­via­dos al juz­ga­do úni­co de Pur­che­na que ins­tru­ye la cau­sa, a los que ha te­ni­do ac­ce­so EL PAÍS, afian­zan esa pri­me­ra hi­pó­te­sis, ya que dan ne­ga­ti­vo a sus­tan­cias quí­mi­cas y re­fle­jan “con­ges­tión y he­mo­rra­gias agu­das” en to­dos los ór­ga­nos del jo­ven de 18 años. “Rup­tu­ra agu­da de sep­tos al­veo­la­res. Ede­ma. He­mo­rra­gia agu­da. Con­ges­tión. As­pi­ra­ción agó­ni­ca”, pue­de leer­se en el apar­ta­do co­rres­pon­dien­te a los pul­mo­nes del in­for­me fo­ren­se.

Has­ta aho­ra, tan­to el cen­tro, co­mo la en­ti­dad ges­to­ra del mis­mo (GINSO), co­mo la Jun­ta de An­da­lu­cía y su Con­se­je­ría de Jus­ti­cia, han man­te­ni­do si­len­cio am­pa­ra­dos en “la in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial en cur­so” y el se­cre­to de su­ma­rio de­cre­ta­do por la ti­tu­lar del juz­ga­do. Sin em­bar­go, has­ta el pa­sa­do 15 de ju­lio (dos se­ma­nas des­pués de la muer­te) la juez no en­car­gó a la Guar­dia Ci­vil un in­for­me so­bre los ví­deos cap­ta­dos por las cá­ma­ras el día de los he­chos, así co­mo la iden­ti­fi­ca­ción de las per­so­nas que apli­ca­ron el lla­ma­do “pro­to­co­lo de con­ten­ción” y la to­ma de de­cla­ra­ción a las mis­mas.

Fuen­tes pró­xi­mas al ca­so y ex­per­tos fo­ren­ses con­sul­ta­dos se­ña­lan que “los re­sul­ta­dos evi­den­cian Los re­sul­ta­dos de la au­top­sia en­via­dos al juz­ga­do de Pur­che­na re­fle­jan “con­ges­tión y he­mo­rra­gias agu­das” en to­dos los ór­ga­nos del jo­ven de 18 años y “res­pi­ra­ción agó­ni­ca” (fal­ta de oxí­geno) en los pul­mo­nes, que pu­die­ron

que to­do su­ce­dió en el mo­men­to de la muer­te y que an­tes no ha­bía na­da y to­do era co­rrec­to” en el or­ga­nis­mo de Ilias. Ade­más, acla­ran que “no hay agen­te quí­mi­co al­guno” y que el chi­co “mue­re por as­fi­xia” tras ser ma­ni­pu­la­do (a la luz de las imá­ge­nes vi­sio­na­das) de ma­ne­ra “vio­len­ta y pro­vo­car la pa­ra­da car­dio­res­pi­ra­to­ria. Has­ta seis guar­dias del cen­tro ata­ron al chi­co a la ca­ma de una ha­bi­ta­ción, se­gún que­dó re­fle­ja­do en un ví­deo. La Jun­ta de An­da­lu­cía y el cen­tro si­guen sin dar ex­pli­ca­cio­nes.

con­tun­den­te”. La du­da que ten­drá que di­lu­ci­dar la juez, a jui­cio de es­tos mis­mos ex­per­tos, es qué le­sio­nes de las que pre­sen­ta el cuer­po del jo­ven pue­den de­ber­se a la apli­ca­ción de las téc­ni­cas de re­ani­ma­ción (ma­sa­je car­dia­co).

El in­for­me pre­li­mi­nar del fo­ren­se que lle­gó ini­cial­men­te al

juz­ga­do des­cri­bió: “Se le ve en prono [bo­ca aba­jo], con la ca­be­za apo­ya­da en al­moha­da y col­chón y se le ejer­ce pre­sión con una ro­di­lla en la es­cá­pu­la iz­quier­da y con una mano en la es­pal­da, apar­te de su­je­tar­le la ca­be­za (da la im­pre­sión que es­tá apri­sio­na­da con­tra la al­moha­da y el col­chón). [...] Pa­ra co­lo­car­le las bri­das se sien­tan en las ex­tre­mi­da­des in­fe­rio­res y le ha­cen pre­sión so­bre zo­na lum­bar; a los 10 mi­nu­tos, cuan­do es­tá su­je­to de pies y ma­nos, de­ja de mo­ver­se y con­ti­núan po­nién­do­le el cin­tu­rón ab­do­mi­nal, ya sin re­sis­ten­cia y sin per­ca­tar­se de que el chi­co ha per­di­do la con­cien­cia (se van qui­tan­do de en­ci­ma po­co a po­co por­que ya no ha­ce fuer­za). A los 15 mi­nu­tos, al ver que se­guía in­mó­vil, lla­man al mé­di­co”.

Cuan­do Ilias en­tró en aque­lla ha­bi­ta­ción eran las 15.00 ho­ras del lu­nes 1 de ju­lio. Se­gún sus fa­mi­lia­res, “dis­cu­tió por la Play Sta­tion con uno de los res­pon­sa­bles del cen­tro”, ges­tio­na­do por la Aso­cia­ción GINSO (Ges­tión e In­te­gra­ción So­cial), pe­se al gran nú­me­ro de de­nun­cias, que­jas e in­ci­den­tes que acu­mu­la tan­to en Al­me­ría co­mo en Ma­drid, don­de en 2011 mu­rió otro chi­co en pa­re­ci­das cir­cuns­tan­cias. El jo­ven Ilias vi­vía con su ma­dre, Kha­di­ja, una mu­jer ma­rro­quí de 48 años. Aca­ba­ba de cum­plir los 18 años y ha­bía es­ta­do pre­via­men­te en otros dos cen­tros, en Cá­diz y Cór­do­ba, “tras jun­tar­se con ma­las com­pa­ñías y par­ti­ci­par en al­gu­nos he­chos vio­len­tos”, se­gún fuen­tes cer­ca­nas a la fa­mi­lia.

Kha­di­ja sa­lió el pa­sa­do 30 de ju­nio del cen­tro de me­no­res de Oria dis­pues­ta a po­ner una de­nun­cia. Ilias, el me­nor de sus cin­co pri­me­ros vás­ta­gos —la sex­ta es una ni­ña con pa­dre es­pa­ñol— y na­ci­do en Te­tuán (Ma­rrue­cos), le ha­bía con­ta­do co­sas ho­rri­bles que le ha­bían he­cho en el cen­tro en los más de dos me­ses que lle­va­ban sin ver­se. En con­tra de lo que su­ce­día en otros cen­tros, a ella no la de­ja­ban en­trar ni a él sa­lir, ex­pli­có des­pués a es­te pe­rió­di­co.

“De un in­far­to”

“Al sa­lir, lla­mé a mi her­ma­na. Le di­je que te­nía que bus­car un abo­ga­do, que íba­mos a de­nun­ciar”, de­cía Kha­di­ja. No le dio tiem­po a na­da, al día si­guien­te, ha­cia las 19.00, la lla­ma­ron del cen­tro pa­ra de­cir­le que su hi­jo ha­bía muer­to “de un in­far­to”.

La mis­ma ver­sión, trans­mi­ti­da por el cen­tro, apun­ta­ron en la Jun­ta de An­da­lu­cía: “Un po­si­ble in­far­to”, de­cía el pa­sa­do día 3 el vi­ce­pre­si­den­te au­to­nó­mi­co, Juan Ma­rín, que alu­día a un pro­ce­so de con­vul­sio­nes que, tras los in­ten­tos del per­so­nal por au­xi­liar­le, desem­bo­có en una pa­ra­da car­dio­rres­pi­ra­to­ria.

Nin­guno de los res­pon­sa­bles de GINSO, ni su pre­si­den­te, Al­fre­do San­tos, ni su vi­ce­pre­si­den­te, Enrique Tu­ñón, han da­do la más mí­ni­ma ex­pli­ca­ción so­bre la muer­te y su en­ti­dad re­mi­te a la Jun­ta de An­da­lu­cía. So­lo la Ofi­ci­na del De­fen­sor del Pue­blo an­da­luz y De­fen­sor del Me­nor abrió una que­ja de ofi­cio pa­ra in­ves­ti­gar el fa­lle­ci­mien­to. La Red An­da­lu­za de In­mi­gra­ción se ha per­so­na­do en la cau­sa y la Aso­cia­ción Pro De­re­chos Hu­ma­nos de An­da­lu­cía (APDH) ha re­cor­da­do las de­nun­cias re­co­gi­das en sus in­for­mes e ins­ta­do a las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las y a la ONU a prohi­bir la con­ten­ción me­cá­ni­ca.

Kha­di­ja, a la que na­die de la Ad­mi­nis­tra­ción se ha di­ri­gi­do des­de en­ton­ces, es­tá dis­pues­ta a lle­gar has­ta el fi­nal: “Mi hi­jo no mu­rió, lo ma­ta­ron”.

/ PA­CO BO­NI­LLA

Puer­ta de en­tra­da al cen­tro de me­no­res de Tie­rras de Oria (Al­me­ría).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.