Do­ña P. es chi­co y se lla­ma Pa­trick

El Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal con­tra­di­ce en una sen­ten­cia sus pro­pios ar­gu­men­tos y si­gue re­fi­rién­do­se a un ado­les­cen­te tran­se­xual en fe­me­nino

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - P. ÁL­VA­REZ / J. J. GÁL­VEZ,

Pa­trick siem­pre tu­vo muy cla­ro quién era. Su ma­dre al prin­ci­pio no, pe­ro le pro­me­tió una co­sa des­de pe­que­ño: “Se­rás lo que tú quie­ras ser”. Cuan­do em­pe­zó a ha­blar, fue de las pri­me­ras co­sas que di­jo: “Soy Pa­trick”. Lo es pa­ra sus amis­ta­des, pa­ra su fa­mi­lia y pa­ra el ve­cin­da­rio, en las no­tas del co­le des­de in­fan­til y en las ex­tra­es­co­la­res. “Los pro­ble­mas nun­ca fue­ron so­cia­les, los han te­ni­do siem­pre las al­tas ins­tan­cias”, re­la­ta al te­lé­fono su ma­dre, Na­ta­lia Aven­tín. La fa­mi­lia ha pe­lea­do du­ran­te cin­co años de juz­ga­do en juz­ga­do has­ta que el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal dic­ta­mi­nó el pa­sa­do 18 de ju­lio so­bre su ca­so que los me­no­res trans “su­fi­cien­te­men­te ma­du­ros” pue­den re­gis­trar el gé­ne­ro sen­ti­do en el DNI.

La pa­ra­do­ja es que la sen­ten­cia con­tra­di­ce lo que ella mis­ma sos­tie­ne. El fa­llo que da la ra­zón a Pa­trick le iden­ti­fi­ca co­mo “do­ña”. Na­ta­lia Aven­tín ha abier­to su úl­ti­ma pe­lea ju­di­cial: “Es una ofen­sa. Lo mí­ni­mo que me­re­ce es un po­co de res­pe­to tras ha­cer­le vi­vir 17 años con una iden­ti­dad cues­tio­na­da por la Ad­mi­nis­tra­ción”.

El uso del “do­ña” —que iden­ti­fi­ca al me­nor con el se­xo fe­me­nino— con­tras­ta con el pro­pio con­te­ni­do de la sen­ten­cia, don­de los ma­gis­tra­dos ca­li­fi­can de “las­tre” el te­ner que “vi­vir a la luz del De­re­cho con­for­me a una iden­ti­dad dis­tin­ta de la que le es pro­pia”. La re­so­lu­ción in­sis­te en que una si­tua­ción co­mo la que vi­ve es­te mu­cha­cho y tan­tos co­mo él con­di­cio­na “de un mo­do muy no­ta­ble” la ca­pa­ci­dad pa­ra con­for­mar la per­so­na­li­dad y la po­si­bi­li­dad de en­ta­blar re­la­cio­nes con otras per­so­nas; y afec­ta “con una par­ti­cu­lar in­ten­si­dad” a la in­ti­mi­dad de la per­so­na.

Ayer mis­mo tras­cen­día otra sen­ten­cia, en es­te ca­so de la Au­dien­cia Pro­vin­cial de A Co­ru­ña, don­de se or­de­na emi­tir una nue­va ver­sión de un fa­llo ju­di­cial pa­ra per­mi­tir a una mu­jer trans fi­gu­rar en es­te con su nue­vo nom­bre y su gé­ne­ro sen­ti­do, evi­tan­do así que se vea for­za­da a re­ve­lar su tran­se­xua­li­dad a per­so­nas des­co­no­ci­das: “Con es­ta re­so­lu­ción ga­ran­ti­za­mos el de­re­cho de la in­ti­mi­dad y la dig­ni­dad que le co­rres­pon­de”, di­ce el tri­bu­nal ga­lle­go.

La ca­rre­ra ju­di­cial de Pa­trick y su fa­mi­lia em­pe­zó en 2014, cuan­do el re­gis­tro de su pue­blo, en Ara­gón, le ne­gó el cam­bio de nom­bre. Fue es­ta pri­me­ra ne­ga­ti­va la que ini­ció la lu­cha de Na­ta­lia Aven­tín, que pre­si­de la aso­cia­ción de fa­mi­lias de me­no­res tran­se­xua­les Chry­sa­llis. Aho­ra, el Cons­ti­tu­cio­nal le da la ra­zón tras años de es­cu­char, por ejem­plo, que su hi­jo “no se po­día ha­cer trans an­tes de los 18”, co­mo le di­jo una con­se­je­ra de Edu­ca­ción. O que lo que te­nía Pa­trick era una “ano­ma­lía”, co­mo le ase­gu­ró un mé­di­co.

Por eso en­tien­de que ese “do­ña” del Cons­ti­tu­cio­nal, que no ha­ce co­men­ta­rios más allá de la sen­ten­cia, le de­vuel­ve de al­gún mo­do a la ca­si­lla de sa­li­da, des­pués de es­pe­rar el fa­llo du­ran­te tres años. “No es al­go pa­ra lo que se ha­yan jun­ta­do en un ra­to, han he­cho dos de­li­be­ra­cio­nes pre­vias”, cri­ti­ca la ma­dre del me­nor, es­pe­cial­men­te mo­les­ta con la fal­ta de sen­si­bi­li­dad de los ma­gis­tra­dos.

Cuan­do le fue no­ti­fi­ca­da la sen­ten­cia, lla­mó di­rec­ta­men­te al tri­bu­nal pa­ra pe­dir que eli­mi­na­ran los da­tos per­so­na­les de su hi­jo, las re­fe­ren­cias al pue­blo y, por su­pues­to, el in­si­dio­so “do­ña”. “No que­re­mos que sal­ga el nom­bre que no lo ha re­pre­sen­ta­do nun­ca”, pi­dió. En la se­gun­da ver­sión de la sen­ten­cia, pu­bli­ca­da ayer por el Cons­ti­tu­cio­nal, el nom­bre fe­me­nino ya no sa­le, pe­ro el “do­ña” si­gue.

Y to­do pe­se a que la sen­ten­cia del pleno del Cons­ti­tu­cio­nal con­si­de­ra que la fal­ta de equi­va­len­cia en­tre el gé­ne­ro atri­bui­do al na­cer y el que un in­di­vi­duo per­ci­be co­mo su­yo es una de esas cir­cuns­tan­cias “par­ti­cu­lar­men­te re­le­van­tes que la per­so­na tie­ne de­re­cho a pro­te­ger del co­no­ci­mien­to ajeno”. E in­sis­te en que im­pe­dir a es­te co­lec­ti­vo el de­re­cho a mo­di­fi­car­lo su­po­ne pri­var­lo de la li­ber­tad de “de­ci­dir acer­ca de su pro­pia iden­ti­dad”. “Una res­tric­ción que con­di­cio­na una ma­ni­fes­ta­ción de pri­mer or­den de la per­so­na y, con­se­cuen­te­men­te, in­ci­de de un mo­do prin­ci­pal en su iden­ti­dad co­mo in­di­vi­duo”, di­ce el fa­llo.

Me­ses de de­ba­te

La po­nen­cia de la sen­ten­cia co­rrió a car­go del pro­pio pre­si­den­te del Cons­ti­tu­cio­nal, Juan Jo­sé Gon­zá­lez Ri­vas. Es­te asun­to lle­gó des­de el Su­pre­mo en 2016, que plan­teó una cues­tión de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad, don­de tam­bién se re­fe­ría a Pa­trick co­mo “do­ña”. En­ten­día el tri­bu­nal que el ar­tícu­lo 1 de la ley de 2007 que re­gu­la el cam­bio de se­xo en los re­gis­tros —li­mi­tán­do­lo ex­clu­si­va­men­te a “ma­yo­res de edad”— po­día su­po­ner una vio­la­ción de los de­re­chos fun­da­men­ta­les de los me­no­res tran­se­xua­les que cuen­ten con la “su­fi­cien­te ma­du­rez” y es­tén en una “si­tua­ción es­ta­ble de tran­se­xua­li­dad”. Con ese pa­so en el Su­pre­mo, otro más tras una lar­ga ba­ta­lla ju­di­cial, co­men­za­ba una nue­va es­pe­ra.

La sen­ten­cia lle­gó tras me­ses de de­ba­te en el Cons­ti­tu­cio­nal, don­de al­gu­nos ma­gis­tra­dos cam­bia­ron de po­si­ción y don­de se fue re­tra­san­do la re­so­lu­ción has­ta al­can­zar un acuer­do ma­yo­ri­ta­rio.

Na­ta­lia Aven­tín ha­bla por te­lé­fono des­de la mon­ta­ña, mien­tras el me­nor es­ca­la. Ase­gu­ra que la fa­mi­lia “ya hi­zo la tran­si­ción y Pa­trick nun­ca ha te­ni­do que ha­cer­la, por­que siem­pre fue y se sin­tió Pa­trick”. “Mi vi­da no va a cam­biar por es­tos se­ño­res que no co­noz­co; pe­ro co­mo ciu­da­da­na es te­rri­ble que ten­gas que re­cu­rrir a la jus­ti­cia pa­ra que te re­co­noz­can una co­sa que al res­to de la po­bla­ción se le re­co­no­ce na­da más na­cer. Que pon­ga ‘do­ña’ es una ofen­sa, otra co­sa es que a mí no me su­pon­ga un dra­ma”. Pa­trick no quie­re ha­blar pa­ra es­te re­por­ta­je. Él que­rría sa­lir ha­cien­do lo que le gus­ta: es­ca­lan­do o prac­ti­can­do snow, no ha­blan­do de al­go que pa­ra él nun­ca fue no­ti­cia. “Si esos jue­ces hu­bie­ran ve­ni­do a pa­sar un día con no­so­tros, les hu­bié­ra­mos en­se­ña­do un mon­tón de co­sas”, ase­gu­ra su ma­dre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.