Key­lor evi­ta otro bo­chorno

La mag­ní­fi­ca ac­tua­ción del por­te­ro cos­ta­rri­cen­se con­tie­ne al Tot­ten­ham, que su­pera al ra­len­tí a un Ma­drid apá­ti­co e in­mer­so en una no­ta­ble cri­sis de jue­go

El País (País Vasco) - - DEPORTES - GOR­KA R. PÉ­REZ,

El vol­cán que un día fue el Ma­drid es hoy una co­li­na apa­ga­da, sin la­va ni fue­go ca­paz de pro­du­cir ese ca­lor que lle­gó a re­sul­tar abra­sa­dor pa­ra cual­quie­ra que aso­ma­se la ca­be­za a su in­te­rior. El guión que di­ri­ge hoy la sit­com ma­dri­dis­ta es una se­cuen­cia in­ter­mi­na­ble de diá­lo­gos sin sen­ti­do, en el que el ar­tis­ta in­vi­ta­do en ca­da ca­pí­tu­lo, sea quien sea —lo mis­mo da un ve­cino ma­dri­le­ño que un pri­mo in­glés—, siem­pre aca­ba sa­lién­do­se con la su­ya.

El úl­ti­mo en su­mar un nue­vo gag a la pre­tem­po­ra­da blan­ca fue el Tot­ten­ham, que si no se lle­vó ma­yor bo­tín fue por la for­mi­da­ble ac­tua­ción de Key­lor Na­vas. El por­te­ro cos­ta­rri­cen­se lle­gó a evi­tar cua­tro go­les can­ta­dos pa­ra los in­gle­ses que hu­bie­ran vuel­to a po­ner en evi­den­cia las ver­güen­zas de un equi­po que no aban­do­na su cri­sis de iden­ti­dad. Si al­guien pen­só que el sie­te del Atlé­ti­co su­pon­dría un pun­to de in­fle­xión, con­tem­pló an­te los spurs que al Ma­drid se le si­guen es­ca­pan­do los par­ti­dos por las mis­mas he­ri­das de siem­pre. Ayer fue de nue­vo un error pro­pio, un mal pa­se de Ha­zard que Mar­ce­lo in­tro­du­jo en el cam­po cuan­do se per­día man­so por la lí­nea de ban­da, pa­ra re­go­ci­jo de Harry Ka­ne, quien lo­gró ba­tir por ba­jo a Na­vas en el úni­co due­lo del que el in­glés sa­lió vic­to­rio­so.

Re­du­ci­do co­mo es el aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des que em­plea Zi­da­ne —por de­ci­sión pro­pia—, el fran­cés per­sis­te en la ex­po­si­ción par­ti­do tras par­ti­do de un blo­que re­la­ti­va­men­te si­mi­lar que no de­mues­tra ha­ber ad­qui­ri­do nin­gún au­to­ma­tis­mo. Fren­te al Tot­ten­ham cam­bió a Vi­ni­cius por Rodry­go, a Va­ra­ne por Na­cho, e in­tro­du­jo a Lu­cas Vázquez en el cos­ta­do de­re­cho del cen­tro del cam­po, pa­ra dar li­ber­tad en ata­que a Ha­zard. El res­to del on­ce (a ex­cep­ción de la por­te­ría) fue el mis­mo que ca­yó es­tre­pi­to­sa­men­te an­te el Atlé­ti­co (3-7), y que de­mos­tró no ha­ber apren­di­do na­da.

Sin el col­mi­llo del Atlé­ti­co, el Tot­ten­ham no sa­lió a por la yu­gu­lar del Ma­drid, pe­ro sí le mor­dió ama­san­do la po­se­sión del ba­lón, gol­peán­do­le pa­se a pa­se sin que los blan­cos, con­tra to­da ló­gi­ca, tra­ta­sen de rom­per esa mo­no­to­nía. El con­jun­to in­glés pre­su­mió de su bien pie y lo hi­zo ade­más con un rit­mo len­to y can­sino que evi­den­ció la po­ca ga­rra de un Ma­drid que siem­pre pa­re­ce con el de­pó­si­to va­cío.

Si­guen ac­tuan­do los blan­cos co­mo si el fút­bol fue­se un jue­go de car­tas, y ellos con­ta­sen siem­pre la me­jor mano. Y si al­go le ha de­mos­tra­do la pre­tem­po­ra­da, y por las ma­las, es que nin­gu­na par­ti­da se ga­na por im­po­si­ción na­tu­ral, mu­cho me­nos des­de la con­tem­pla­ción más ab­so­lu­ta. El Ma­drid con­ti­núa sien­do una bal­sa en ata­que, no cuen­ta con una de­fi­ni­ción cla­ra de las fun­cio­nes de la ma­yo­ría de sus cen­tro­cam­pis­tas, y la de­fen­sa si­gue de­mos­tran­do una fra­gi­li­dad pro­pia de un equi­po no­vel.

Ase­dio in­glés

El Tot­ten­ham le dis­pa­ró des­de fue­ra del área, des­de den­tro, en­ca­ró a Na­vas, y prác­ti­ca­men­te em­pleó to­das sus ar­mas ofen­si­vas con ab­so­lu­ta li­ber­tad de mo­vi­mien­tos. El por­te­ro cos­ta­rri­cen­se fue el úni­co ca­paz de ba­jar la mú­si­ca de la fies­ta in­gle­sa —Ka­ne, Ndom­bé­lé, Son y Alli lo vi­vie­ron en sus car­nes—, que has­ta con nue­ve cam­bios en el des­can­so man­tu­vo esa me­lo­día bri­tish du­ran­te la se­gun­da mi­tad. Zi­da­ne, por el con­tra­rio, re­tu­vo so­bre el cam­po más tiem­po del ha­bi­tual a su on­ce de ga­la, sín­to­ma de que le­jos de im­pro­vi­sar o aban­do­nar la idea ini­cial el par­ti­do ha­bía ad­qui­ri­do una im­por­tan­cia ma­yor y ha­bía por ello que tra­tar de dar la vuel­ta al mar­ca­dor. Sin em­bar­go, el nom­bre que pre­sen­tan las fi­chas del Ma­drid es ac­tual­men­te un me­ro de­ta­lle, sin que nin­gu­na de ellas de­mues­tre ca­pa­ci­dad al­gu­na pa­ra dar­le la vuel­ta al ta­ble­ro.

Ni si­quie­ra los re­cam­bios —Ma­riano sus­ti­tu­yó a Ben­ze­ma y ju­gó sus pri­me­ros mi­nu­tos en la pre­tem­po­ra­da— de­mos­tra­ron una nue­va for­ma de ha­cer las co­sas, a ex­cep­ción de Ku­bo, que si­gue sien­do el úni­co ca­paz de apor­tar al­gún high­light de su equi­po pa­ra el ví­deo fi­nal del par­ti­do.

La Au­di Cup es un tor­neo de dos días que obli­ga­rá a los blan­cos a man­te­ner­se en Ale­ma­nia y a dispu­tar un nue­vo par­ti­do es­ta tar­de (18.00, Te­le­ma­drid). Des­pués ten­drán una se­ma­na li­bre has­ta el si­guien­te com­pro­mi­so, an­te el Salz­bur­go el 7 de agos­to. Nun­ca an­tes una pre­tem­po­ra­da ha­bía ge­ne­ra­do tal can­ti­dad de ago­bios en un equi­po co­mo el Ma­drid, que si­gue acu­mu­lan­do sin­sa­bo­res un día tras otro.

/ RONALD WITTEK (EFE)

Key­lor Na­vas, en el cen­tro, evi­ta el gol de Erik La­me­la du­ran­te el en­cuen­tro de ayer en­tre el Ma­drid y el Tot­ten­ham.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.