Atres­me­dia mon­ta un ca­nal de pa­go pa­ra re­crear el mo­de­lo de EE UU

El gru­po ade­lan­ta­rá en Atres­pla­yer Pre­mium el es­treno de sus ma­yo­res pro­duc­tos

El País (País Vasco) - - PANTALLAS - TOM C. AVENDAÑO,

Atres­me­dia ha en­con­tra­do en Es­ta­dos Uni­dos un pre­ce­den­te pa­ra com­pe­tir con las gran­des pla­ta­for­mas de pa­go. El gru­po anun­ció ayer que, a par­tir de la tem­po­ra­da que vie­ne, re­ser­va­rá sus gran­des apues­tas pa­ra Atres­pla­yer Pre­mium, la pla­ta­for­ma de pa­go que creó ha­ce unos años y que has­ta aho­ra ha es­ta­do ofre­cien­do so­lo pro­gra­mas ya es­tre­na­dos en las ca­de­nas del gru­po (Antena 3 y La Sex­ta, prin­ci­pal­men­te) pe­ro sin pu­bli­ci­dad. A par­tir de sep­tiem­bre, sin em­bar­go, Atres­pla­yer Pre­mium se­rá el lu­gar don­de se es­tre­nen las gran­des pro­duc­cio­nes de la ca­sa, an­tes de su pa­se en abier­to; otras so­lo se po­drán ver en el Pre­mium. Es un mo­de­lo que re­cuer­da al de la ca­de­na CBS, una ve­te­ra­na ge­ne­ra­lis­ta de Es­ta­dos Uni­dos que ha­ce po­co lo­gró una de las trans­for­ma­cio­nes más exi­to­sas que se co­noz­can del mo­de­lo tra­di­cio­nal al strea­ming de pa­go: en 2014 abrió una pe­que­ña pla­ta­for­ma, CBS All Ac­cess, pa­ra ofre­cer su pa­rri­lla por In­ter­net; en 2016 pa­só a te­ner con­te­ni­dos so­lo pa­ra esa pla­ta­for­ma.

En el ca­so es­ta­dou­ni­den­se, el ex­pe­ri­men­to se hi­zo con The Good Fight, la con­ti­nua­ción de la exi­to­sa se­rie The Good Wi­fe, y Star Trek: Dis­co­very. O sea, ju­ga­ron a lo po­pu­lar y a prue­ba de bom­bas. El pú­bli­co res­pon­dió: en 2017 te­nían 1,5 mi­llo­nes de usua­rios y hoy tie­nen cua­tro. En el ca­so es­pa­ñol, el equi­va­len­te pa­ra Atres­me­dia en lo po­pu­lar y a prue­ba de bom­bas son Los Ja­vis, que tie­nen un acuer­do de ex­clu­si­vi­dad con la ca­sa y es­tán es­cri­bien­do Ve­neno, una se­rie so­bre la le­gen­da­ria tran­se­xual La Ve­neno. Y tam­bién El nu­do, otra se­rie, es­ta pro­ta­go­ni­za­da Na­ta­lia Ver­be­ke. Pa­ra com­ple­tar el ex­pe­ri­men­to, han com­pra­do los de­re­chos Cua­tro bo­das y un fu­ne­ral; no la pe­lí­cu­la clá­si­ca de 1994, sino la nue­va se­rie de diez ca­pí­tu­los so­bre la mis­ma his­to­ria cu­yo es­treno, a di­fe­ren­cia de Ve­neno y El nu­do, no es­tá pre­vis­to en la te­le­vi­sión en abier­to en Es­pa­ña.

Atres­pla­yer Pre­mium, exis­ten­te des­de ha­ce años, cues­ta 2,99 eu­ros al mes y se pue­de ver en el ex­tran­je­ro. “No lo ha­bía­mos pro­mo­cio­na­do mu­cho, pe­ro en enero de des­de año em­pe­za­mos a ha­cer cam­pa­ña, re­cor­dan­do que era una for­ma de des­car­gar los pro­gra­mas y sal­tar­se la pu­bli­ci­dad. No tar­da­mos en du­pli­car los abo­na­dos, has­ta los 75.000, que es mu­cho si tie­nes en cuen­ta que era so­lo el mis­mo con­te­ni­do de Atres­pla­yer y, por ex­ten­sión, el de las ca­de­nas li­nea­les. Aho­ra ha­brá con­te­ni­dos que so­lo po­drás ver con el Pre­mium”, ex­pli­ca Jo­sé An­to­nio An­tón, di­rec­tor de pro­gra­ma­ción y ne­go­cio del gru­po.

El mo­de­lo com­pli­ca la re­la­ción los con­te­ni­dos de la ca­sa y el es­pec­ta­dor, que es­tá obli­ga­do a co­no­cer el cre­cien­te la­be­rin­to de op­cio­nes di­gi­ta­les pa­ra abrir­se ca­mino, pe­ro An­tón in­sis­te en que es un ries­go con­tro­la­do. “Tal y co­mo es­tá pen­sa­do, no he­mos me­ti­do una in­ver­sión de mi­llo­nes de dó­la­res que ne­ce­si­te de mi­llo­nes de sus­crip­to­res pa­ra sos­te­ner­se”, se de­fien­de, en una cla­ra re­fe­ren­cia al cos­to­so mo­de­lo de Net­flix. “Es so­la­men­te un com­ple­men­to pa­ra nues­tros ca­na­les en abier­to”, aña­de.

Hay una sal­ve­dad que di­fe­ren­cia es­te pro­yec­to de CBS All Ac­cess: no ha­brá de­por­te. “Ese es un con­te­ni­do no ex­clu­si­vo ni ori­gi­nal, que te lle­va a una gue­rra de pre­cios y que no apor­ta di­fe­ren­cia­li­dad. Pe­ro si se po­nen a ti­ro de­re­chos ex­clu­si­vos y ren­ta­bles los com­pra­re­mos”, pro­me­te Car­los Fer­nán­dez, di­rec­tor de con­te­ni­dos de Atres­me­dia.

Anun­cian­tes

Ca­da em­pre­sa ve­te­ra­na del sec­tor ha­ce lo que pue­de pa­ra ha­cer fren­te no so­lo a Net­flix, sino a to­do lo que re­pre­sen­ta: un es­ta­do de cam­bio con­ti­nuo y una cre­cien­te de­man­da de no­ve­da­des. Atres­me­dia se ha ar­ma­do de dos gran­des ba­zas: tie­ne va­rias ca­de­nas en abier­to apo­ya­das por anun­cian­tes y mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res, y por eso pue­de ex­pe­ri­men­tar en strea­ming. “Al­gu­nas se­ries la es­tre­na­re­mos con va­rios ca­pí­tu­los de gol­pe, otras ca­pí­tu­lo a ca­pí­tu­lo, va­mos a ir vién­do­lo ca­so por ca­so”, ex­pli­ca An­tón. En su ex­pe­rien­cia, la ofer­ta de con­te­ni­do crea de­man­da por más con­te­ni­do. “Re­cuer­do cuan­do es­tre­na­mos en Antena 3 la pri­me­ra tem­po­ra­da de El cuen­to de la cria­da, hu­bo una au­tén­ti­ca de­man­da por ver la se­gun­da”.

En cuan­to a los anun­cian­tes, siem­pre sen­si­bles, exis­te la po­si­bi­li­dad de que se irri­ten por ver que la te­le­vi­sión apues­ta por una for­ma de emi­sión sin pu­bli­ci­dad. “Pe­ro eso en reali­dad se­ría un pro­ble­ma si el Pre­mium tu­vie­se dos mi­llo­nes de sus­crip­to­res, y un es­treno en strea­ming le qui­ta­se es­pec­ta­do­res al abier­to”, ex­pli­ca An­tón. “De mo­men­to, con 75.000 abo­na­dos, na­da nos lle­var a pen­sar que te­ne­mos que cam­biar de mo­de­lo de ne­go­cio”.

Na­ta­lia Ver­be­ke, en El nu­do, una se­rie que se es­tre­na­rá en Atres­pla­yer Pre­mium

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.