Más de 900 ni­ños mi­gran­tes, se­pa­ra­dos de sus pa­dres en un año

Una ONG de­nun­cia la per­pe­tua­ción de la po­lé­mi­ca prác­ti­ca

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - A. MARS,

El asun­to es­ta­lló en ma­yo del año pa­sa­do. La Ad­mi­nis­tra­ción es­ta­dou­ni­den­se re­co­no­ció que ha­bía per­di­do la pis­ta de 1.500 me­no­res in­do­cu­men­ta­dos des­de fi­na­les de 2017. Su­pues­ta­men­te ha­bían si­do tras­la­da­dos a ca­sas de pa­rien­tes o fa­mi­lias de aco­gi­da. A par­tir de ahí, tu­vo que re­co­no­cer que, en­tre el 19 de abril y 6 de ju­nio, ha­bía se­pa­ra­do a unos 2.000 ni­ños, a ve­ces be­bés, de sus pro­ge­ni­to­res o fa­mi­lia­res adul­tos. El alud de crí­ti­cas fue tal que Do­nald Trump tu­vo que rec­ti­fi­car esa po­lí­ti­ca. Sin em­bar­go, una de­man­da pre­sen­ta­da es­te mar­tes por la gran or­ga­ni­za­ción de de­fen­sa de de­re­chos ci­vi­les (ACLU, por sus si­glas en in­glés) apun­ta a que en el úl­ti­mo año más de 900 me­no­res de edad han si­do se­pa­ra­dos de sus pro­ge­ni­to­res.

Con la en­tra­da en vi­gor de la doc­tri­na de to­le­ran­cia ce­ro, cual­quier adul­to que tra­ta­se de en­trar en Es­ta­dos Uni­dos de for­ma irre­gu­lar y sin los pro­ce­di­mien­tos co­rrec­tos de asi­lo se con­si­de­ra un de­lin­cuen­te y se le pro­ce­sa ju­di­cial­men­te co­mo tal. Co­mo los me­no­res no pue­den in­gre­sar en pri­sión, ni per­ma­ne­cer más de 21 días de­te­ni­dos, eran apar­ta­dos de sus acom­pa­ñan­tes.

La pre­sión po­lí­ti­ca, ade­más de al­gu­nas imá­ge­nes de ni­ños llo­ran­do que crea­ron pu­ro es­tu­por en la opinión pú­bli­ca, lle­vó a Trump a anun­ciar que las fa­mi­lias per­ma­ne­ce­rían uni­das, aun­que sin ex­pli­car muy bien có­mo, pues evi­tó des­de­cir­se de su cre­do so­bre la mano du­ra. Un juez fe­de­ral de San Die­go lo aca­bó de de­ter­mi­nar al ca­bo de unos días, cuan­do dio 30 días al Go­bierno pa­ra re­unir a los ni­ños con sus pro­ge­ni­to­res.

De­li­tos me­no­res

Aho­ra, se­gún el De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad In­te­rior, la se­pa­ra­ción de los ni­ños mi­gran­tes y sus pa­dres o tu­to­res le­ga­les a la ho­ra de cru­zar la fron­te­ra es ex­cep­cio­nal. La mayoría se de­be a que los adul­tos han co­me­ti­do al­gún ti­po de de­li­to (Ad­mi­nis­tra­cio­nes an­te­rio­res, co­mo la de Geor­ge Bush hi­jo o Ba­rack Oba­ma, apar­ta­ban a los me­no­res si po­dían co­rrer pe­li­gro de abu­sos o de­pen­dían de un adul­to con de­li­tos gra­ves). La ACLU, sin em­bar­go, ale­ga que las se­pa­ra­cio­nes se jus­ti­fi­can por de­li­tos me­no­res.

En con­cre­to, el es­cri­to de la or­ga­ni­za­ción, pre­sen­ta­do es­te mar­tes an­te un tri­bu­nal fe­de­ral de San Die­go, se­ña­la que en­tre el 26 de ju­nio de 2018 y el 29 de ju­nio de 2019 han si­do apar­ta­dos un to­tal de 911 ni­ños mi­gran­tes de sus pa­dres.

En­tre otros ca­sos, los de­nun­cian­tes ase­gu­ran que un in­mi­gran­te sin pa­pe­les fue se­pa­ra­do de su hi­ja por una con­de­na por des­truc­ción de pro­pie­dad pri­va­da con un cos­te de ape­nas cin­co dó­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.