Ma­du­ro, dos años atrin­che­ra­do en su Cons­ti­tu­yen­te

La Cá­ma­ra pa­ra­le­la a la Asam­blea Na­cio­nal, cu­ya mi­sión era re­dac­tar una nue­va Cons­ti­tu­ción, so­lo ha ace­le­ra­do la de­ri­va ins­ti­tu­cio­nal de Ve­ne­zue­la

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - FLORANTONI­A SINGER,

El 30 de ju­lio de 2017, en unos co­mi­cios que la co­mu­ni­dad internacio­nal y la pro­pia em­pre­sa pro­vee­do­ra de las má­qui­nas de vo­ta­ción ta­chó de frau­du­len­tos, el cha­vis­mo ases­tó uno de sus más du­ros gol­pes en el pulso por man­te­ner­se, a to­da cos­ta, en el po­der en Ve­ne­zue­la. Se es­co­gie­ron a 545 de­le­ga­dos con la mi­sión de re­dac­tar una nue­va Cons­ti­tu­ción, que sus­ti­tu­ye­ra aque­lla que el fa­lle­ci­do Hu­go Chávez pro­mo­vió en 1999 en los al­bo­res de su re­vo­lu­ción. Dos años des­pués, no hay una nue­va Car­ta Mag­na y po­co se sa­be del pro­ce­so. La Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te (ANC) se eri­gió en un par­la­men­to pa­ra­le­lo, un con­tra­po­der, que ha ace­le­ra­do la de­ri­va ins­ti­tu­cio­nal del país.

La Cons­ti­tu­yen­te ha si­do la úl­ti­ma trin­che­ra de Ma­du­ro pa­ra afe­rrar­se al po­der, des­pués de que se vie­ra se­ria­men­te ame­na­za­do en enero, tras otras elec­cio­nes so­bre las que pen­dió la sos­pe­cha de frau­de. En­ton­ces, el líder cha­vis­ta pres­tó ju­ra­men­to pa­ra un nue­vo man­da­to an­te el Tri­bu­nal Su­pre­mo y no an­te la Asam­blea Na­cio­nal (AN), con­tro­la­da por la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na. Una ex­cep­ción a la nor­ma que per­mi­tió ju­rí­di­ca­men­te la ju­ga­da de Juan Guai­dó, presidente de la Asam­blea Na­cio­nal, quien ju­ró co­mo presidente en­car­ga­do y aho­ra cuen­ta con el apo­yo de más de 50 Go­bier­nos del mun­do y abrió el ca­mino pa­ra un cam­bio po­lí­ti­co que, ha in­sis­ti­do, se con­cre­ta­rá con la ru­ta, que ya es un es­tri­bi­llo, del ce­se de la usur­pa­ción (o di­mi­sión de Ma­du­ro), un go­bierno de tran­si­ción y elec­cio­nes li­bres.

En un ac­to en el Pan­teón Na­cio­nal, don­de re­po­san los res­tos de los hé­roes ve­ne­zo­la­nos, el ré­gi­men de Ni­co­lás Ma­du­ro ce­le­bró el mar­tes la nue­va efe­mé­ri­de de su imaginario po­lí­ti­co par­ti­cu­lar. Dios­da­do Ca­be­llo, presidente de la Cons­ti­tu­yen­te, se­ña­ló que “la úni­ca tran­si­ción que hay en Ve­ne­zue­la es ha­cia el so­cia­lis­mo bo­li­va­riano”.

En la retórica del cha­vis­mo, con la crea­ción de es­te ór­gano —con­vo­ca­do sin la pre­via con­sul­ta po­pu­lar que exi­ge la Cons­ti­tu­ción y al­te­ran­do las ba­ses del pa­drón elec­to­ral— se apla­có la in­ten­sa olea­da de pro­tes­tas an­ti­gu­ber­na­men­ta­les de ese año, que de­jó más de 150 muer­tos y mi­les de he­ri­dos du­ran­te cua­tro me­ses de ma­ni­fes­ta­cio­nes ca­lle­je­ras. Pero tam­bién se dio un gra­ve zar­pa­zo al Po­der Le­gis­la­ti­vo, al ter­mi­nar de qui­tar­le a la Asam­blea Na­cio­nal to­das las com­pe­ten­cias y asu­mir­se la Cons­ti­tu­yen­te co­mo un ór­gano ple­ni­po­ten­cia­rio.

La ANC ha ser­vi­do de bra­zo po­lí­ti­co de las me­di­das más re­pre­si­vas que ha to­ma­do Ma­du­ro con el país zo­zo­bran­do en me­dio de una as­fi­xian­te crisis po­lí­ti­ca, so­cial y eco­nó­mi­ca. Se cuen­tan 12 le­yes, 63 de­cre­tos y 56 acuer­dos, que ba­jo la lu­pa ju­rí­di­ca ca­re­cen de va­li­dez por ser emi­ti­dos por un en­te con fa­llas de le­gi­ti­mi­dad cons­ti­tu­cio­nal des­de su ori­gen, pero que de fac­to han ge­ne­ra­do ya con­se­cuen­cias.

La ANC sir­ve de bra­zo po­lí­ti­co a las me­di­das re­pre­si­vas de Ni­co­lás Ma­du­ro

La vi­gen­cia de es­te or­ga­nis­mo se ha ex­ten­di­do has­ta di­ciem­bre de 2020

/ F. PA­RRA (AFP)

Ni­co­lás Ma­du­ro, en un ac­to en Ca­ra­cas el 28 de ju­lio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.