La mi­sión na­val de la UE que se que­dó sin bar­cos

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - SILVIA BLAN­CO,

La ba­se aé­rea ita­lia­na de Si­go­ne­lla ex­tien­de sus alam­bra­das so­bre el ver­de y ama­ri­llo cam­po si­ci­liano, a 25 ki­ló­me­tros tie­rra aden­tro de la is­la. Só­lo el enor­me cono del Et­na, al fon­do, des­ta­ca so­bre la lla­nu­ra. Unos car­te­les con el di­bu­jo de un fran­co­ti­ra­dor apun­tan­do anun­cian que es­ta es una zo­na mi­li­tar de ac­ce­so res­trin­gi­do. Den­tro, una enor­me ciu­dad con ave­ni­das de­sier­tas, pis­tas de ate­rri­za­je y han­ga­res. Des­de aquí sa­len los avio­nes que pa­tru­llan el Me­di­te­rrá­neo cen­tral co­mo par­te de la Ope­ra­ción Sop­hia, la res­pues­ta mi­li­tar eu­ro­pea pa­ra lu­char con­tra las ma­fias que tra­fi­can con per­so­nas, lan­za­da en 2015. Pero des­de mar­zo son la ima­gen de una mi­sión mu­ti­la­da: la de una ope­ra­ción na­val sin bar­cos.

El des­ta­ca­men­to es­pa­ñol en Si­go­ne­lla aca­ba de ro­tar par­te de su per­so­nal. Un gru­po de sol­da­dos re­cién lle­ga­dos re­ci­be una for­ma­ción en una pe­que­ña au­la ha­bi­li­ta­da en uno de los con­te­ne­do­res pro­vi­sio­na­les don­de tra­ba­ja el gru­po de 39 mi­li­ta­res. El avión que uti­li­zan es­tá a po­cos me­tros, so­bre una tó­rri­da ex­pla­na­da que hue­le a com­bus­ti­ble. Es­tá di­se­ña­do pa­ra la vi­gi­lan­cia de día y de no­che, con una cá­ma­ra in­fra­rro­ja es­fé­ri­ca en el morro. Eso le per­mi­te lo­ca­li­zar e iden­ti­fi­car em­bar­ca­cio­nes y de­tec­tar ac­ti­vi­da­des de trá­fi­co ile­gal de per­so­nas, ar­mas y pe­tró­leo, que es a lo que se de­di­ca. Tam­bién es un apa­ra­to pen­sa­do pa­ra ayu­dar en la bús­que­da y res­ca­te de per­so­nas. Pero aho­ra es­ta par­te, sin bar­cos, se ha es­fu­ma­do. El avión, jun­to a otros cin­co, es lo que que­da de la Ope­ra­ción Sop­hia. Casi des­man­te­la­da, na­die pro­nos­ti­ca si se­gui­rá más allá del 30 de sep­tiem­bre, cuan­do ex­pi­ra su man­da­to.

La mi­sión si­gue an­dan­do, pero co­ja. Los avio­nes que hay en Si­go­ne­lla pa­tru­llan el Me­di­te­rrá­neo cen­tral y reúnen in­for­ma­ción pa­ra cum­plir con el am­bi­cio­so y po­co con­cre­to ob­je­ti­vo con el que na­ció la mi­sión en ple­na crisis de los re­fu­gia­dos, el de “fre­nar el mo­de­lo de ne­go­cio de las ma­fias de per­so­nas y ar­mas”. Tam­bién si­gue en pie la par­te más po­lé­mi­ca de la mi­sión de Sop­hia: el en­tre­na­mien­to de los guar­da­cos­tas li­bios pa­ra que in­ter­cep­ten las em­bar­ca­cio­nes con per­so­nas que hu­yen del caos y de la gue­rra y las de­vuel­van allí. Fuen­tes del ser­vi­cio di­plo­má­ti­co eu­ro­peo, a tra­vés de un cues­tio­na­rio es­cri­to, ad­mi­ten que la sus­pen­sión tem­po­ral de los me­dios na­va­les “no es óp­ti­ma” y que, pe­se a que el man­da­to es el mis­mo, la “ca­pa­ci­dad pa­ra cum­plir­lo es más li­mi­ta­da”.

En es­tos cua­tro años, los lo­gros tan­gi­bles de la mi­sión se con­cre­tan en la de­ten­ción de 151 sos­pe­cho­sos de trá­fi­co de per­so­nas y de con­tra­ban­do y en la des­truc­ción de 551 bar­cos uti­li­za­dos por las re­des cri­mi­na­les. Ha ins­pec­cio­na­do tres bu­ques en los que se in­cau­tó de mer­can­cía prohi­bi­da, ha en­tra­do en con­tac­to por ra­dio con 2.462 em­bar­ca­cio­nes —pa­ra ve­ri­fi­car su iden­ti­dad— y ha he­cho 161 acer­ca­mien­tos amis­to­sos a bar­cos. Pa­ra la di­plo­ma­cia eu­ro­pea, su prin­ci­pal utilidad ha si­do “re­du­cir sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la ca­pa­ci­dad de los tra­fi­can­tes pa­ra ope­rar en al­ta mar”, y en ge­ne­ral ha con­tri­bui­do a “me­jo­rar la se­gu­ri­dad ma­rí­ti­ma y a la es­ta­bi­li­dad en el Me­di­te­rrá­neo cen­tral”.

La mi­sión prin­ci­pal de Sop­hia no es la de res­ca­tar a náu­fra­gos, pero en es­tos años sus bar­cos han sal­va­do a 45.000 per­so­nas en el mar, obli­ga­dos co­mo cual­quie­ra a so­co­rrer a quie­nes vea en pe­li­gro. La razón por la que ha si­do des­po­ja­da de su pa­ta ma­rí­ti­ma, que ha desata­do fuer­tes crí­ti­cas por par­te de las ONG, hay que bus­car­la en Ro­ma, y en los des­pa­chos de los po­lí­ti­cos eu­ro­peos, des­pués. El verano pa­sa­do el ul­tra­de­re­chis­ta mi­nis­tro del In­te­rior ita­liano, Mat­teo Sal­vi­ni, em­pe­zó a apli­car su po­lí­ti­ca de puer­tos ce­rra­dos pa­ra los bar­cos que lle­ga­ban con mi­gran­tes res­ca­ta­dos si no ha­bía un acuer­do pre­vio pa­ra re­ubi­car­los en otros paí­ses. Pri­me­ro lan­zó su gue­rra con­tra las ONG de sal­va­men­to ma­rí­ti­mo y lue­go avi­só a sus so­cios eu­ro­peos de que Ita­lia, que li­de­ra la mi­sión, se ne­ga­ba aco­ger a to­dos los res­ca­ta­dos sin un cam­bio en la po­lí­ti­ca de des­em­bar­cos. Un año des­pués, no ha pros­pe­ra­do nin­gún pacto co­mu­ni­ta­rio glo­bal y se ne­go­cia el re­par­to ca­da vez que hay un res­ca­te. La po­li­cía de Tu­rín des­alo­ja ayer a los más de 1.000 mi­gran­tes y re­fu­gia­dos de 30 paí­ses, se­gún sus da­tos, ins­ta­la­dos en lo que fue la Vi­lla Olím­pi­ca de los Jue­gos de In­vierno en Tu­rín de 2006.

en mó­du­los im­par­ti­dos en Ita­lia, Gre­cia, Mal­ta, Croa­cia y en Es­pa­ña. En res­pues­tas por es­cri­to, fuen­tes ofi­cia­les del ser­vi­cio di­plo­má­ti­co eu­ro­peo sub­ra­yan que an­tes de ha­cer los cur­sos, los guar­da­cos­tas pa­san una “ri­gu­ro­sa cri­ba”. No es pa­ra me­nos, ya que va­rios de sus miem­bros es­tán in­vo­lu­cra­dos en acu­sa­cio­nes de trá­fi­co de per­so­nas, epi­so­dios de mal­tra­to a los mi­gran­tes, ac­ti­tu­des agre­si­vas con­tra las ONG y es­ca­sa efi­ca­cia —cuan­do no te­me­ri­dad— a la ho­ra de prac­ti­car res­ca­tes.

En los cur­sos que re­ci­ben a tra­vés de la Ope­ra­ción Sop­hia,

La di­vi­sión po­lí­ti­ca en­tre los so­cios ha im­pac­ta­do en la mi­sión mi­li­tar eu­ro­pea. “Sop­hia lle­va des­de agos­to de 2018 sin prac­ti­car res­ca­tes”, afir­ma Mat­teo Vi­lla, ex­per­to en mi­gra­ción del ita­liano Ins­ti­tu­to pa­ra los Es­tu­dios de la Po­lí­ti­ca Internacio­nal (ISPI). “Na­die en la UE que­ría la ima­gen de un bar­co de la ope­ra­ción con mi­gran­tes a bor­do al que se le prohi­bie­ra el des­em­bar­co, así que la so­lu­ción fue sus­pen­der la par­te na­val de Sop­hia”.

La de­ci­sión de man­te­ner así la ope­ra­ción se to­mó in ex­tre­mis en mar­zo, evi­tan­do así des­man­te­lar la mi­sión jus­to an­tes de las elec­cio­nes eu­ro­peas. “La ope­ra­ción ha con­tri­bui­do a sal­var vi­das, aun­que no era su ob­je­ti­vo prin­ci­pal. Fue un error que la de­ja­ran so­lo con avio­nes, sin los bar­cos que sí po­dían sal­var vi­das”, opi­na Mat­teo de Be­llis, ex­per­to en mi­gra­ción y re­fu­gio de Am­nis­tía Internacio­nal. “Lo que ha­cen aho­ra, en­tre­nar a los li­bios, so­lo sir­ve pa­ra em­po­de­rar a las fuer­zas que se de­di­can a in­ter­cep­tar a re­fu­gia­dos y mi­gran­tes y de­vol­ver­los a Li­bia, don­de es­tán de­te­ni­dos de for­ma ar­bi­tra­ria en cen­tros don­de hay tor­tu­ras, ex­plo­ta­ción y vio­la­cio­nes”.

Des­de la gran ope­ra­ción de res­ca­te ma­rí­ti­mo que desa­rro­lló Ita­lia en 2013, Ma­re Nos­trum, que sal­vó a 150.000 per­so­nas, sus re­em­pla­zos eu­ro­peos han te­ni­do me­nos en­ver­ga­du­ra y ob­je

Des­de agos­to de 2018, la uni­dad no ha prac­ti­da­do nin­gún res­ca­te

Eu­ro­pa apues­ta por ex­ter­na­li­zar el con­trol mi­gra­to­rio, co­mo en Li­bia

se les ins­tru­ye en “pro­ce­di­mien­tos de bús­que­da y res­ca­te, pri­me­ros au­xi­lios, le­gis­la­ción internacio­nal de de­re­chos hu­ma­nos, de­re­cho ma­rí­ti­mo, lu­cha con­tra el trá­fi­co ile­gal, re­co­lec­ción de prue­bas, na­ve­ga­ción y pro­ce­di­mien­tos de so­li­ci­tud de asi­lo”. Las fuen­tes eu­ro­peas sub­ra­yan “el fuer­te fo­co en el res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos, in­clui­dos los de­re­chos de las mu­je­res, y el tra­to co­rrec­to a los mi­gran­tes”. En 2017, la UE es­ta­ble­ció un me­ca­nis­mo pa­ra su­per­vi­sar “la efi­cien­cia del en­tre­na­mien­to” y la ca­pa­ci­dad del cuer­po li­bio pa­ra lle­var a ca­bo sus ta­reas.

DES­ALO­JO EN LA VI­LLA OLÍM­PI­CA EN TU­RÍN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.