Dos ve­ces víc­ti­mas

Las ma­dres de be­bés ro­ba­dos vuel­ven a ser mal­tra­ta­das des­de los me­dios a raíz del ca­so de Inés Ma­dri­gal

El País (País Vasco) - - OPINIÓN - BAL­TA­SAR GAR­ZÓN Bal­ta­sar Gar­zón es jurista y presidente

No es­tá al al­can­ce de to­dos co­me­ter los peo­res crí­me­nes de nues­tro Có­di­go Pe­nal. Exis­ten al­gu­nos co­mo el ge­no­ci­dio, los crí­me­nes de gue­rra o los de le­sa hu­ma­ni­dad que pre­ci­san de al­gu­nas ca­pa­ci­da­des es­pe­cia­les. Pa­ra co­me­ter­los sue­le ser ne­ce­sa­rio te­ner al­tas res­pon­sa­bi­li­da­des mi­li­ta­res o gu­ber­na­men­ta­les, es­tar en po­si­ción de dar ór­de­nes con­tra la po­bla­ción ci­vil que su­pon­gan un ata­que ge­ne­ral o sis­te­má­ti­co y que es­tas ór­de­nes sean obe­de­ci­das. Sin em­bar­go, to­dos es­ta­mos en po­si­ción pa­ra re­vic­ti­mi­zar­les. ¿Có­mo? Ne­gán­do­les, ig­no­rán­do­les, in­sul­tán­do­les, ba­na­li­zan­do su do­lor, su su­fri­mien­to, su tes­ti­mo­nio, im­pi­dién­do­les el ac­ce­so a la jus­ti­cia. Es ahí don­de, sin ha­ber­les in­mo­la­do em­pu­ñan­do una pis­to­la, un ma­che­te o la plu­ma con la que se sen­ten­ció su des­tino, les ha­ce­mos do­ble­men­te víc­ti­mas con nues­tro des­dén, bur­la, chis­tes e in­clu­so, con la in­di­fe­ren­cia o el ne­ga­cio­nis­mo.

Se es­tán pu­bli­can­do en di­fe­ren­tes me­dios ar­tícu­los re­fe­ri­dos a la re­cien­te no­ti­cia de que Inés Ma­dri­gal, de­nun­cian­te en el ca­so de los ni­ños ro­ba­dos, tras un lar­go pro­ce­so lo­ca­li­zó a su fa­mi­lia bio­ló­gi­ca y ave­ri­guó que, fren­te a su sos­pe­cha de ha­ber si­do un be­bé ro­ba­do, fue en­tre­ga­da a prio­ri vo­lun­ta­ria­men­te por su ma­dre al doc­tor Vela. Ba­sán­do­se en ello, los au­to­res se de­di­can a re­vic­ti­mi­zar a las ma­dres, que des­de ha­ce años lu­chan con­tra el trau­ma de ha­ber si­do se­pa­ra­das de sus be­bés con el de­seo de ha­llar jus­ti­cia, ver­dad y re­pa­ra­ción.

Es­te ca­so, en­tre de­ce­nas de mi­les, no es re­pre­sen­ta­ti­vo de na­da, más allá de que, en­tre to­dos aque­llos que in­di­cia­ria­men­te en­ca­ja­rían en su­pues­tos de ro­bo de be­bés, ca­ben las muer­tes for­tui­tas en el par­to o las adop­cio­nes vo­lun­ta­rias. Es ob­vio.

En si­tua­cio­nes nor­ma­les, an­te in­di­cios de co­mi­sión de de­li­to, los me­ca­nis­mos del Es­ta­do tra­ba­jan pa­ra in­ves­ti­gar, ins­truir, juz­gar y

en su ca­so con­de­nar o ab­sol­ver. Es eso lo que de­man­dan las aso­cia­cio­nes de víc­ti­mas de be­bés ro­ba­dos. No quie­ren ni pre­ten­den con­de­nas ju­di­cia­les sin jui­cio pre­vio. Lo que an­he­lan es aten­ción, jus­ti­cia y un es­fuer­zo real por in­da­gar los he­chos so­bre los que gi­ran só­li­dos in­di­cios pa­ra es­cla­re­cer la ex­tra­ña des­apa­ri­ción de sus hi­jos y, en su ca­so, ave­ri­guar su pa­ra­de­ro. Y es eso pre­ci­sa­men­te lo que, de for­ma reite­ra­da, se les nie­ga.

Ha­bla­mos de mu­je­res ex­tre­ma­da­men­te vul­ne­ra­bles que se vie­ron so­me­ti­das al ro­bo o a la “en­tre­ga vo­lun­ta­ria” de sus hi­jos, en unas con­di­cio­nes en las que otra al­ter­na­ti­va vi­tal, so­cial, po­lí­ti­ca o re­li­gio­sa era in­via­ble. Es­tas “en­tre­gas” a los doc­to­res y/o a las re­li­gio­sas de la épo­ca eran su­brep­ti­cias y las re­cep­cio­nes, clan­des­ti­nas. Y cuan­do es­tos dis­po­nían de los be­bés, los da­ban a quie­nes de­ci­dían, in­vis­tién­do­se de una auc­to­ri­tas que no po­seían. Es­tas ini­cia­ti­vas eran ar­bi­tra­rias al ha­llar­se fue­ra del cir­cui­to del sis­te­ma le­gal de adop­cio­nes. ¿En qué lu­gar que­da el ac­to vo­lun­ta­rio? ¿Dón­de el con­sen­ti­mien­to in­for­ma­do? ¿Dón­de la po­si­bi­li­dad de co­no­ci­mien­to de las víc­ti­mas...?

En ese ca­mino se han ido acu­mu­lan­do in­for­mes co­mo el del Re­la­tor Es­pe­cial de la ONU so­bre la pro­mo­ción de la ver­dad, la jus­ti­cia, la re­pa­ra­ción y las ga­ran­tías de no re­pe­ti­ción, Pa­blo de Greiff, y el del Gru­po de Tra­ba­jo so­bre las des­apa­ri­cio­nes for­za­das o in­vo­lun­ta­rias, am­bos da­ta­dos en 2014. O el in­for­me de la Mi­sión y Re­co­men­da­cio­nes de la Co­mi­sión de Pe­ti­cio­nes del Par­la­men­to Eu­ro­peo que vi­si­tó Es­pa­ña en 2017. Y si­guen su cur­so los pro­ce­di­mien­tos an­te la Jus­ti­cia que en Ar­gen­ti­na y Mé­xi­co in­ten­tan dar res­pues­ta a las víc­ti­mas.

A pe­sar de es­ta to­zu­da reali­dad, exis­ten to­da­vía mu­chos que pre­fie­ren ha­cer una lec­tu­ra sim­plis­ta o in­ten­cio­na­da­men­te tor­ci­da de la mis­ma. Qui­zás no me equi­vo­que de­ma­sia­do si me aven­tu­ro a de­cir que, en el su­pues­to de que Inés Ma­dri­gal hu­bie­se cons­ta­ta­do que fue ro­ba­da al na­cer, de­trac­to­res de la me­mo­ria de las víc­ti­mas y de los de­re­chos hu­ma­nos ha­brían ale­ga­do que se tra­ta­ba de un ca­so ais­la­do y na­da más.

No les tiem­bla el pulso a es­tos ne­ga­cio­nis­tas, sin em­bar­go, pa­ra pre­co­ni­zar que el re­sul­ta­do del test de ADN de Inés Ma­dri­gal es au­to­má­ti­ca­men­te ex­tra­po­la­ble a to­dos. Un ro­tun­do car­pe­ta­zo pa­ra cien­tos de víc­ti­mas que cus­to­dian des­de ha­ce dé­ca­das cer­ti­fi­ca­dos mé­di­cos con­tra­dic­to­rios, tes­ti­mo­nios in­tri­gan­tes de per­so­nal del hos­pi­tal, tum­bas va­cías o que no se co­rres­pon­den con sus vás­ta­gos, ac­tas ma­ni­pu­la­das, pro­to­co­los des­obe­de­ci­dos… In­di­cios que apun­tan a la po­si­ble co­mi­sión de un cri­men de le­sa hu­ma­ni­dad, por tan­to de la im­pres­crip­ti­bi­li­dad de los he­chos, y que de­be­rían ser­vir pa­ra ini­ciar una in­ves­ti­ga­ción judicial efi­cien­te, im­par­cial e in­de­pen­dien­te.

Es más fá­cil se­guir ne­gan­do sis­te­má­ti­ca­men­te el ac­ce­so a la jus­ti­cia a es­tas per­so­nas. No con­si­de­ran que aun en el su­pues­to de que ja­más hu­bie­ran si­do víc­ti­mas del ro­bo de sus be­bés per­pe­tra­do por el Es­ta­do, por mé­di­cos o por ór­de­nes re­li­gio­sas, des­de lue­go sí han si­do víc­ti­mas de la vul­ne­ra­ción de su de­re­cho fun­da­men­tal a la tu­te­la judicial efec­ti­va, co­mo ocu­rre reite­ra­da­men­te en to­do lo que se re­fie­re a esa épo­ca os­cu­ra de la dic­ta­du­ra fran­quis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.