Klaus Fuchs

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

El An­tro­po­ceno, la era geo­ló­gi­ca que los ar­queó­lo­gos ex­tra­te­rres­tres del fu­tu­ro iden­ti­fi­ca­rán co­mo signo de una ci­vi­li­za­ción in­te­li­gen­te en la Tie­rra, em­pe­zó jus­to a las cin­co y me­dia de la ma­dru­ga­da del 16 de ju­lio de 1945, ho­ra lo­cal del de­sier­to de la Jor­na­da del Muer­to, en Nue­vo Mé­xi­co. En ese ins­tan­te tras­cen­den­te es­ta­lló la pri­me­ra bom­ba ató­mi­ca, en una prue­ba lla­ma­da Tri­nity que, só­lo tres se­ma­nas des­pués, les iba a caer en la ca­be­za a los ciu­da­da­nos de Hi­ros­hi­ma y Na­ga­sa­ki ma­tan­do a 360.000 de ellos en un pes­ta­ñeo. Seis se­ma­nas an­tes de la prue­ba Tri­nity, un fí­si­co lla­ma­do Klaus Fuchs fil­tró la in­for­ma­ción a Mos­cú. Así fue co­mo Ió­sif Sta­lin se en­te­ró de la pri­me­ra bom­ba ató­mi­ca un mes an­tes que el mis­mí­si­mo presidente de Es­ta­dos Uni­dos, el re­cién nom­bra­do Harry Tru­man.

Ha­gá­mo­nos aho­ra dos pre­gun­tas: ¿por qué eso fue el prin­ci­pio del An­tro­po­ceno? y ¿quién era ese Fuchs? Bien, lo del An­tro­po­ceno, o “era de la hu­ma­ni­dad”, vie­ne de una com­pa­ra­ción con la ex­tin­ción de los di­no­sau­rios. La fron­te­ra en­tre el Cre­tá­ci­co y el Ter­cia­rio (o lí­mi­te K/T, por sus si­glas en ale­mán) que los geó­lo­gos ven en los es­tra­tos re­fle­ja la úl­ti­ma de las cin­co ex­tin­cio­nes ma­si­vas que ha vi­vi­do el mun­do des­de el ori­gen de los ani­ma­les. La ex­tin­ción K/T, acon­te­ci­da ha­ce 66 millones de años, no so­lo es fa­mo­sa por ha­ber ba­rri­do de la faz de la Tie­rra a tres de ca­da cua­tro es­pe­cie de ani­ma­les y plan­tas (in­clui­dos los di­no­sau­rios), sino tam­bién por­que nos vino del cie­lo en la for­ma de un gi­gan­tes­co co­me­ta caí­do so­bre el Yu­ca­tán me­xi­cano. La me­jor prue­ba es una es­tre­cha ban­da ri­ca en iri­dio que se­pa­ra el an­tes y el des­pués de ese ca­ta­clis­mo en los es­tra­tos de to­do el pla­ne­ta. El iri­dio es ra­ro en la Tie­rra, pero abun­dan­te en me­teo­ri­tos y co­me­tas.

La prue­ba Tri­nity —jun­to a las bom­bas de Hi­ros­hi­ma y Na­ga­sa­ki y las mil prue­bas nu­clea­res que vi­nie­ron des­pués— mar­có el ini­cio del An­tro­po­ceno con un nue­vo es­tra­to geo­ló­gi­co: la es­tre­cha ban­da de re­si­duos de las ex­plo­sio­nes nu­clea­res que los geó­lo­gos del fu­tu­ro po­drán iden­ti­fi­car a la per­fec­ción co­mo un signo de in­te­li­gen­cia. No se me ha es­ca­pa­do el va­lor iró­ni­co que la pa­la­bra ad­quie­re en es­te con­tex­to.

Va­le, y ¿quién era ese Fuchs? Es una bue­na his­to­ria, que aca­ba de re­ve­lar el pro­fe­sor emé­ri­to de fí­si­ca de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford Frank Clo­se en su li­bro Tri­nity: The Trea­chery and Pur­suit of the Most Dan­ge­rous Spy in His­tory (Tri­nity: la trai­ción y el afán del es­pía más pe­li­gro­so de la his­to­ria), sa­lu­da­do co­mo una jo­ya bio­grá­fi­ca por Ann Fink­bei­ner en Na­tu­re. En los años trein­ta, Fuchs era un es­tu­dian­te de Fí­si­ca que ha­bía hui­do de la Ale­ma­nia na­zi y se ha­bía re­fu­gia­do en el Reino Uni­do, don­de co­no­ció al bri­llan­te fí­si­co nu­clear Ru­dolf Peierls, otro más de los ce­re­bros ju­díos ale­ma­nes que ha­bían te­ni­do que sa­lir pi­tan­do de su país. Fuchs era en­can­ta­dor, y ca­yó muy bien a la fa­mi­lia de su pro­fe­sor, que le aca­bó in­vi­tan­do al co­mi­té MAUD don­de se cua­ja­ba un pro­yec­to bri­tá­ni­co pa­ra di­se­ñar la bom­ba ató­mi­ca, y des­pués al pro­yec­to Man­hat­tan que se desa­rro­lla­ba en el la­bo­ra­to­rio se­cre­to de Los Ála­mos, en Nue­vo Mé­xi­co. Muy cer­ca del de­sier­to de la Jor­na­da del Muer­to don­de em­pe­zó el An­tro­po­ceno. To­do ba­jo la aten­ta y pres­cien­te mi­ra­da de Sta­lin.

¿Hi­zo bien Fuchs, el más pe­li­gro­so de los es­pías británicos que pa­sa­ron a los so­vié­ti­cos los se­cre­tos nu­clea­res de Oc­ci­den­te? Nun­ca lo sa­bre­mos, al me­nos en es­te ba­rrio del mul­ti­ver­so.

Sta­lin se en­te­ró un mes an­tes que Tru­man de la pri­me­ra bom­ba ató­mi­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.