La jus­ti­cia alu­de a la “cris­pa­ción” en Ca­ta­lu­ña pa­ra con­de­nar a un tuitero

La Au­dien­cia de Ta­rra­go­na mul­ta a un hom­bre que ame­na­zó a la nue­va líder de Cs

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - JE­SÚS GAR­CÍA,

Ciu­da­da­nos se su­mó ayer al PP y pre­sen­tó otro re­cur­so de am­pa­ro an­te el Cons­ti­tu­cio­nal con­tra las fór­mu­las de aca­ta­mien­to de la Cons­ti­tu­ción uti­li­za­das por dipu­tados in­de­pen­den­tis­tas. “Ese día asis­ti­mos a un es­per­pen­to, al ver có­mo dipu­tados de par­ti­dos que die­ron un gol­pe de Es­ta­do en Ca­ta­lu­ña mon­ta­ban un show”, di­jo ayer Lo­re­na Roldán (en el cen­tro), por­ta­voz de Cs. En la vi­da po­lí­ti­ca ca­ta­la­na se vi­ve un cli­ma de “cris­pa­ción”. Y eso no res­ta im­por­tan­cia a las ame­na­zas que re­ci­ben cier­tos car­gos pú­bli­cos; al con­tra­rio, las agra­va. Es el ar­gu­men­to

Los ma­gis­tra­dos han re­vo­ca­do una pri­me­ra sen­ten­cia de la ti­tu­lar del juz­ga­do de ins­truc­ción nú­me­ro 4 de Ta­rra­go­na que aca­bó con la ab­so­lu­ción del au­tor del tuit, G. C., un pro­fe­sio­nal de la me­di­ci­na. La juez ar­gu­men­tó en­ton­ces que “el con­tex­to de cris­pa­ción que es­gri­me la Au­dien­cia de Ta­rra­go­na pa­ra con­de­nar a un hom­bre que en 2018 lla­mó “ma­la pu­ta” y ame­na­zó con agre­dir a la dipu­tada Lo­re­na Roldán, hoy líder de Ciu­da­da­nos en Ca­ta­lu­ña. El hom­bre ha si­do con­de­na­do a

po­lí­ti­ca pri­va de cre­di­bi­li­dad y efec­to con­mi­na­to­rio a las ame­na­zas”. O sea, que era evi­den­te que las agre­sio­nes anun­cia­das en la red so­cial no iban a lle­var­se a ca­bo. Tam­bién se­ña­la esa re­so­lu­ción que Roldán no acre­di­tó, por ejem­plo, ha­ber to­ma­do pa­gar una mul­ta de 450 eu­ros e in­dem­ni­zar a Roldán con 250. El tri­bu­nal co­rri­ge así a la juez que ha­bía ab­suel­to ori­gi­nal­men­te al tuitero con el ar­gu­men­to opues­to: que, en un con­tex­to cris­pa­do, las ame­na­zas no son creí­bles.

pre­cau­cio­nes adi­cio­na­les pa­ra pro­te­ger­se de la ame­na­za.

La Au­dien­cia de Ta­rra­go­na tum­ba esos ar­gu­men­tos y les da la vuel­ta. Los ma­gis­tra­dos asu­men, de en­tra­da, que la pa­la­bra “cris­pa­ción” de­fi­ne co­rrec­ta­men­te “la idio­sin­cra­sia po­lí­ti­ca

y so­cial en Ca­ta­lu­ña en el mo­men­to de pro­du­cir­se los he­chos”. Y aña­den que ese con­tex­to “no re­du­ce la en­ti­dad” de las ame­na­zas: “To­do lo con­tra­rio, las exa­cer­ba enor­me­men­te”, por­que afec­tan tam­bién al “plu­ra­lis­mo po­lí­ti­co”. La sen­ten­cia, de la que ha si­do po­nen­te Su­sa­na Cal­vo, sub­ra­ya que Roldán era dipu­tada en el Par­la­ment y se­na­do­ra. Y re­cuer­da que, aun­que los car­gos pú­bli­cos es­tán ex­pues­tos in­clu­so a la “crí­ti­ca grosera”, las ame­na­zas “ex­ce­den los lí­mi­tes de lo que de­ba ser to­le­ra­do” y no es­tán am­pa­ra­das por la li­ber­tad de ex­pre­sión.

“Ma­la pu­ta”

Los ma­gis­tra­dos se­ña­lan que el de­li­to le­ve de ame­na­zas —cas­ti­ga­do con el pa­go de una mul­ta— no exi­ge que ha­yan te­ni­do que ser adop­ta­das me­di­das de pro­tec­ción, sino que bas­ta con que pro­vo­quen “in­tran­qui­li­dad de áni­mo, in­quie­tud o zo­zo­bra”. En es­te ca­so, las ame­na­zas no so­lo pro­du­je­ron desa­so­sie­go en Roldán —en su de­cla­ra­ción di­jo que sin­tió “mie­do” y que el men­sa­je pro­vo­có “preo­cu­pa­ción” a sus pa­dres— sino que tie­nen “un efec­to cla­ro de des­alien­to en quien decide pro­po­ner­se co­mo re­pre­sen­tan­te de una le­gí­ti­ma op­ción po­lí­ti­ca”.

Los he­chos ocu­rrie­ron el 3 de agos­to de 2018. Roldán con­ce­dió una en­tre­vis­ta a la emi­so­ra Ca­ta­lun­ya Rà­dio y com­par­tió su con­te­ni­do en re­des so­cia­les. A raíz de ello, G. C. es­cri­bió en su cuen­ta de Twit­ter: “Có­mo se pue­de ser tan ma­la pu­ta. ¿Que­réis es­ta­bi­li­zar con co­man­do fas­cis­tas de ca­ra ta­pa­da? Ven a Oso­na tam­bién, te es­ta­bi­li­za­re­mos a vues­tra ma­ne­ra, y apar­te de dos os­tias te ro­cia­re­mos con ori­na. Vues­tra fragancia ori­gi­nal. Cer­da”.

G. C. se dis­cul­pó al día si­guien­te. Atri­bu­yó el men­sa­je al “ner­vio­sis­mo” y la “in­dig­na­ción” por los co­men­ta­rios de Roldán y ce­rró la cuen­ta. Roldán, sin em­bar­go, ya ha­bía pre­sen­ta­do de­nun­cia an­te los Mos­sos d’Es­qua­dra y el ca­so lle­gó a los juz­ga­dos de Ta­rra­go­na. Aun­que la juez lo ar­chi­vó, el abo­ga­do pre­sen­tó un re­cur­so con el ar­gu­men­to de que, en un con­tex­to de cris­pa­ción, las ame­na­zas co­bran “una ma­yor re­le­van­cia”. La Au­dien­cia de Ta­rra­go­na le ha da­do la razón y, ade­más de la mul­ta, obli­ga a G. C. a in­dem­ni­zar a Roldán por da­ños mo­ra­les.

RE­CUR­SO AN­TE EL CONS­TI­TU­CIO­NAL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.