Más de 240 ni­ños sin do­cu­men­tos vi­ven sin es­co­la­ri­zar en Me­li­lla

Las fa­mi­lias no han acre­di­ta­do la re­si­den­cia le­gal que les per­mi­ti­ría em­pa­dro­nar­se en la ciu­dad au­tó­no­ma ni otros requisitos exi­gi­dos por el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - ANA TO­RRES / LAURA J. VA­RO

Un to­tal de 243 ni­ños es­tán sin es­co­la­ri­zar en Me­li­lla. Las fa­mi­lias de es­tos me­no­res (que re­pre­sen­tan el 1,2% de los 19.300 es­tu­dian­tes que han so­li­ci­ta­do pla­za en al­guno de los co­le­gios pú­bli­cos me­li­llen­ses pa­ra el pró­xi­mo cur­so) no han con­se­gui­do acre­di­tar an­te el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción su re­si­den­cia en esa lo­ca­li­dad. “Son ni­ños de la ciu­dad, pue­den no te­ner do­cu­men­ta­ción, pero por cau­sas no impu­tables a ellos”, ex­pli­ca Jo­sé Pa­la­zón, fun­da­dor de la aso­cia­ción lo­cal en de­fen­sa de los de­re­chos del ni­ño Pro­dein. Al­gu­nos de ellos son apá­tri­das: na­ci­dos en Me­li­lla pero sin na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la ni ma­rro­quí, de don­de son ori­gi­na­rios sus pa­dres. Otros de esos me­no­res —de tres a 16 años— tie­nen pa­sa­por­te ma­rro­quí.

El De­fen­sor del Pue­blo ha to­ma­do car­tas en el asun­to —ya lo hi­zo el año pa­sa­do con los 160 me­no­res sin es­co­la­ri­zar, de los que fi­nal­men­te en­tra­ron 124—, y ha pe­di­do al Go­bierno que re­suel­va la “in­vi­si­bi­li­dad ad­mi­nis­tra­ti­va” de es­tas fa­mi­lias por­que tan­to la ley edu­ca­ti­va co­mo la Cons­ti­tu­ción re­co­no­cen el de­re­cho a la edu­ca­ción de to­dos los ni­ños en Es­pa­ña, “in­de­pen­dien­te­men­te de la si­tua­ción de sus pa­dres”.

Los her­ma­nos Ra­yan y Was­sim, de diez y sie­te años, lle­van un cur­so sin asis­tir a cla­se y han vuel­to a ser ex­clui­dos de las lis­tas de ad­mi­ti­dos pa­ra el pró­xi­mo cur­so. Na­cie­ron en Me­li­lla y des­de en­ton­ces han re­si­di­do allí. Am­bos tie­nen pa­sa­por­te ma­rro­quí, co­mo su ma­dre, que lle­va 11 años vi­vien­do en el de­pau­pe­ra­do ba­rrio de La Ca­ña­da, una co­li­na de ca­sas api­ña­das, cues­tas y ca­lle­jo­nes im­po­si­bles cer­cano a la fron­te­ra nor­te con Ma­rrue­cos. En el dis­tri­to, que no cuen­ta con pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­nís­ti­ca, mu­chas cons­truc­cio­nes se han le­van­ta­do de for­ma irre­gu­lar y no cuen­tan con cé­du­la de ha­bi­ta­bi­li­dad. Im­po­si­ble em­pa­dro­nar­se.

Has­ta el pa­sa­do ju­nio, cuan­do el PSOE lle­gó al Go­bierno, el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción —que os­ten­ta la com­pe­ten­cia edu­ca­ti­va en Ceu­ta y Me­li­lla— exi­gía a las fa­mi­lias el cer­ti­fi­ca­do de em­pa­dro­na­mien­to pa­ra po­der ma­tri­cu­lar a sus hi­jos. En el res­to de Es­pa­ña, ese do­cu­men­to se so­li­ci­ta igual­men­te pa­ra ase­gu­rar­se de que el alumno re­si­de en la ciu­dad y pa­ra asig­nar­le una pla­za cer­ca­na a su do­mi­ci­lio. Pero hay una ca­suís­ti­ca es­pe­cial: Me­li­lla y Ceu­ta son las úni­cas ciu­da­des en las que hay que con­tar con el per­mi­so de re­si­den­cia pa­ra so­li­ci­tar el pa­drón, de­nun­cian las aso­cia­cio­nes lo­ca­les.

En Me­li­lla con­se­guir em­pa­dro­nar­se pue­de lle­var años, acu­san al­gu­nas ONG. “Son me­li­llen­ses, pero no se les re­co­no­ce la do­cu­men­ta­ción”, la­men­ta Giu­lia Sen­si­ni, por­ta­voz de Sa­ve the Chil­dren en la ciu­dad. En el pro­ce­so pa­ra tra­mi­tar el pa­drón Sen­si­ni ad­vier­te al­gu­nas “com­pli­ca­cio­nes” que no se dan en otras au­to­no­mías. “La Ad­mi­nis­tra­ción tie­ne que cer­cio­rar­se de que re­si­den en la vi­vien­da en la que se quie­ren em­pa­dro­nar y pa­ra ello man­dan a la po­li­cía a com­pro­bar­lo en di­fe­ren­tes oca­sio­nes. El pro­ce­so pue­de du­rar me­ses”, se­ña­la.

Des­de el Go­bierno de la ciu­dad —en ma­nos del PP du­ran­te los úl­ti­mos 20 años y aho­ra con una coa­li­ción for­ma­da por Ciu­da­da­nos, Coa­li­ción por Me­li­lla y PSOE— re­co­no­cen que exis­ten “mu­chas tra­bas ad­mi­nis­tra­ti­vas” pa­ra em­pa­dro­nar­se, a lo que se su­ma la “sa­tu­ra­ción” de las au­las,

una no­ve­dad. En 1985, el De­fen­sor ya di­ri­gió una re­co­men­da­ción al Go­bierno “preo­cu­pa­do” por las in­jus­ti­cias ge­ne­ra­das por la “apli­ca­ción ri­gu­ro­sa” de la ley de ex­tran­je­ría. Pero, “34 años des­pués con­ti­núan exis­tien­do tra­bas pa­ra la ob­ten­ción de la tar­je­ta sa­ni­ta­ria y, en de­ma­sia­das oca­sio­nes, pa­ra la es­co­la­ri­za­ción obli­ga­to­ria”, in­ci­de. En­tre el cen­te­nar de re­cla­ma­cio­nes re­ci­bi­das, más de 50 co­rres­pon­den a me­no­res que no han lo­gra­do em­pa­dro­nar­se o ca­re­cen de la tar­je­ta sa­ni­ta­ria. “Cree­mos que es ur­gen­te que las Ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas en­cuen­tren una so­lu­ción per­ma­nen­te que aca­be con es­tas si­tua­cio­nes de mar­gi­na­ción, in­vi­si­bi­li­dad y ex­clu­sión”, des­ta­ca.

un cóc­tel que aca­ba sal­pi­can­do a los me­no­res. “So­mos una ciu­dad fron­te­ri­za de 12 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, sa­be­mos que hay pi­sos pa­te­ra don­de se pue­de em­pa­dro­nar gen­te que vi­ve en Ma­rrue­cos”, ad­mi­te Glo­ria Ro­jas, con­se­je­ra de Edu­ca­ción. So­bre las ca­ren­cias en las ins­ta­la­cio­nes edu­ca­ti­vas y la fal­ta de es­pa­cio, re­cuer­da que des­de 2009 no se ha vuel­to a construir nin­gún co­le­gio y que hay más de 24 alum­nos por cla­se en in­fan­til y 30 en pri­ma­ria (fren­te a los 13 y los 14 de me­dia en Es­pa­ña, se­gún la OCDE). “To­do ni­ño que re­si­de en Es­pa­ña tie­ne de­re­cho a es­tar es­co­la­ri­za­do, no te­ne­mos ex­cu­sa, pero sí un pro­ble­ma de es­pa­cio dra­má­ti­co”, di­ce Ro­jas.

Al­ter­na­ti­va

En sep­tiem­bre de 2018, el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción —ya ba­jo man­da­to so­cia­lis­ta— emi­tió una or­den pa­ra que 124 ni­ños sin cer­ti­fi­ca­do de em­pa­dro­na­mien­to fue­sen es­co­la­ri­za­dos en Me­li­lla, tras acre­di­tar su re­si­den­cia en la ciu­dad. 40 se que­da­ron fue­ra.

Pa­ra dar “ma­yor mar­gen” a las fa­mi­lias, el Go­bierno de Pe­dro Sán­chez in­tro­du­jo en fe­bre­ro un re­qui­si­to al­ter­na­ti­vo pa­ra la es­co­la­ri­za­ción: en ca­so de no te­ner el cer­ti­fi­ca­do de em­pa­dro­na­mien­to, sir­ven pa­ra ello la tar­je­ta sa­ni­ta­ria y una fac­tu­ra de la luz con una an­ti­güe­dad de, al me­nos, seis me­ses. Aún así, 243 ni­ños han que­da­do fue­ra de las lis­tas pro­vi­sio­na­les de ad­mi­ti­dos y ten­drán que sub­sa­nar la fal­ta de do­cu­men­ta­ción an­tes del pró­xi­mo 10 de sep­tiem­bre, cuan­do se pu­bli­ca­rán las de­fi­ni­ti­vas.

Los her­ma­nos Ra­yan y Was­sim son dos de esos 243 ni­ños y tam­po­co tie­nen tar­je­ta sa­ni­ta­ria. Na­dia, su ma­dre, de 48 años, pa­ga 200 eu­ros al mes de al­qui­ler, del que no tie­nen con­tra­to por­que “la due­ña no quie­re pa­pe­les”. El di­ne­ro lo po­nen ve­ci­nas y co­no­ci­das de la zo­na por­que ni ella ni su ma­ri­do tie­nen tra­ba­jo. Nin­guno de los pro­ge­ni­to­res tie­ne do­cu­men­ta­ción es­pa­ño­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.