El ase­sino siem­pre es el ma­yor­do­mo

El ase­si­na­to de la con­de­sa Al­be­ri­ca Fi­lo de­lla To­rre per­ma­ne­ció 20 años sin re­sol­ver por­que la po­li­cía ig­no­ró el fi­nal de ma­nual no­ve­les­co

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - DANIEL VER­DÚ,

La man­sión era aque­lla ma­ña­na un ir y ve­nir de ca­ma­re­ras, jar­di­ne­ros y elec­tri­cis­tas. La con­de­sa Al­be­ri­ca Fi­lo de­lla To­rre, una mu­jer ca­ris­má­ti­ca y atrac­ti­va, muy po­pu­lar en los círcu­los de la no­ble­za ro­ma­na, ce­le­bra­ba sus 10 años de ma­tri­mo­nio con el em­pre­sa­rio Pie­tro Mat­tei. El 10 de ju­lio de 1991 el as­fal­to en el cen­tro de Ro­ma ar­día co­mo siem­pre en esos días de verano. Pero la Ol­gia­ta, un ba­rrio de lu­jo­sas vi­llas, era un re­man­so ver­de ro­dea­do de cam­pos de golf. La con­de­sa, de 42 años, ma­dre dos hi­jos (Do­mi­ti­lla y Man­fre­di) y un ca­rác­ter de mil de­mo­nios, re­ci­bió el desa­yuno en su ha­bi­ta­ción pa­sa­das las 7.30. Su ma­ri­do se ha­bía mar­cha­do a tra­ba­jar y, al ca­bo de una ho­ra, ella ba­jó a la co­ci­na. Ha­bló con al­gu­nos em­plea­dos y un cuar­to de ho­ra des­pués, vol­vió a su­bir y se en­ce­rró en su ha­bi­ta­ción. Nun­ca vol­vió a sa­lir con vi­da.

El ase­si­na­to de la Ol­gia­ta fue du­ran­te dos dé­ca­das un agu­je­ro ne­gro en la crónica ne­gra ita­lia­na. Co­mo su­ce­de siem­pre en la ga­la­xia de las cons­pi­ra­cio­nes y los crí­me­nes sin re­sol­ver —por ejem­plo, en el ca­so de Ema­nue­la Or­lan­di, que ge­ne­ra des­de 1983 to­do ti­po de le­yen­das y to­da­vía in­ves­ti­ga el Va­ti­cano es­tos días—, se atri­bu­yó a los ser­vi­cios se­cre­tos, a ban­das cri­mi­na­les, al ma­ri­do o a un pre­sun­to ase­sino en se­rie. Hu­bo de­ce­nas de in­te­rro­ga­to­rios, dos sos­pe­cho­sos prin­ci­pa­les, prue­bas de ADN y pin­cha­zos te­le­fó­ni­cos. La fis­ca­lía y los ca­ra­bi­nie­ri de­di­ca­ron in­gen­tes can­ti­da­des de di­ne­ro a la in­ves­ti­ga­ción, se per­si­guie­ron cuen­tas en Sui­za, pero na­die lo­gró de­ter­mi­nar quién dia­blos po­día ha­ber­se co­la­do en­tre las 9.15 —cuan­do su hi­ja Do­mi­ti­lla lla­mó a la ha­bi­ta­ción sin re­ci­bir res­pues­ta— y las 10.30, mo­men­to en que vol­vió con una de las ca­ma­re­ras y en­con­tra­ron ten­di­da en el sue­lo a su ma­dre con la ca­be­za en­vuel­ta en una sá­ba­na en­san­gren­ta­da.

El ca­so de la con­de­sa, que mu­rió es­tran­gu­la­da tras re­ci­bir un fuer­te gol­pe en la ca­be­za, es la quin­tae­sen­cia de la teo­ría de la na­va­ja de Ock­ham (por el ma­te­má­ti­co del si­glo XII Gui­ller­mo de Ock­ham): en igual­dad de con­di­cio­nes, la ex­pli­ca­ción más sen­ci­lla sue­le ser la más pro­ba­ble. Sin em­bar­go, tu­vie­ron que pa­sar dos dé­ca­das pa­ra que el em­pe­ño de una me­tó­di­ca fis­cal lla­ma­da Fran­ces­ca Loy y del viu­do de la con­de­sa hi­cie­ra que la in­ves­ti­ga­ción se re­abrie­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.