‘Me­dea’: un in­fan­ti­ci­dio en la ga­so­li­ne­ra

El di­rec­tor de es­ce­na aus­tra­liano Si­mon Sto­ne triun­fa en el Fes­ti­val de Salz­bur­go con una ver­sión es­pec­ta­cu­lar y con­tem­po­rá­nea de la obra de Che­ru­bi­ni

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - RU­BÉN AMÓN,

“Un hom­bre po­de­ro­so des­tie­rra a su mu­jer pa­ra ca­sar­se con otra y aque­lla se ven­ga ase­si­nan­do a los hi­jos co­mu­nes”. El pa­sa­je en­tre­co­mi­lla­do es una si­nop­sis ele­men­tal de Me­dea, pero tan­to po­dría re­fle­jar un nue­vo ca­so de in­fan­ti­ci­dio en la ac­tua­li­dad.

Es la razón por la que Si­mon Sto­ne tras­la­da la re­mo­ta tra­ge­dia grie­ga al verano de 2019. Una ex­tra­po­la­ción au­daz y le­gí­ti­ma, por­que el tex­to fun­da­cio­nal de Eu­rí­pi­des es atem­po­ral en la biop­sia del al­ma hu­ma­na. Y por­que la ópe­ra de Lui­gi Che­ru­bi­ni (1797), acla­ma­da es­te mar­tes en el Fes­ti­val de Salz­bur­go, se abas­te­ce de las re­vi­sio­nes epi­só­di­cas que hi­cie­ron Sé­ne­ca y Cor­nei­lle an­tes de ad­qui­rir cuer­po en el li­bre­to de Fra­nçois-Be­noît Hoff­mann.

Sto­ne ha te­ni­do el acier­to de su­pri­mir los diá­lo­gos en fran­cés. Y los ha sus­ti­tui­do por unos men­sa­jes de What­sApp que apa­re­cen en fon­do ne­gro, a se­me­jan­za de los tex­tos del ci­ne mu­do. Se agi­li­za así la tra­ma. Y se bus­ca una co­ne­xión con los há­bi­tos del es­pec­ta­dor con­tem­po­rá­neo. In­sis­tien­do en que el sín­dro­me de Me­dea con­cier­ne a la sociedad del si­glo XXI, no siem­pre con el tre­men­dis­mo que in­cor­po­ra el di­rec­tor de es­ce­na aus­tra­liano: la mu­jer des­pe­cha­da y des­te­rra­da se pren­de fue­go en el co­che con sus hi­jos den­tro.

El hi­per­bó­li­co desenlace for­ma par­te de los re­cur­sos sen­sa­cio­na­lis­tas que Sto­ne in­tro­du­ce en la dra­ma­tur­gia. Su Me­dea con­for­ma un th­ri­ller jus­ti­cie­ro que sa­cu­de a la al­ta sociedad —una ma­ne­ra de re­cor­dar el li­na­je su­pe­rior de los pro­ta­go­nis­tas ori­gi­na­les— y que sub­ra­ya la ac­tua­li­dad de la in­mi­gra­ción ile­gal. Me­dea es una re­pu­dia­da de Co­rin­to. Es con­de­na­da al exi­lio. Y es de­te­ni­da en el ae­ro­puer­to cuan­do re­gre­sa pa­ra eje­cu­tar la ven­gan­za, aun­que con­si­gue in ex­tre­mis el per­mi­so de unas ho­ras. Su es­po­so, Ja­són, le per­mi­te ver a los ni­ños por úl­ti­ma vez.

Im­pre­sio­nan la in­te­li­gen­cia y la ma­gia con que Sto­ne se desen­vuel­ve de arri­ba aba­jo en el in­men­so es­ce­na­rio salz­bur­gués. Igual que en una ca­sa de mu­ñe­cas de ta­ma­ño real, la dra­ma­tur­gia se ar­ti­cu­la o se des­do­bla en una bou­ti­que de lu­jo y en una man­sión; en un lu­pa­nar y en un lo­cu­to­rio; en un ho­tel pos­ti­ne­ro y en una ga­so­li­ne­ra noc­tur­na.

El do­mi­nio espacial y la ten­sión ar­gu­men­tal se aña­de a la na­tu­ra­li­dad con que el rea­li­za­dor uti­li­za los mo­de­los au­dio­vi­sua­les, em­pe­zan­do por unos vi­deo­clips en ci­ne­mas­co­pe, cu­ya opor­tu­ni­dad re­su­me la tra­ma y ame­ni­za los pa­sa­jes pu­ra­men­te or­ques­ta­les. De he­cho, la ex­qui­si­ta di­rec­ción or­ques­tal de Tho­mas Hen­gel­brock al fren­te de la Fi­lar­mó­ni­ca de Vie­na asu­me la dis­ci­pli­na de una ban­da so­no­ra. Y reivin­di­ca una par­ti­tu­ra de gran va­lor aca­dé­mi­co y de ex­tra­or­di­na­rio re­lie­ve his­tó­ri­co.

Che­ru­bi­ni in­ter­pre­ta co­mo pro­pia la re­vo­lu­ción con­cep­tual de Gluck, asi­mi­la la in­fluen­cia de Mo­zart y se re­sien­te del im­pac­to rít­mi­co y es­té­ti­co que su­pu­so la irrup­ción te­lú­ri­ca de Beet­ho­ven. Es Me­dea una ópe­ra de tran­si­ción del cla­si­cis­mo al ro­man­ti­cis­mo. Y un desafío des­co­mu­nal pa­ra la pro­ta­go­nis­ta, más to­da­vía des­de que Ma­ria Ca­llas la con­vir­tió en ex­pe­rien­cia sa­cer­do­tal y exé­ge­sis de su ar­te ab­so­lu­to.

Cual­quier epí­gono de la di­va grie­ga es cons­cien­te de la mi­sión fa­lli­da. Iba a can­tar­la Son­ya Yon­che­va ori­gi­nal­men­te en Salz­bur­go, pero la ma­ter­ni­dad le obli­gó a ab­di­car en Ele­na Stik­hi­na, ga­na­do­ra co­mo ella del con­cur­so de Plá­ci­do Do­min­go (Ope­ra­lia) y ar­tí­fi­ce de un me­ri­to­rio ejer­ci­cio de su­per­vi­ven­cia.

Tie­ne per­so­na­li­dad y ex­ce­len­tes me­dios vo­ca­les la so­prano ru­sa. Se le adi­vi­na una ca­rre­ra sin te­cho, pero a su Me­dea la fal­ta ca­ris­ma y “pat­hos”. Qui­zá por­que la pro­duc­ción de Sto­ne des­cui­da las pro­fun­di­da­des de los per­so­na­jes. Es más efec­tis­ta que hon­da. Más vis­to­sa que do­lo­ro­sa. Más su­per­fi­cial que psi­co­ló­gi­ca.

Acla­ma­ron los es­pec­ta­do­res a Stik­hi­na, es ver­dad. Y la co­ro­na­ron de bra­vos y de flo­res, pero los mé­ri­tos mu­si­ca­les no re­ca­ye­ron en el flo­jí­si­mo re­par­to —in­su­fi­cien­te, mu­cho, el Ja­són de Pa­vel Cher­nov, vo­lun­ta­rio­sa la Dir­cé de Ro­sa Feo­la—, sino en la cla­ri­vi­den­cia de Hen­gel­brock co­mo ti­mo­nel. Es­ta or­ques­ta de­ses­pe­ra cuan­do adop­ta la ac­ti­tud fun­cio­na­rial, pero acon­go­ja, abru­ma, cuan­do se im­pli­ca. Ha su­ce­di­do en la re­su­rrec­ción de Me­dea. Qui­zá ha lle­ga­do el mo­men­to de ins­ta­lar­la en el re­per­to­rio, le­jos de las mal­di­cio­nes. re­co­ge­rá el ga­lar­dón el 10 de oc­tu­bre en el Mu­seo Lá­za­ro Gal­diano de Ma­drid, du­ran­te la 37ª edi­ción de la Fe­ria Internacio­nal del Li­bro (Li­ber), que vuel­ve a la ca­pi­tal tras ce­le­brar­se en 2018 en Bar­ce­lo­na.

La edi­to­rial Ana­gra­ma ha pu­bli­ca­do en Es­pa­ña gran par­te de la obra del es­cri­tor. De en­tre sus más de 20 li­bros, des­ta­ca la tri­lo­gía de en­sa­yos li­te­ra­rios que con­for­man Efec­tos per­so­na­les (2000), De eso se tra­ta (2007) y La utilidad del de­seo (2017), y sus cró­ni­cas de te­má­ti­ca fut­bo­lís­ti­ca, al­gu­nas re­co­pi­la­das en Dios es re­don­do (2006). El au­tor me­xi­cano re­ci­bió por El tes­ti­go el Pre­mio He­rral­de de Novela 2004 y ha pu­bli­ca­do es­te año El via­je ho­ri­zon­tal, un con­jun­to de en­sa­yos a par­tir de si­tua­cio­nes co­ti­dia­nas so­bre Ciu­dad de Mé­xi­co, don­de na­ció.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.