Chi­na, puer­ta ce­rra­da a Ba­le

El ga­lés no re­ci­be nin­gu­na pro­pues­ta de úl­ti­ma ho­ra pa­ra re­ca­lar en la Su­per­li­ga y abre la op­ción de re­gre­sar a la Pre­mier, que con­clu­ye su mer­ca­do el 8 de agos­to

El País (País Vasco) - - DEPORTES - GOR­KA R. PÉ­REZ,

La pri­me­ra puer­ta de sa­li­da se ce­rró ayer pa­ra Ga­reth Ba­le a las 18.00 de la tar­de, mo­men­to en el que ter­mi­nó el pe­rio­do de fi­cha­jes de la Su­per­li­ga Chi­na sin que el ju­ga­dor del Real Ma­drid al­can­za­se nin­gún acuer­do con al­guno de los equi­pos que pre­ten­dían su fi­cha­je. Que­da, de es­ta for­ma, des­car­ta­da la vía de es­ca­pe que ini­cial­men­te pa­re­cía más pro­pi­cia pa­ra Ba­le, de 30 años, que de­be­rá aho­ra bus­car en otras li­gas al­gún club que sa­tis­fa­ga sus exi­gen­cias eco­nó­mi­cas.

Du­ran­te to­do el día de ayer el Ma­drid se man­tu­vo a la es­pe­ra de que el re­pre­sen­tan­te del ju­ga­dor, Jo­nat­han Bar­nett, tras­la­da­se los de­ta­lles de al­gún hi­po­té­ti­co acuer­do, pa­ra va­lo­rar si es­te en­ca­ja­ba con los in­tere­ses del club, que nun­ca es­ti­mó la sa­li­da del ju­ga­dor sin un tras­pa­so de por me­dio. Es­te as­pec­to fue des­de el prin­ci­pio el prin­ci­pal im­pe­di­men­to pa­ra que el Jiang­su Su­ning, el club más in­tere­sa­do en la con­tra­ta­ción de Ba­le, afron­ta­se la ope­ra­ción con to­das las ga­ran­tías. El club chino ofre­cía al ju­ga­dor un con­tra­to por tres tem­po­ra­das a razón de 30 millones de eu­ros por tem­po­ra­da, lo que me­jo­ra­ba los emo­lu­men­tos ac­tua­les del ju­ga­dor (17), pero se ne­ga­ba a abo­nar can­ti­dad al­gu­na por su mar­cha. En el úl­ti­mo pun­to de las con­ver­sa­cio­nes lle­ga­ron a con­ce­der un to­pe de 20 millones por su fi­cha­je, te­nien­do en cuen­ta que re­pre­sen­ta­ría pa­ra sus ar­cas un mon­tan­te to­tal de 40, de­bi­do a las res­tric­cio­nes im­pues­tas por el Go­bierno chino.

Sin em­bar­go, cuan­do to­do pa­re­cía cla­ro, el ju­ga­dor de­ci­dió de­te­ner la ope­ra­ción al no es­tar del to­do con­ven­ci­do de la for­ma en la que re­ci­bi­ría las can­ti­da­des pro­me­ti­das. La vo­lun­tad de su fa­mi­lia por con­ti­nuar en Es­pa­ña, don­de vi­ve fe­liz­men­te ins­ta­la­da, siem­pre re­sul­tó un freno a la ho­ra de lle­var a ca­bo una ope­ra­ción que exi­gía un cam­bio de país y de cultura muy no­ta­bles pa­ra to­dos. La op­ción del Jiang­su Su­ning ter­mi­nó de ce­rrar­se por com­ple­to cuan­do el club anun­ció el fi­cha­je del croa­ta Ivan San­ti­ni, el cuar­to ex­tran­je­ro de su plan­ti­lla, ocu­pan­do el to­pe que per­mi­te la li­ga.

Du­ran­te es­tas úl­ti­mas se­ma­nas la re­la­ción en­tre Ba­le y su en­tre­na­dor ha vi­vi­do un dis­tan­cia­mien­to que se ha acre­cen­ta­do con las dis­tin­tas de­cla­ra­cio­nes de Bar­nett. “A Zi­da­ne no le gus­ta Ga­reth. Nun­ca ha ha­bi­do re­la­ción en­tre ellos. [...] Es una ver­güen­za, no mues­tra res­pe­to por un ju­ga­dor que ha he­cho tan­to por el Ma­drid”, ase­gu­ró, du­ran­te una pre­tem­po­ra­da en la que el ga­lés se ha que­da­do fue­ra de la con­vo­ca­to­ria pa­ra los par­ti­dos an­te Ba­yern, Tot­ten­ham y Fe­ner­bahçe.

“Oja­lá se va­ya cuan­to an­tes. Se­rá lo me­jor pa­ra to­dos”, se­ña­ló por su par­te Zi­da­ne en la pri­me­ra au­sen­cia del ga­lés, cuan­do su sa­li­da a Chi­na pa­re­cía in­mi­nen­te.“Ba­le no ha via­ja­do con no­so­tros por­que no se en­cuen­tra bien. Ha­blan­do con los mé­di­cos de­ci­di­mos que era me­jor que se que­da­se en Ma­drid”, se jus­ti­fi­có el mar­tes Zi­zou tras la de­rro­ta an­te el Tot­ten­ham. Se­gún pu­bli­có El Con­fi­den­cial, a la ho­ra en la que te­nía lu­gar el par­ti­do, el ga­lés se en­con­tra­ba ju­gan­do al golf en Boa­di­lla del Mon­te, un mu­ni­ci­pio ma­dri­le­ño a 24 ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal.

Des­es­ti­ma­da la es­ca­pa­to­ria chi­na, el ho­ri­zon­te de Ba­le, que tie­ne fir­ma­do un con­tra­to con el Ma­drid has­ta ju­nio de 2022, apun­ta aho­ra a la Primer Lea­gue, la pri­me­ra gran com­pe­ti­ción eu­ro­pea que ce­rra­rá sus puer­tas, el pró­xi­mo 8 de agos­to. El re­gre­so al Tot­ten­ham, equi­po en el que mi­li­tó seis tem­po­ra­das (2007-2013), y el úni­co club que ha pre­gun­ta­do por él, se­rá la si­guien­te vía que ex­plo­re su re­pre­sen­tan­te, aun­que lo ha­rá, eso sí, sin pri­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.