Trump dis­pa­ra la ten­sión con Chi­na con la ame­na­za de nue­vos aran­ce­les

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - SAN­DRO POZZI,

An­te el es­ca­so avan­ce en las ne­go­cia­cio­nes co­mer­cia­les con Chi­na, Do­nald Trump pa­re­ce de­ci­di­do a po­ner la gue­rra co­mer­cial con Pe­kín a to­da má­qui­na. El pre­si­den­te de Es­ta­dos

El anun­cio se pro­du­jo des­pués de que Trump se reunie­ra en la Ca­sa Blan­ca con el re­pre­sen­tan­te de Co­mer­cio Ex­te­rior, Ro­bert Light­hi­zer, a su re­gre­so de la ron­da de ne­go­cia­cio­nes con Chi­na que ha te­ni­do lu­gar es­ta se­ma­na en Shang­hái. El re­pu­bli­cano ase­gu­ró, en un pri­mer tuit, que las dis­cu­sio­nes con Chi­na ha­bían si­do “cons­truc­ti­vas”, pe­ro re­pro­chó a Pe­kín que el pac­to se es­pe­ra­ba ha­ce tres me­ses. “La­men­ta­ble­men­te de­ci­die­ron re­ne­go­ciar”, es­cri­bió.

Trump acu­só a Pe­kín de va­rios in­cum­pli­mien­tos. Por un la­do, Uni­dos anun­ció ayer, a tra­vés de Twit­ter, que a par­tir del 1 de sep­tiem­bre los pro­duc­tos chi­nos que has­ta aho­ra que­da­ban al mar­gen del con­flic­to —va­lo­ra­dos en 300.000 mi­llo­nes de dó­la­res (270.600 mi­llo­nes de eu­ros)—

Chi­na se com­pro­me­tió a com­prar ma­yor can­ti­dad de pro­duc­tos agrí­co­las, uno de los sec­to­res más afec­ta­dos por la gue­rra co­mer­cial en EE UU. “Pe­ro has­ta aho­ra no lo ha he­cho”, se que­jó el man­da­ta­rio. Tam­po­co que, co­mo le pro­me­tió el pre­si­den­te Xi Jin­ping en la reunión que am­bos man­tu­vie­ron en el G20 de fi­na­les de ju­nio en Ja­pón, que Pe­kín no ha­ya pues­to fin a las ven­tas de fen­ta­ni­lo a em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses que co­mer­cia­li­zan el po­ten­te me­di­ca­men­to que ha dis­pa­ra­do la adic­ción a los opiá­ceos en so­por­ta­rán un aran­cel del 10%. De es­ta for­ma, EE UU cas­ti­ga­rá a to­dos los pro­duc­tos chi­nos que en­tren por sus fron­te­ras. Trump quie­re se­guir ne­go­cian­do con Pe­kín, pe­ro las po­si­bi­li­da­des de acuer­do se ale­jan.

EE UU y ha pro­vo­ca­do una olea­da de muer­tes.

Las dis­cu­sio­nes con los ne­go­cia­do­res chi­nos es­tá pre­vis­to que se re­to­men en sep­tiem­bre. Trump in­sis­tía ayer en que “las con­ver­sa­cio­nes con­ti­núan” y que es­pe­ra que el diá­lo­go abier­to aca­be dan­do fru­tos. Pe­ro eso no es im­pe­di­men­to pa­ra im­po­ner aran­ce­les so­bre el con­jun­to de las im­por­ta­cio­nes chi­nas. Es el mé­to­do que el pro­pio Trump des­cri­be en su li­bro Ar­te de la ne­go­cia­ción, el del pa­lo y la za­naho­ria, pre­sio­nar a su opo­nen­te mien­tras si­gue ne­go­cian­do

pa­ra ga­nar ven­ta­ja. Pe­ro Pe­kín ya ad­ver­tía el miér­co­les, al fin del en­cuen­tro con Light­hi­ni­zer y el se­cre­ta­rio del Te­so­ro, Ste­ve Mnu­chin, que “no tie­ne nin­gún sen­ti­do” que Was­hing­ton use esa vía de pre­sión.

La reunión en Shang­hái du­ró me­nos de lo es­pe­ra­do, una cla­ra evi­den­cia de que no se re­gis­tra­ron avan­ces más allá de mos­trar dis­po­si­ción a se­guir dia­lo­gan­do. Y an­te ese es­ce­na­rio, en el que ca­da día se ale­jan las po­si­bi­li­da­des rea­les de un acuer­do en­tre las dos po­ten­cias, el pre­si­den­te vol­vía a jugar la ba­za de la po­lí­ti­ca in­ter­na, al cri­ti­car a los chi­nos por re­tra­sar de­li­be­ra­da­men­te el pro­ce­so con la es­pe­ran­za de que los de­mó­cra­tas ga­nen las elecciones de 2020. “Sa­ben que si yo gano el acuer­do se­rá mu­cho más du­ro”, de­cla­ró es­ta se­ma­na el pre­si­den­te, que in­sis­te en que so­lo fir­ma­rá un pac­to que sea bueno pa­ra Es­ta­dos Uni­dos.

Un año de en­fren­ta­mien­to

La gue­rra co­mer­cial se desató el año pa­sa­do cuan­do la Ca­sa Blan­ca de­ci­dió ini­ciar la es­ca­la­da aran­ce­la­ria so­bre pro­duc­tos in­dus­tria­les chi­nos por va­lor de 50.000 mi­llo­nes de dó­la­res, al acu­sar a Pe­kín del fuer­te des­equi­li­brio en sus in­ter­cam­bios co­mer­cia­les y de su po­lí­ti­ca abu­si­va. Una me­di­da a la que Chi­na res­pon­dió con re­pre­sa­lias so­bre sus im­por­ta­cio­nes A par­tir de en­ton­ces am­bos paí­ses abrie­ron una me­sa de ne­go­cia­ción que, pe­se a las tre­guas de­cla­ra­das tras las reunio­nes de los dos pre­si­den­tes —en di­ciem­bre, en Ar­gen­ti­na y en ju­nio, en Ja­pón— no ha evi­ta­do la es­ca­la­da aran­ce­la­ria.

Has­ta aho­ra, agri­cul­to­res, ga­na­de­ros y gran­des em­pre­sas co­mo el gi­gan­te de la ma­qui­na­ria Ca­ter­pi­llar, la com­pa­ñía ae­roes­pa­cial Boeing, la de men­sa­je­ría Fe­dEx y los dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos de Ap­ple se ha­bían vis­to gol­pea­dos por la gue­rra co­mer­cial. Pe­ro los pro­duc­tos que se ve­rán afec­ta­dos por el nue­vo gra­va­men a par­tir de sep­tiem­bre son bá­si­ca­men­te bie­nes de con­su­mo, des­de te­lé­fo­nos mó­vi­les, a ro­pa y pro­duc­tos elec­tró­ni­cos.

Pe­ter Na­va­rro, el prin­ci­pal ase­sor del pre­si­den­te en cues­tio­nes co­mer­cia­les y uno de los hal­co­nes de la Ca­sa Blan­ca, de­fen­día pre­ci­sa­men­te ayer el be­ne­fi­cio de los aran­ce­les. “Son bue­nos”, co­men­tó en Fox News, “por­que au­men­tan la re­cau­da­ción”. Eso, a su vez, “ayu­da a de­fen­der nues­tra in­dus­tria si­de­rúr­gi­ca y del alu­mi­nio al tiem­po que nos ayu­da a ne­go­ciar”. La Ca­sa Blan­ca, sin em­bar­go, ya ha apro­ba­do va­rios pla­nes de ayu­das a los agri­cul­to­res por más de 15.000 mi­llo­nes de dó­la­res. El anun­cio fue re­ci­bi­do con pe­si­mis­mo en Wall Street y co­gió por sor­pre­sa a los in­ver­so­res. Los ín­di­ces de re­fe­ren­cia en el mer­ca­do neo­yor­quino subían al ini­cio de la se­sión y die­ron un no­ta­ble vuel­co cuan­do el pre­si­den­te lan­zó sus men­sa­jes en Twit­ter.

/ SHAWN THEW (EFE)

El pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, ayer en la Ca­sa Blan­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.