El le­ga­do de Oba­ma se vuel­ve con­tra Bi­den

Las crí­ti­cas al ex­vi­ce­pre­si­den­te se re­cru­de­cen en la se­gun­da ron­da de de­ba­tes de las pri­ma­rias de­mó­cra­tas Una ba­ta­lla en­tre 23 can­di­da­tos

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - AMAN­DA MARS,

El ve­te­rano po­lí­ti­co Joe Bi­den, vi­ce­pre­si­den­te de la era Oba­ma y lí­der de los son­deos de las pri­ma­rias de­mó­cra­tas, se con­vir­tió en el de­ba­te del miér­co­les en De­troit en el cen­tro de los ata­ques del res­to de ri­va­les, que le ase­dia­ron des­de mil flan­cos: las de­por­ta­cio­nes del Go­bierno an­te­rior, su his­to­rial de vo­to en las re­for­mas de la jus­ti­cia, vie­jos co­men­ta­rios se­xis­tas o su ti­bie­za en al­gu­nas ba­ta­llas con­tra la se­gre­ga­ción ra­cial. Cuan­do Bi­den, de 76 años, y Ka­ma­la Ha­rris, de 54, se sa­lu­da­ron so­bre el es­ce­na­rio, un mi­cró­fono opor­tu­na­men­te en­cen­di­do aga­rró al ex­vi­ce­pre­si­den­te di­cien­do a la se­na­do­ra con una son­ri­sa: “No seas du­ra con­mi­go, ni­ña”. Ha­rris ha­bía arro­lla­do a Bi­den en el de­ba­te de ha­ce un mes en Mia­mi y el de an­te­ayer po­día ser­vir de re­van­cha o de ja­que, pe­ro no hu­bo un due­lo a dos. Pa­ra des­gra­cia de Bi­den, to­dos fue­ron du­ros con él.

El al­cal­de de Nue­va York, Bill de Bla­sio, le pre­gun­tó si en su día tra­tó de fre­nar la gran ola de de­por­ta­cio­nes du­ran­te la Ad­mi­nis­tra­ción de Ba­rack Oba­ma (más de tres mi­llo­nes). “Yo era vi­ce­pre­si­den­te, no pre­si­den­te, tra­ta­ba de dar­le mis re­co­men­da­cio­nes en pri­va­do”, res­pon­dió Bi­den. Ju­lián Cas­tro, ex­se­cre­ta­rio de Vi­vien­da con el Go­bierno an­te­rior, le cues­tio­nó tam­bién, a lo que el se­na­dor por De­la­wa­re re­pli­có que por qué ha­bía di­cho lo mis­mo cuan­do es­ta­ba en la Ad­mi­nis­tra­ción. “Pa­re­ce que aquí uno ha apren­di­do de los erro­res del pa­sa­do y otro no”, res­pon­dió Cas­tro. Y Cory Boo­ker, se­na­dor por Nue­va Jer­sey, re­pro­chó a Bi­den: “Us­ted es quien más in­vo­ca a Oba­ma en es­ta cam­pa­ña, no pue­de ha­cer­lo cuan­do le con­vie­ne y es­qui­var­lo lue­go”. Tras la pri­me­ra ron­da de de­ba­tes ce­le­bra­da a fi­na­les de ju­nio en Mia­mi, la tan­da de es­ta se­ma­na en De­troit po­ne fin a los de­ba­tes has­ta sep­tiem­bre. Los de­mó­cra­tas ce­le­bra­rán a par­tir de fe­bre­ro las pri­ma­rias, de las que sal­drá el can­di­da­to del par­ti­do pa­ra en­fren­tar­se a Do­nald Trump en las pre­si­den­cia­les de 2020. Con la re­cien­te in­cor­po­ra­ción del mul­ti­mi­llo­na­rio y ac­ti­vis­ta Tom Ste­yer son ya 23 can­di­da­tos los que se dispu­tan la no­mi­na­ción. Ste­yer, muy con­cien­cia­do an­te el cam­bio cli­má­ti­co, es uno de los más ra­di­ca­les en cuan­to al rumbo que de­be lle­var el par­ti­do.

La gran di­fe­ren­cia en­tre los dos pri­me­ros de­ba­tes de­mó­cra­tas, ce­le­bra­dos a fi­na­les de ju­nio en Mia­mi, y los que aca­ban de fi­na­li­zar en De­troit es­tri­ba en el tono, en las ga­nas del cuer­po a cuer­po. Si la fuer­za de Ha­rris con­tra Bi­den sor­pren­dió ha­ce un mes, el miér­co­les la du­re­za re­sul­tó la no­ta do­mi­nan­te. Las vul­ne­ra­bi­li­da­des del ex­vi­ce­pre­si­den­te —me­dio si­glo de tra­yec­to­ria po­lí­ti­ca con epi­so­dios que no han en­ve­je­ci­do muy bien— son las mis­mas que an­tes, pe­ro las cor­te­sías so­bre el le­ga­do de Oba­ma han ter­mi­na­do y las crí­ti­cas de los as­pi­ran­tes a li­de­rar la can­di­da­tu­ra pa­ra de­rro­tar a Do­nald Trump en las pre­si­den­cia­les de 2020 se han

“No pue­de in­vo­car­lo cuan­do le con­vie­ne, y lue­go es­qui­var­lo”, le re­pro­chan

Al se­na­dor to­dos le re­cuer­dan su apo­yo a las de­por­ta­cio­nes de irre­gu­la­res

car­ga­do de pól­vo­ra. Boo­ker pu­so so­bre la me­sa el his­to­rial de Bi­den en las po­lí­ti­cas de jus­ti­cia en EE UU. “Des­de 1970, ca­da pro­yec­to de ley cri­mi­nal, prin­ci­pal o no, ha te­ni­do su nom­bre en ella”, re­cal­có, acu­sán­do­le de desem­pe­ñar un pa­pel pro­ta­go­nis­ta en las du­ras po­lí­ti­cas que a me­dia­dos de los no­ven­ta pre­ten­die­ron li­diar con pro­ble­mas de adic­cio­nes y salud men­tal me­dian­te el en­car­ce­la­mien­to de mi­llo­nes de per­so­nas. “Hay una cri­sis en nues­tro país por­que he­mos tra­ta­do cues­tio­nes de ra­za y po­bre­za, de salud men­tal y adic­cio­nes en­ce­rran­do a la gen­te, no ayu­dán­do­la a le­van­tar­se”. Y Ha­rris cues­tio­nó su apo­yo la En­mien­da Hy­de en 1976, la cual prohi­bió el uso de fon­dos fe­de­ra­les pa­ra los ser­vi­cios de abor­to, al­go so­bre lo que Bi­den no ha cam­bia­do de opi­nión pú­bli­ca­men­te has­ta ha­ce po­co.

El de­ba­te mos­tró, en re­su­men, el cho­que en­tre los dis­cur­sos más pro­gre­sis­tas con los más mo­de­ra­dos, es­tos úl­ti­mos en­car­na­dos so­bre to­do en Bi­den. El se­na­dor de­fen­dió que las en­tra­das ile­ga­les en la fron­te­ra si­gan cons­ti­tu­yen­do un de­li­to a juz­gar por la vía pe­nal —y no ci­vil, co­mo de­fien­den va­rios can­di­da­tos—, aun­que se am­plíen y se me­jo­ren las con­di­cio­nes de la in­mi­gra­ción re­gu­lar y las so­li­ci­tu­des de asi­lo.

Re­for­ma sa­ni­ta­ria

Ade­más, pro­me­tió la con­ce­sión de fon­dos a Cen­troa­mé­ri­ca, que Trump ha re­cor­ta­do, pa­ra tra­tar de con­te­ner el éxo­do. Re­cor­dó que las so­li­ci­tu­des de asi­lo no cons­ti­tu­yen en­tra­das ile­ga­les, pe­ro ad­vir­tió a sus com­pa­ñe­ros de par­ti­do de que “si le di­cen a la gen­te que pue­de cru­zar ile­gal­men­te, lo que le es­tán di­cien­do a to­da esa gen­te en to­do el mun­do que quie­ren ve­nir a EE UU es que no tie­nen que ha­cer fi­la. La cues­tión es que si cru­zan ile­gal­men­te, de­be­rían po­der ser en­via­dos de vuel­ta, es un de­li­to”.

El ve­te­rano se­na­dor sal­vó los mue­bles, lo que, con­si­de­ran­do el cú­mu­lo de en­vi­tes, sa­be a vic­to­ria. Tu­vo su ri­fi­rra­fe con Ha­rris, pa­ra el que Bi­den es­ta­ba me­jor pre­pa­ra­do es­ta vez. El se­na­dor cri­ti­có el plan de re­for­ma sa­ni­ta­ria de Ha­rris, que co­mo los otros más pro­gre­sis­tas, quie­re ex­ten­der el sis­te­ma pú­bli­co de co­ber­tu­ra de los ma­yo­res de 65 años (Me­di­ca­re) a to­da la po­bla­ción.

Por su par­te, la se­na­do­ra re­ci­bió el ra­pa­pol­vo de Tul­si Gab­bard, con­gre­sis­ta de Ha­wái, por su tra­ba­jo co­mo fis­cal general de Ca­li­for­nia. “Me­tió en la cár­cel a más de 1.500 per­so­nas por de­li­tos le­ves re­la­cio­na­dos con la ma­rihua­na y se rió de ello cuan­do le pre­gun­ta­ron si al­gu­na vez ha­bía fu­ma­do ma­rihua­na”, es­pe­tó Gab­bard, y con­ti­nuó: “Blo­queó prue­bas que hu­bie­sen li­be­ra­do a un inocente del co­rre­dor de la muer­te has­ta que los tri­bu­na­les la for­za­ron, man­tu­vo a gen­te en la cár­cel más allá de sus sen­ten­cias co­mo mano de obra ba­ra­ta pa­ra el Es­ta­do”. Ha­rris se de­fen­dió con ge­ne­ra­li­da­des, sin ca­sos con­cre­tos. La ba­ta­lla de­mó­cra­ta ha en­tra­do en una nue­va fa­se.

/ P. S. (AP)

Cory Boo­ker (iz­quier­da) y Joe Bi­den, el miér­co­les en De­troit.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.