Puer­to Ri­co, fin de épo­ca

El País (País Vasco) - - OPINIÓN - HÉC­TOR FE­LI­CIANO Héc­tor Fe­li­ciano El mu­seo des­apa­re­ci­do

Tras la di­mi­sión de Ros­se­lló, lo que im­por­ta en el país es qué ca­mino re­co­rre­rá la len­ta de­sin­te­gra­ción del ré­gi­men co­lo­nial, si sur­gi­rán nue­vos lí­de­res y si se or­ga­ni­za­rá una so­cie­dad con ple­nos de­re­chos

Un ré­gi­men po­lí­ti­co es­ta­ble­ci­do fun­cio­na has­ta que de­ja de fun­cio­nar. Sus ciu­da­da­nos lo res­pe­tan, ri­gen sus vi­das en re­la­ción a él has­ta que, un buen día, de­jan de ha­cer­lo, y de­ci­den que ya no les re­pre­sen­ta. La pe­ro­gru­lla­da es tan enor­me que no per­mi­te ob­ser­var que es cier­ta. Va­rios Go­bier­nos de Orien­te Pró­xi­mo du­ran­te la pri­ma­ve­ra ára­be, o el de Ni­ca­ra­gua en el 2018, fun­cio­na­ron has­ta que, de re­pen­te, de­ja­ron de ha­cer­lo.

En 2016, el jo­ven Ricky Ros­se­lló fue elec­to go­ber­na­dor de Puer­to Ri­co. Con una po­bla­ción de 3,4 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, el país es, des­de la Gue­rra del 98, una co­lo­nia ca­ri­be­ña es­ta­dou­ni­den­se. Su par­ti­do, el PNP, abo­ga por la ane­xión fe­de­ral de la is­la co­mo el Es­ta­do nú­me­ro 51. Idea di­fí­cil de asi­mi­lar pues, en el plano po­lí­ti­co, Es­ta­dos Uni­dos nun­ca ha si­do ge­ne­ro­so con los puer­to­rri­que­ños: po­seen el pa­sa­por­te del país, sin po­der vo­tar por su pre­si­den­te, y eli­gen un re­pre­sen­tan­te a la Cá­ma­ra fe­de­ral de Was­hing­ton, aun­que és­te tam­po­co tie­ne el de­re­cho al vo­to.

En las úl­ti­mas se­ma­nas se ce­le­bra­ron ma­ni­fes­ta­cio­nes iné­di­tas en la his­to­ria del país —una de ellas con­si­guió re­unir has­ta me­dio mi­llón de par­ti­ci­pan­tes—, que obli­ga­ron al go­ber­na­dor a re­nun­ciar. Así, el de­rrum­be del sis­te­ma po­lí­ti­co de Puer­to Ri­co acon­te­ce an­te nues­tros ojos; aun­que, en una co­lo­nia, ese des­mo­ro­na­mien­to su­ce­de en cá­ma­ra len­ta, co­mo si sus ha­bi­tan­tes lo hi­cie­ran con tien­to, pues la ciu­da­da­nía puer­to­rri­que­ña se ca­rac­te­ri­za por su buen com­por­ta­mien­to y su man­sue­tud po­lí­ti­ca.

El pró­lo­go al has­tío ge­ne­ra­li­za­do co­men­zó ha­ce dos se­ma­nas con el arres­to por la jus­ti­cia fe­de­ral de la ex­mi­nis­tra de Educación y otros car­gos, por el des­vío frau­du­len­to de unos 15 mi­llo­nes de dó­la­res.

La ex­plo­sión ines­pe­ra­da, sin em­bar­go, la chis­pa que en­cen­dió la me­cha de las ma­ni­fes­ta­cio­nes, ocu­rrió días des­pués con la fil­tra­ción pu­bli­ca­da en la pren­sa de las 800 pá­gi­nas de un chat pri­va­do en­tre el go­ber­na­dor y sus alle­ga­dos más fie­les. Los do­ce par­ti­ci­pan­tes —su equi­po de go­ber­na­ción, sus ase­so­res en comunicaci­ón, dos ca­bil­de­ros ami­gos que no for­ma­ban par­te del Go­bierno— eran to­dos hom­bres. Allí in­ter­cam­bia­ban, día tras día, en fran­ca ex­pre­sión sus proyectos, co­men­ta­rios, pa­re­ce­res.

Pa­ra los puer­to­rri­que­ños se tra­tó, pues, de un ac­ce­so pri­vi­le­gia­do al sanc­ta sanc­to­rum de la to­ma de de­ci­sio­nes y del es­pí­ri­tu del Go­bierno. Y lo que des­cu­brie­ron no fue ha­la­ga­dor. Vie­ron a un go­ber­na­dor que se di­ri­gía al país con ca­ra de com­pun­gi­do, con de­fe­ren­cia en­ter­ne­ce­do­ra ca­si in­fan­til al tra­tar so­bre los ur­gen­tes pro­ble­mas de un país en ban­ca­rro­ta: los efec­tos del trau­má­ti­co hu­ra­cán Ma­ría, la in­clu­sión de la mu­jer en la so­cie­dad, apa­re­cían allí, en la in­ti­mi­dad del chat, co­mo en un co­rro de ado­les­cen­tes hi­jos de pa­pá, dan­do pie a bur­las ma­ca­bras so­bre los ca­dá­ve­res acu­mu­la­dos des­pués del hu­ra­cán y cons­pi­ra­cio­nes pa­ra des­pres­ti­giar

La quie­bra fi­nan­cie­ra im­pu­so una Jun­ta de Su­per­vi­sión Fis­cal, unos pro­cón­su­les con po­de­res om­ní­mo­dos

Los lí­de­res de las pro­tes­tas no son fi­gu­ras po­lí­ti­cas, sino can­tan­tes y mú­si­cos co­no­ci­dos, preo­cu­pa­dos por su país

a sus enemi­gos. En el chat tam­bién se ca­li­fi­ca­ba de pu­tas a po­lí­ti­cas y se in­sul­ta­ba a miem­bros de su par­ti­do y de otros, se ha­bla­ba del “sue­ño” de ase­si­nar a la al­cal­de­sa de San Juan, se mo­fa­ba de las mu­je­res, ho­mo­se­xua­les, obe­sos, se des­ca­li­fi­ca­ba a pe­rio­dis­tas. No que­da­ba tí­te­re con ca­be­za en aque­llas con­ver­sa­cio­nes.

Co­mo el go­ber­na­dor y otros po­lí­ti­cos de su par­ti­do se for­ma­ron en el co­le­gio Ma­ris­ta, los puer­to­rri­que­ños pron­ta­men­te in­ven­ta­ron el ver­bo ma­ris­tear pa­ra de­fi­nir una con­ver­sa­ción en­tre hom­bres, en las re­des so­cia­les, en la que se mo­fan y de­ni­gran a otros en se­cre­to.

En­co­le­ri­za­ba, ade­más, lo que apun­ta­ba a una for­ma des­ca­ra­da y co­rrup­ta de go­ber­nar, la pre­sen­cia cons­tan­te de ca­bil­de­ros —uno de ellos pa­drino de bo­das del go­ber­na­dor—, que su­ge­rían, pro­po­nían y cam­pea­ban abier­ta­men­te por su res­pe­to en aque­llas con­ver­sa­cio­nes de ac­ce­so fa­vo­re­ci­do.

Ade­más de la in­for­ma­ción pu­bli­ca­da en esos días los puer­to­rri­que­ños se en­te­ra­ron tam­bién de que des­pués del hu­ra­cán, mien­tras no ha­bía elec­tri­ci­dad, agua o co­mi­da por to­do el país, la es­po­sa del go­ber­na­dor de­te­nía la re­par­ti­ción de ayu­das a los dam­ni­fi­ca­dos has­ta que pu­die­ra pre­si­dir­las ella o un miem­bro de su par­ti­do po­lí­ti­co.

Se tra­ta­ba de la cá­ma­ra de ho­rro­res del Go­bierno. Una fra­se bo­ri­cua es­cri­ta en el chat por el go­ber­na­dor re­su­me la in­dig­na­ción general: “Co­ge­mos de pen­de­jo has­ta los nues­tros”.

La in­ve­ro­sí­mil res­pues­ta de Ros­se­lló dejó a to­dos ano­na­da­dos, pues no se da­ba por alu­di­do. Pi­dió en pú­bli­co que le per­do­na­ran, echó a la ma­yo­ría de los par­ti­ci­pan­tes del chat, pro­me­tió que no vol­ve­ría a ocu­rrir y que en su Go­bierno, no exis­tía la co­rrup­ción.

El res­to lo pro­du­je­ron el has­tío acu­mu­la­do por po­lí­ti­cos co­rrup­tos y men­da­ces, años di­fí­ci­les de una re­ce­sión que du­ra des­de una dé­ca­da, el tú­nel sin sa­li­da de la ban­ca­rro­ta del Go­bierno, el re­sen­ti­mien­to acu­mu­la­do por la tar­dan­za en la re­cu­pe­ra­ción del hu­ra­cán, las in­ter­mi­na­bles subidas de im­pues­to. Sin ol­vi­dar que la quie­bra fi­nan­cie­ra des­nu­dó al ré­gi­men co­lo­nial con la ul­tra­jan­te im­po­si­ción de una Jun­ta de Su­per­vi­sión Fis­cal, una suer­te de pa­nel de pro­cón­su­les con po­de­res om­ní­mo­dos, nom­bra­dos por el Con­gre­so es­ta­dou­ni­den­se, que de­ci­de aho­ra so­bre el Go­bierno y los pre­su­pues­tos del Es­ta­do.

La no­ve­dad de es­tas pro­tes­tas, que com­pren­den to­das las eda­des y cla­ses de la so­cie­dad puer­to­rri­que­ña, ra­di­ca en que sus lí­de­res im­pro­vi­sa­dos no son fi­gu­ras po­lí­ti­cas: son, en gran par­te, can­tan­tes y mú­si­cos de re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal preo­cu­pa­dos por su país. En una na­ción sin Es­ta­do no es sor­pren­den­te que los po­lí­ti­cos co­lo­nia­les no ha­yan caí­do aún en cuen­ta de la ero­sión del ré­gi­men po­lí­ti­co y que sean otros los que ocu­pen su lu­gar.

El chat, co­mo un bu­me­rán, vino a pe­gar­le en el ros­tro a Ros­se­lló, y han si­do Ricky Mar­tin, Re­si­den­te y Bad Bunny, blan­co de las mo­fas y co­men­ta­rios áci­dos del chat, los que, con una enor­me ca­pa­ci­dad de convocator­ia en las re­des so­cia­les, han or­ga­ni­za­do la res­pues­ta mul­ti­tu­di­na­ria a es­tos po­lí­ti­cos de in­des­crip­ti­ble me­dio­cri­dad.

Pa­ra Puer­to Ri­co lo que im­por­ta aho­ra sa­ber, una vez di­ge­ri­da y ce­le­bra­da co­mo se de­be la di­mi­sión del go­ber­na­dor Ros­se­lló, es qué ca­mino to­ma­rá la len­ta de­sin­te­gra­ción del ré­gi­men co­lo­nial, si sur­gi­rán nue­vos lí­de­res en­tu­sias­ma­dos por es­tas pro­tes­tas, si se pro­pon­drán po­lí­ti­cas ac­tua­li­za­das de re­no­va­ción, nue­vas for­mas de fis­ca­li­zar, si se idea­rá una so­cie­dad con de­re­chos ple­nos que pon­ga a sus ciu­da­da­nos a so­ñar o si, tai­ma­da­men­te, los po­lí­ti­cos es­ta­ble­ci­dos hi­po­te­ca­rán nue­va­men­te esa ener­gía des­ple­ga­da, esas ilu­sio­nes, esa ju­ven­tud que tie­ne aún un fu­tu­ro por es­cri­bir­se pa­ra que, co­mo afir­ma­ba el Con­de de Sa­li­na en la no­ve­la El ga­to­par­do, “Si que­re­mos que to­do per­ma­nez­ca tal cual ne­ce­si­ta­mos que to­do cam­bie”.

EN­RI­QUE FLO­RES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.