Las gran­des em­pre­sas mar­can el fu­tu­ro de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial

Las com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas de­fi­nen con fi­nes co­mer­cia­les el de­sa­rro­llo de es­te cam­po cien­tí­fi­co de­ci­si­vo al aca­pa­rar a los me­jo­res ex­per­tos y de­li­mi­tar el ac­ce­so a re­cur­sos

El País (País Vasco) - - CIENCIA - JA­VIER SA­LAS,

El de­sa­rro­llo de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial es­tá en ma­nos de las gran­des em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas, que de­fi­nen có­mo se­rá el fu­tu­ro de un cam­po cien­tí­fi­co de­ci­si­vo en áreas tan re­le­van­tes co­mo la me­di­ci­na, el trans­por­te, las gue­rras, el tra­ba­jo o in­clu­so las re­la­cio­nes hu­ma­nas. Com­pa­ñías co­mo Goo­gle, Fa­ce­book, Ama­zon, Mi­cro­soft, Ap­ple e IBM fi­chan a los me­jo­res ex­per­tos, es­quil­man de­par­ta­men­tos uni­ver­si­ta­rios en­te­ros pa­ra cu­brir sus ne­ce­si­da­des, com­pran las em­pre­sas in­ci­pien­tes del sec­tor y mar­can el rumbo de la in­ves­ti­ga­ción con be­cas y ayu­das. Así, un cam­po cien­tí­fi­co tan de­ter­mi­nan­te es­tá vol­ca­do en los in­tere­ses co­mer­cia­les de es­tos ne­go­cios. Co­mo di­jo el ex­je­fe de da­tos de Fa­ce­book Jeff Ham­mer­ba­cher: “Las me­jo­res men­tes de mi ge­ne­ra­ción se de­di­can a pen­sar có­mo ha­cer que la gen­te pin­che en anun­cios. Es un as­co”.

“Lo su­ce­di­do en los úl­ti­mos años es un éxo­do de gru­pos en­te­ros a la­bo­ra­to­rios de em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas”, afir­ma Nu­ria Oli­ver, que for­mó par­te del pri­mer gru­po de sa­bios del Go­bierno es­pa­ñol en in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. En enero de 2015, des­apa­re­cie­ron de gol­pe más de 50 es­pe­cia­lis­tas en ro­bó­ti­ca de la Uni­ver­si­dad Car­ne­gie Me­llon, pio­ne­ra en in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, in­clui­dos di­rec­to­res de de­par­ta­men­tos: ha­bían fi­cha­do ca­si en blo­que por Uber pa­ra desa­rro­llar el ce­re­bro de sus co­ches au­tó­no­mos. “El do­mi­nio de las com­pa­ñías con in­tere­ses co­mer­cia­les es muy gran­de y no es una si­tua­ción po­si­ti­va, el im­pac­to de sus mi­llo­nes de dó­la­res es­tá de­fi­nien­do es­te cam­po con una gran asi­me­tría”, cri­ti­ca Oli­ver.

Cor­to pla­zo y pro­duc­tos

“El di­ne­ro man­da”, ad­vier­te Mi­guel Án­gel Ca­rrei­ra-Per­pi­ñán, es­pe­cia­lis­ta en ma­chi­ne lear­ning (apren­di­za­je au­to­má­ti­co) de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en Mer­ced. “La em­pre­sa se cen­tra en proyectos a cor­to pla­zo re­la­cio­na­dos con pro­duc­tos: Ama­zon lo mis­mo te ma­ta un pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción por­que de un año pa­ra otro ya no le in­tere­sa, cuan­do en la Uni­ver­si­dad es­ta­mos cen­tra­dos en pro­ble­mas se­rios o pro­fun­dos que no se re­suel­ven de un día pa­ra otro”, re­su­me. “Aho­ra mis­mo la ma­yor par­te de los in­ves­ti­ga­do­res es­tán en ma­nos del sec­tor pri­va­do. Es­tá cla­ro que eso va a mar­car el paso”, la­men­ta.

El bri­tá­ni­co Geof­frey Hin­ton (Uni­ver­si­dad de To­ron­to) y los fran­ce­ses Yos­hua Ben­gio (Uni­ver­si­dad de Mon­treal) y Yann LeCun (Uni­ver­si­dad de Nue­va York), los tres úl­ti­mos ga­na­do­res del no­bel de in­for­má­ti­ca, el Pre­mio Tu­ring, ase­so­ran hoy a las gran­des tec­no­ló­gi­cas. Su his­to­ria des­cri­be a la per­fec­ción la tra­yec­to­ria de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. Cuan­do en 2004 se po­nía en du­da que las re­des neu­ro­na­les pu­die­ran fun­cio­nar, in­clui­dos los crea­do­res de Goo­gle, es­tos tres cien­tí­fi­cos eu­ro­peos se aso­cia­ron pa­ra avan­zar en es­ta in­ves­ti­ga­ción, tram­po­lín esen­cial pa­ra tec­no­lo­gías ac­tua­les ma­chi­ne lear­ning co­mo el re­co­no­ci­mien­to fa­cial, los co­ches au­to­má­ti­cos o los asis­ten­tes vir­tua­les. Hin­ton, Ben­gio y LeCun desa­rro­lla­ron es­te cam­po gra­cias a un tra­ba­jo pu­ra­men­te aca­dé­mi­co fi­nan­cia­do con fon­dos ca­na­dien­ses. Aho­ra, LeCun di­ri­ge des­de 2013 la in­ves­ti­ga­ción en in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial de Fa­ce­book y las em­pre­sas que crea­ron Hin­ton y Ben­gio pa­ra desa­rro­llar sus tra­ba­jos aca­dé­mi­cos fue­ron com­pra­das por Goo­gle y Mi­cro­soft, res­pec­ti­va­men­te.

Es una es­tra­te­gia ha­bi­tual pa­ra fi­char ta­len­to: com­prar star­tups de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial pa­ra ad­qui­rir los ce­re­bros hu­ma­nos que tra­ba­jan allí. Ap­ple, Goo­gle, Fa­ce­book, Mi­cro­soft y Ama­zon han ad­qui­ri­do ca­si 60 com­pa­ñías es­pe­cia­li­za­das y han in­ver­ti­do en más de 120 en los úl­ti­mos sie­te años. Una de ellas es Dee­pMind, que na­ció de los la­bo­ra­to­rios de la Uni­ver­sity Co­lle­ge de Lon­dres an­tes de ser ad­qui­ri­da por Goo­gle en 2014 por 500 mi­llo­nes de dó­la­res. Dee­pMind es aho­ra la pun­ta de lan­za de la in­ves­ti­ga­ción en in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. Allí in­ves­ti­ga el ca­ta­lán Oriol Vin­yals,

aca­dé­mi­ca. Ade­más, des­de el pun­to de vis­ta de la cre­di­bi­li­dad, ya es pro­ble­má­ti­co ha­cer per­der la neu­tra­li­dad a la aca­de­mia con su di­ne­ro: ellos de­ci­den a quién fi­nan­cian y por qué”. Hoy, la pro­por­ción de ar­tícu­los cien­tí­fi­cos pu­bli­ca­dos por em­pre­sas pri­va­das en EE UU cua­dru­pli­ca a la de Eu­ro­pa.

La Co­mi­sión Eu­ro­pea ha en­car­ga­do un in­for­me a un gru­po de es­pe­cia­lis­tas en el que es­tá Nu­ria Oli­ver. “No sa­be­mos qué ha­llaz­gos no es­tán pu­bli­can­do las em­pre­sas, cuán­ta in­ves­ti­ga­ción ha­cen y des­co­no­ce­mos. A lo me­jor des­cu­bri­mos que hay otra ma­ne­ra de ha­cer un Fa­ce­book o un Ama­zon, pe­ro si lo pa­gan Fa­ce­book y Ama­zon, se po­nen ba­rre­ras al cam­bio”, apun­ta. que fi­chó por Goo­gle na­da más doc­to­rar­se: “La prin­ci­pal ven­ta­ja de tra­ba­jar en Dee­pMind es que te­ne­mos mu­chí­si­mos ex­per­tos en va­rios te­mas de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, to­dos en el mis­mo si­tio”, ex­pli­ca.

“En lí­neas ge­ne­ra­les, la can­ti­dad y con­cen­tra­ción de ex­per­tos son mu­cho ma­yo­res en Dee­pMind que en cual­quier departamen­to de cual­quier uni­ver­si­dad del mun­do”, ase­gu­ra el in­ves­ti­ga­dor, es­pe­cia­lis­ta en pro­ce­sa­mien­to de len­gua­je, cu­yo tra­ba­jo ade­más ha ser­vi­do pa­ra me­jo­rar fun­cio­nes en pro­duc­tos de Goo­gle co­mo su tra­duc­tor en lí­nea o las res­pues­tas au­to­má­ti­cas del co­rreo.

Dee­pMind rea­li­za in­ves­ti­ga­ción bá­si­ca, pe­ro tam­bién tie­ne un ojo pues­to en me­jo­rar los ser­vi­cios de su em­pre­sa ma­dre, co­mo usar la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial pa­ra re­du­cir un 40% el gas­to ener­gé­ti­co de sus gi­gan­tes­cos cen­tros de da­tos. Ade­más de Dee­pMind, Alp­ha­bet (ma­triz de Goo­gle) cuen­ta con otras di­vi­sio­nes de­di­ca­das a la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, co­mo Goo­gle Brain, y más de 2.000 es­pe­cia­lis­tas. Goo­gle no ha que­ri­do res­pon­der so­bre es­tos de­ta­lles, ni so­bre el pe­so de la ini­cia­ti­va pri­va­da. Fa­ce­book tam­po­co.

Sa­la­rios

Los suel­dos su­pe­ran con mu­cho los que se pa­gan in­clu­so en las me­jo­res uni­ver­si­da­des. En 2016, la je­fa del departamen­to de IA de Stan­ford, Fei-Fei Li, se que­ja­ba de que es­tas em­pre­sas ten­ta­ban a sus es­tu­dian­tes de doc­to­ra­do con suel­dos de más un mi­llón de dó­la­res. Un año des­pués, Li se unía a Goo­gle co­mo vi­ce­pre­si­den­ta.

Ade­más, cuen­tan con más re­cur­sos pa­ra in­ves­ti­gar. “En el cen­tro de es­te ti­po de in­ves­ti­ga­ción es­tán las ba­ses de da­tos. Y los aca­dé­mi­cos de­pen­den de las ba­ses de da­tos”, ex­pli­ca Lo­re­na Jau­mePa­la­sí, que for­mó par­te del pri­mer gru­po de sa­bios de la Co­mi­sión Eu­ro­pea so­bre in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial.

Un in­for­me de la Aso­cia­ción de In­ves­ti­ga­ción In­for­má­ti­ca de EE UU so­bre in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial ase­gu­ra que, “aun­que la ma­yo­ría de las tec­no­lo­gías sub­ya­cen­tes a es­tas ba­ses de co­no­ci­mien­to se desa­rro­lla­ron ori­gi­nal­men­te en el mun­do aca­dé­mi­co, las uni­ver­si­da­des tie­nen ac­ce­so li­mi­ta­do o nu­lo a es­tos re­cur­sos y no tie­nen me­dios pa­ra desa­rro­llar otros equi­va­len­tes”. Ade­más, cri­ti­ca que se desa­rro­llan “pa­ra res­pal­dar los in­tere­ses co­mer­cia­les de las em­pre­sas que los crea­ron, co­mo los re­sul­ta­dos de bús­que­das y la co­lo­ca­ción de anun­cios”.

“Dan­do ac­ce­so a es­tos re­cur­sos tam­bién de­ci­den ba­jo qué pers­pec­ti­va se in­ves­ti­ga, qué im­pul­sos se dan en es­te cam­po, quién desa­rro­lla su ca­rre­ra”, cri­ti­ca Jau­me-Pa­la­sí. Las gran­des tec­no­ló­gi­cas fi­nan­cian to­do ti­po de ini­cia­ti­vas pa­ra de­ba­tir so­bre el fu­tu­ro de las má­qui­nas in­te­li­gen­tes, in­flu­yen­do tam­bién en los mar­cos éti­cos y le­ga­les del fu­tu­ro. Mien­tras se de­ba­te si pue­de ha­ber sol­da­dos au­tó­no­mos o a quién de­be atro­pe­llar un co­che sin con­duc­tor, se desa­rro­llan las tec­no­lo­gías más pro­pi­cias pa­ra mo­de­rar pu­bli­ca­cio­nes en re­des o a su­ge­rir el si­guien­te ví­deo de YouTu­be. O el Pen­tá­gono y Fa­ce­book apues­tan por una má­qui­na que sa­be ti­rar­se fa­ro­les.

/ GOO­GLE

Una em­plea­da de Goo­gle re­vi­sa los pro­ce­sa­do­res de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial de la com­pa­ñía.

Mark Zuc­ker­berg, crea­dor y má­xi­mo res­pon­sa­ble de Fa­ce­book.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.