Una ro­sa pa­ra Re­ta­mar

El País (País Vasco) - - OBITUARIOS - SE­LE­NA MI­LLA­RES Se­le­na Mi­lla­res es es­cri­to­ra y ca­te­drá­ti­ca de Li­te­ra­tu­ra His­pa­noa­me­ri­ca­na en la UAM. An­to­nio Jiménez-Blan­co Ca­rri­llo de Al­bor­noz, ca­te­drá­ti­co de De­re­cho Ad­mi­nis­tra­ti­vo.

En unos co­no­ci­dos ver­sos ha­bla­ba Mi­guel Her­nán­dez de la he­ri­da que nos abre la muer­te de un poe­ta. Y es que la poe­sía es esa sus­tan­cia in­tan­gi­ble que nos cons­tru­ye co­mo se­res hu­ma­nos y co­mo pue­blos. Esa he­ri­da se renueva aho­ra con la re­cien­te pér­di­da del poe­ta cu­bano Ro­ber­to Fer­nán­dez Re­ta­mar, cu­yos ver­sos y en­sa­yos lo han con­ver­ti­do, des­de ha­ce mu­cho, en un clá­si­co de las le­tras his­pa­noa­me­ri­ca­nas, más allá del con­tex­to que le to­có vi­vir.

Del mis­mo mo­do que la Ge­ne­ra­ción del 27 aco­gió en su mo­men­to a ese her­mano me­nor que fue Her­nán­dez, tam­bién el ta­len­to pre­coz de Re­ta­mar lle­gó a la poe­sía aco­gi­do por un gru­po mí­ti­co, Orí­ge­nes, y sus prin­ci­pa­les vo­ces: Le­za­ma Li­ma enal­te­ció su uni­ver­sa­li­dad, Fi­na Gar­cía Ma­rruz ha­bló de su “ra­ra ven­tu­ra” pa­ra el poe­ma amo­ro­so, y Cin­tio Vi­tier acla­mó sus ele­gías, “que so­lo una ter­nu­ra co­mo la su­ya po­dría sus­ten­tar”. El Pre­mio Na­cio­nal de Poe­sía, conquistad­o en 1952 por aquel mu­cha­cho de ape­nas 22 años, da­ba fe de esa re­ve­la­ción tem­pra­na. Y la pro­me­sa cris­ta­li­zó des­pués en una an­da­du­ra de ca­si 70 años, des­ti­la­da des­de un só­li­do co­no­ci­mien­to de la tra­di­ción his­pá­ni­ca de las dos ori­llas: Gar­ci­la­so y san Juan de la Cruz, Jo­sé Mar­tí y Cé­sar Va­lle­jo, An­to­nio Ma­cha­do y Ru­bén Da­río.

In­ves­ti­da de una trans­pa­ren­cia y mu­si­ca­li­dad que le son con­na­tu­ra­les, esa poé­ti­ca evo­lu­cio­na ha­cia lo con­ver­sa­cio­nal des­de los años se­sen­ta, y se her­ma­na con la de gran­des com­pa­ñe­ros de ge­ne­ra­ción y de amis­tad: Juan Gel­man, Jo­sé Emilio Pa­che­co, Ma­rio Be­ne­det­ti, Er­nes­to Car­de­nal... To­dos ellos, por cier­to, re­co­no­ci­dos —a ve­ces muy tar­de, sí— por pre­mios pa­ra los que Re­ta­mar no fue afor­tu­na­do. Y no es que no se so­li­ci­ta­ran: des­de mu­chas uni­ver­si­da­des es­pa­ño­las, y tam­bién las de Ca­glia­ri, Poi­tiers, Sas­sa­ri, Ro­ma, Pa­dua o Budapest, en­tre otras, se in­sis­tió en pro­po­ner­lo a los ga­lar­do­nes más re­le­van­tes, pe­ro no hu­bo suer­te: se im­po­nía la po­lí­ti­ca. Es cu­rio­so, por­que su poe­sía es aje­na a ser­vi­dum­bres ideo­ló­gi­cas, y cons­tan­te en su pro­fe­sión de hu­ma­nis­mo. La his­to­ria se ha re­pe­ti­do mu­chas ve­ces: aún nos ras­ga­mos las ves­ti­du­ras por­que Jor­ge Luis Bor­ges —por cier­to, uno de los re­fe­ren­tes de Re­ta­mar— no re­ci­bió los pre­mios que me­re­cía, a cau­sa de sus ideas. Pe­ro no pue­de evi­tar­se que ca­da ar­tis­ta sea hi­jo de su tiem­po, y por for­tu­na la gran poe­sía per­ma­ne­ce más allá de to­do eso. Y la obra de Re­ta­mar, di­fun­di­da en in­nu­me­ra­bles paí­ses y sa­lu­da­da des­de las uni­ver­si­da­des de Eu­ro­pa y Amé­ri­ca, for­ma ya par­te in­dis­pen­sa­ble del pa­tri­mo­nio de las li­te­ra­tu­ras his­pá­ni­cas des­de ha­ce dé­ca­das.

En uno de sus poe­mas más her­mo­sos, de­di­ca­do a Jua­na Inés de la Cruz, Re­ta­mar ha­bla de ese fue­go im­bo­rra­ble que es su le­ga­do: “¿Qué po­dría el agua / con­tra tu de­vo­ran­te al­fa­be­to de lla­mas? Que­ma aún co­mo en­ton­ces —ha­ce años, ha­ce si­glos”. Es mis­te­rio­sa la cien­cia del tiem­po y la pa­la­bra. Pue­de ha­cer per­vi­vir esa cria­tu­ra fu­gaz que se lla­ma poe­sía. Tam­bién pue­de ten­der puen­tes so­bre las he­ri­das abier­tas por la his­to­ria en mi­tad de un país. O pue­de vol­ver a ha­cer vi­brar y res­pi­rar a aque­llos que se lle­vó la muer­te te­rre­na, co­mo en los ver­sos que Re­ta­mar le de­di­ca a Ril­ke: “Re­gis­tro vie­jos pa­pe­les ama­dos y es­co­jo es­tas ro­sas / Es­cri­tas por la mano ab­so­lu­ta del poe­ta. / Lue­go se­ría la ro­sa fi­nal, la de la es­pi­na”. Des­de tiem­pos an­ti­guos esa flor es em­ble­ma de la poe­sía y su fra­gi­li­dad per­du­ra­ble: va­ya hoy tam­bién una ro­sa pa­ra Ro­ber­to Fer­nán­dez Re­ta­mar co­mo jus­to tri­bu­to ha­cia su obra, in me­mo­riam. la aten­ción per­ma­nen­te de su ma­dre y de Ma­ría y sus hi­jos: lo más im­por­tan­te de to­do) y su pro­pio áni­mo, que pa­re­cía in­que­bran­ta­ble, hi­cie­ron que las co­sas, den­tro de lo dra­má­ti­co, pre­sen­ta­ran un pun­to me­nos de tra­ge­dia. Y así se lo re­co­no­ció la so­cie­dad: el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia, el ICAM e ICA­DE le dis­pen­sa­ron sus ho­no­res. All­ways strong in the fi­nish, co­mo pue­de leer­se en el epitafio del fa­mo­so joc­key Art­hur Ro­bert Free­man. Por vol­ver a Luis Ro­sa­les, de Gonzalo no pue­de de­cir­se que se que­da­ra co­mo una igle­sia sin ben­de­cir, que es lo que les su­ce­de a las per­so­nas que se mar­chan sin ha­ber co­no­ci­do el do­lor.

Nues­tro hom­bre, en su­ma, se mos­tró gran­de en el des­plie­gue pe­ro aún más gran­de, si ca­be, y por lo in­fre­cuen­te de las cir­cuns­tan­cias del ca­so, en el re­plie­gue, in­clu­yen­do el tra­mo ter­mi­nal. Un re­plie­gue que fue tem­pra­ne­ro, y que se to­mó un tiem­po ex­ten­so y ver­da­de­ra­men­te du­rí­si­mo.

He­mos con­vi­vi­do con un gi­gan­te. Y no lo di­go aho­ra: se sa­bía des­de siem­pre.

/ EFE

Ro­ber­to Fer­nán­dez Re­ta­mar, en una en­tre­ga de pre­mios en 2012.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.