No­che en el Ama­zo­nas

El País (País Vasco) - - EL VIAJERO EL VIAJERO HABITUAL - SER­GIO V I L L A N U E VA Ac­tor y es­cri­tor POR MER­CE­DES CEBRIÁN

Se sien­te co­mo pez en el agua tan­to es­cri­bien­do co­mo ac­tuan­do. Aca­ba de pu­bli­car la no­ve­la El se­cre­to de los noc­tur­nos (Edi­cio­nes B), aun­que en es­ta oca­sión Ser­gio Vi­lla­nue­va nos cuen­ta el via­je a Ma­naos (Bra­sil) que le ins­pi­ró otra na­rra­ción, La­be­rin­to de ce­lu­loi­des (Alu­pa Editorial).

¿Qué le lle­vó a esa re­gión?

El ro­da­je de La sel­va, de Leo­nel Viei­ra. Era una co­pro­duc­ción de Por­tu­gal, Bra­sil y Es­pa­ña. Ro­da­mos li­te­ral­men­te en me­dio de la jungla.

¿Y vi­vían en ella?

No, dor­mía­mos en el ho­tel Tro­pi­cal de Ma­naos, y ca­da día nos re­co­gían pa­ra acom­pa­ñar­nos a las lo­ca­li­za­cio­nes. Pa­ra lle­gar has­ta ellas na­ve­gá­ba­mos en lan­chas por el río Ne­gro. La pe­lí­cu­la era un wés­tern ama­zó­ni­co so­bre los em­pre­sa­rios del cau­cho de fi­na­les del si­glo XIX.

Me re­cuer­da a la pe­lí­cu­la Fitz­ca­rral­do, de Wer­ner Her­zog…

Am­bas es­tán am­bien­ta­das en esa épo­ca y lu­gar. Y en Ma­naos aún fun­cio­na el tea­tro Ama­zo­nas, cu­ya cons­truc­ción re­crea Her­zog. Lo en­car­ga­ron pa­ra que el te­nor Ca­ru­so fue­se a can­tar y es­tá he­cho a ima­gen de los tea­tros de la Ita­lia del XIX.

Re­sú­ma­me Ma­naos.

Allí se jun­tan el río Ne­gro con el So­li­mões. Ese en­cuen­tro da lu­gar al río Ama­zo­nas, por eso la ciu­dad es un puer­to flu­vial im­por­tan­te. Su am­bien­te es tam­bién un po­co ca­na­lla, muy por­tua­rio. Tie­ne una zo­na que pa­re­ce Hong Kong, con un en­tra­ma­do de ca­lle­jue­las don­de se co­me pes­ca­do en unos pues­te­ci­tos y ven­den ar­te­sa­nía. To­do hue­le a pes­ca­do y a pe­tró­leo.

¿La sel­va tam­bién es­tá con­cu­rri­da?

Ape­nas vi­ve gen­te por allí. De vez en cuan­do nos to­pá­ba­mos con un po­bla­do de ca­bo­clos, in­dí­ge­nas que es­tán muy co­nec­ta­dos con la ciu­dad. Sí ha­bía ya­ca­rés (cai­ma­nes) y pi­ra­ñas. No po­día­mos ir a nues­tro ai­re por­que era pe­li­gro­so, es­pe­cial­men­te en los ro­da­jes noc­tur­nos; usá­ba­mos ge­ne­ra­do­res pa­ra ilu­mi­nar y nos acom­pa­ña­ban mi­li­ta­res con ma­che­tes. Vi có­mo ma­ta­ron a una ser­pien­te a la que lla­man “la dos mi­nu­tos” por­que ese es el tiem­po má­xi­mo pa­ra que te neu­tra­li­ce el ve­neno tras su pi­ca­du­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.