De­ma­sia­do pa­ra el verano

El País (País Vasco) - - ESPAÑA -

Henry Ja­mes con­fe­sa­ba en Un epi­so­dio in­ter­na­cio­nal que las pa­la­bras más bo­ni­tas del idio­ma eran “tar­des de verano”. Más que dos pa­la­bras her­mo­sa­men­te eu­fó­ni­cas —“sum­mer af­ter­noon”— se tra­ta de su ca­pa­ci­dad de evo­ca­ción: las tar­des de verano son ese tiempo fe­liz, des­pro­vis­to de la ru­ti­na pesada de la reali­dad, en que el tiempo se eva­po­ra y el rui­do son las ci­ga­rras o el Co­ro del Atar­de­cer con­vo­can­do a jil­gue­ros, tor­dos, mos­qui­te­ros, mir­los o pe­ti­rro­jos. En cam­bio, es­te verano se ha lle­na­do de rui­do y de fu­ria, en de­fi­ni­ti­va de reali­dad. La asig­na­tu­ra pen­dien­te pa­ra sep­tiem­bre de la in­ves­ti­du­ra, tras sus­pen­der el exa­men an­tes del ve­ra­neo, no da tre­gua. Y la in­cer­ti­dum­bre

lle­na de ges­tos ex­ce­si­vos es­tos pri­me­ros días de agosto, de Ma­drid a Na­va­rra, de To­rra a Ote­gi, de la ANC a Haz­te Oír. Una so­bre­do­sis im­pro­pia de esas fe­chas.

El re­ta­blo de agosto tie­ne, y so­lo es día 3, una com­po­si­ción in­quie­tan­te. El pre­si­den­te pa­re­ce en bu­cle, ajeno a la arit­mé­ti­ca en la Mon­cloa. Pe­ro ade­más de ges­tos, ha de ha­cer nú­me­ros, y no se­rá fá­cil en un es­ce­na­rio po­la­ri­za­do. Ciu­da­da­nos ha apro­ve­cha­do la Ope­ra­ción Sa­li­da pa­ra com­prar el ar­gu­men­ta­rio de Vox, pre­via­men­te ma­qui­lla­do, y re­sol­ver el pac­to de Ma­drid con el PP mien­tras la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción pi­de impu­tar a las ex­pre­si­den­tas Agui­rre y Ci­fuen­tes en la tra­ma Pú­ni­ca. En Na­va­rra, la in­ves­ti­du­ra pac­ta­da con los na­cio­na­lis­tas arras­tra un al­to cos­te mo­ral con EH Bil­du en la ecua­ción. Sí, las por­ta­vo­ces de las de­re­chas han en­sa­ya­do su com­pe­ten­cia (po­co) vir­tuo­sa, con Ca­ye­ta­na Álvarez de To­le­do acu­san­do al PSOE de “ren­dir un ho­me­na­je pú­bli­co a ETA” y “ane­xio­nar Na­va­rra a la in­dig­ni­dad”, y Lorena Rol­dán de li­de­rar “la ma­dre de to­das las in­fa­mias”. Miel pa­ra la cla­que me­diá­ti­ca de la derecha, ha­cien­do so­nar el tam­bor de la tribu. Cla­ro que Bil­du en efec­to lo con­ta­mi­na to­do y Ote­gi no se pri­va de con­ju­gar 250 on­gie­to­rris en fu­tu­ro mi­se­ra­ble. En­tre­tan­to To­rra sos­tie­ne, con ERC en fue­ra de jue­go tras apos­tar por la in­ves­ti­du­ra, la ne­ce­si­dad de “una fa­se de con­fron­ta­ción” en es­pe­ra de

una sen­ten­cia que so­lo se­rá acep­ta­ble si es ab­so­lu­to­ria. La per­cep­ción tra­di­cio­nal de oto­ño ca­lien­te es más bien de oto­ño ar­dien­te… en las ba­rri­ca­das de la po­lí­ti­ca.

To­das las mi­ra­das pa­re­cen apun­tar al 10 de no­viem­bre. El con­sen­so se ve muy le­jos. La abs­ten­ción de la derecha —aun­que sea ten­ta­dor ima­gi­nar que los nom­bra­mien­tos du­ros se ha­cen pa­ra po­der abs­te­ner­se des­de un ri­gor sin con­tem­pla­cio­nes— re­sul­ta impensable. To­do pa­sa por Po­de­mos, pe­ro es­tos ya han ad­ver­ti­do que no acep­tan la fór­mu­la por­tu­gue­sa; y el do­cu­men­to de pro­gre­so anun­cia­do por Sánchez di­fí­cil­men­te va a con­te­ner re­ce­tas má­gi­cas. De es­te mo­do la au­sen­cia de Go­bierno se cue­la, im­pro­pia­men­te, en las preo­cu­pa­cio­nes de agosto, con la economía ra­len­ti­za­da, el da­to de­cep­cio­nan­te de pa­ro, la po­si­ción es­pa­ño­la de­bi­li­ta­da en Bruselas… Más que un fe­rra­gos­to de ba­ña­do­res, co­mo en aquel fil­me de Ma­rino Gi­ro­la­mi, va a ser un fe­rra­gos­to de ti­tu­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.