El bu­que es­pa­ñol ‘Open Arms’ abre un nue­vo fren­te en la UE al res­ca­tar a 124 mi­gran­tes

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - MA­RÍA MAR­TÍN / ANA MAR­COS,

El bu­que es­pa­ñol de res­ca­te Open Arms vuel­ve a pe­dir un puer­to se­gu­ro des­de el Me­di­te­rrá­neo. Tras sie­te me­ses de inac­ti­vi­dad por la prohi­bi­ción del Go­bierno, el bar­co ha res­ca­ta­do del mar en las úl­ti­mas ho­ras a 124 per­so­nas, en­tre ellas dos ni­ños y dos

El res­ca­te, en­tre el jue­ves y el viernes, de las dos em­bar­ca­cio­nes en las que via­ja­ban esas 124 per­so­nas su­po­ne un nue­vo desafío del Open Arms al mi­nis­tro del In­te­rior ita­liano Mat­teo Sal­vi­ni —que ha em­pren­di­do su pro­pia ba­ta­lla con­tra la in­mi­gra­ción irre­gu­lar ata­can­do a las ONG que ac­túan en el Me­di­te­rrá­neo— y fuer­za a la Unión Eu­ro­pea a im­pro­vi­sar, de nue­vo, un re­par­to de los náu­fra­gos pa­ra ha­cer via­ble un des­em­bar­co. El Go­bierno es­pa­ñol, que el año pa­sa­do be­bés me­lli­zos de nue­ve me­ses. Ita­lia ya ha de­ne­ga­do el des­em­bar­co, y el Eje­cu­ti­vo de Pedro Sánchez no mos­tró ayer dis­po­si­ción a ofre­cer un puer­to. La por­ta­voz, Isa­bel Ce­laá, se li­mi­tó a de­cir que es­pe­ra que el Open Arms ac­túe “de acuer­do a los con­ve­nios in­ter­na­cio­na­les y a la nor­ma­ti­va na­cio­nal”.

aco­gió a cer­ca de 400 mi­gran­tes res­ca­ta­dos por el bu­que, se de­sen­ten­dió ayer. “Creo que ya se di­ri­ge a otro puer­to”, ase­gu­ró Ce­laá en la con­fe­ren­cia de pren­sa pos­te­rior al Con­se­jo de Mi­nis­tros, apa­ren­te­men­te en re­fe­ren­cia a que el bar­co se en­ca­mi­na­ba a Ita­lia.

El Open Arms con­tac­tó con los cen­tros de coor­di­na­ción ma­rí­ti­ma de Mal­ta e Ita­lia, que man­tie­nen su po­lí­ti­ca de puer­tos ce­rra­dos pa­ra los mi­gran­tes, pa­ra pe­dir que coor­di­na­sen el

des­em­bar­co en un puer­to se­gu­ro. Sin éxi­to. Sal­vi­ni ya les ha he­cho lle­gar un do­cu­men­to en el que les ad­vier­te de que tie­nen prohibido en­trar en aguas te­rri­to­ria­les ita­lia­nas (12 mi­llas) y que si lo ha­cen se en­fren­ta­rán a mul­tas de 10.000 a 50.000 eu­ros y la con­fis­ca­ción del bar­co en ca­so de re­in­ci­den­cia.

El bu­que es­pa­ñol ya se en­fren­ta a las san­cio­nes del Go­bierno es­pa­ñol. Des­de enero, la Ca­pi­ta­nía Ma­rí­ti­ma, de­pen­dien­te del Mi­nis­te­rio de Fo­men­to, prohí­be

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.