Es di­fí­cil que el New START, el úl­ti­mo pacto pa­ra re­du­cir el ar­se­nal, re­sis­ta

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL -

Vehícu­los con mi­si­les in­ter­con­ti­nen­ta­les ba­lís­ti­cos en el des­fi­le de la Vic­to­ria, en ma­yo en Mos­cú.

El oca­so de es­ta es­truc­tu­ra de con­trol de ar­mas co­men­zó cuan­do en 2001 Geor­ge W. Bush anun­ció la re­ti­ra­da de EE UU del Tra­ta­do so­bre Mi­si­les An­ti­ba­lís­ti­cos, fir­ma­do por Ri­chard Ni­xon y Leo­nid Brez­nev en 1972, ale­gan­do que be­ne­fi­cia­ba al res­to de po­ten­cias nu­clea­res. La vic­to­ria elec­to­ral de Do­nald Trump —el úni­co pre­si­den­te des­de Dwight D. Ei­sen­ho­wer que no ha es­ta­ble­ci­do nin­gún diálogo de desar­me con Mos­cú—, ha ace­le­ra­do el des­mo­ro­na­mien­to del sis­te­ma vi­gen­te. “Es­ta Ad­mi­nis­tra­ción no tie­ne nin­gún plan ni es­tá ca­pa­ci­ta­da pa­ra al­can­zar acuer­dos de con­trol ar­ma­men­tís­ti­co”, ase­gu­ra por te­lé­fono Kings­ton Reif, di­rec­tor de Desar­me y Po­lí­ti­cas de Pre­ven­ción de Ries­gos en Arms Con­trol As­so­cia­tion.

El INF —que obli­gó a la des­truc­ción de 2.692 mi­si­les so­vié­ti­cos y es­ta­dou­ni­den­ses— es­ta­ba en la cuer­da flo­ja des­de que en 2014, la Ad­mi­nis­tra­ción de Ba­rack Oba­ma acu­só al Krem­lin de violar el tra­ta­do du­ran­te los en­sa­yos del mi­sil No­va­tor 9M729. Mos­cú lo nie­ga y con­ti­núa con el de­sa­rro­llo y des­plie­gue de es­tos pro­yec­ti­les, ade­más de acu­sar a Washington de in­cum­plir el acuer­do con la ins­ta­la­ción en 2015 del sis­te­ma an­ti­mi­si­les Ae­gis en Ru­ma­nia. En fe­bre­ro pa­sa­do, Es­ta­dos Uni­dos anun­ció su re­ti­ra­da del pacto, re­ti­ra­da que for­ma­li­zó el vier­nes. El ve­to im­pe­día a Washington te­ner mi­si­les co­mo los que Co­rea del Nor­te lan­zó ha­ce 10 días al mar del Ja­pón —con John Bol­ton de vi­si­ta en Seúl—, o co­mo los que la Guar­dia Re­vo­lu­cio­na­ria ira­ní dis­pa­ró en 2017 con­tra po­si­cio­nes del Es­ta­do Is­lá­mi­co en Siria. Ade­más, du­ran­te es­tos años, Chi­na ha desa­rro­lla­do múl­ti­ples ver­sio­nes de mi­si­les te­rres­tres de al­can­ce in­ter­me­dio que in­co­mo­dan a la Ca­sa Blan­ca y el Krem­lin, pe­ro le han per­mi­ti­do con­so­li­dar su su­pre­ma­cía re­gio­nal.

“A cor­to pla­zo, [la re­ti­ra­da del INF] ape­nas ofre­ce a Washington nue­vas po­si­bi­li­da­des en el plano mi­li­tar”, se­ña­la por te­lé­fono Ol­ga Oli­ker, directora pa­ra Eu­ro­pa y Asia Cen­tral del In­ter­na­tio­nal Cri­sis Group. La in­ves­ti­ga­do­ra ar­gu­men­ta que EE UU ya te­nía ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­nar y uti­li­zar mi­si­les de al­can­ce in­ter­me­dio lan­za­dos por mar o ai­re, ya que el tra­ta­do úni­ca­men­te ve­ta­ba los te­rres­tres. De he­cho, en las úl­ti­mas tres dé­ca­das, mi­si­les es­ta­dou­ni­den­ses de ese ran­go han im­pac­ta­do en Irak, Bos­nia, Su­dán, Af­ga­nis­tán, Siria… “Nin­gún alia­do eu­ro­peo ni asiá­ti­co per­mi­ti­ría hoy el des­plie­gue de mi­si­les es­ta­dou­ni­den­ses en su te­rri­to­rio”, sos­tie­ne Oli­ker. Aun así, el Pen­tá­gono ya ha anun­cia­do que lle­va tiem­po tra­ba­jan­do en una ver­sión te­rres­tre de sus To­mahawk que pre­ten­de tes­tar es­te mis­mo mes.

Con el INF con­ver­ti­do en pa­pel mojado, la ma­yo­ría de ex­per­tos coin­ci­de en que son es­ca­sas las op­cio­nes de que se pro­rro­gue el New START, que li­mi­ta el nú­me­ro de ca­be­zas nu­clea­res des­ple­ga­das por Rusia y EE UU, y

EE UU di­na­mi­tó el acuer­do con Irán y ape­nas ha avan­za­do con Co­rea del Nor­te

ex­pi­ra en fe­bre­ro de 2021, dos se­ma­nas des­pués de que con­clu­ya el man­da­to de Trump. En vir­tud del tra­ta­do, las dos po­ten­cias es­tán so­me­ti­das a un ré­gi­men mu­tuo de cons­tan­tes ins­pec­cio­nes.

Mos­cú lle­va años reite­ran­do su in­te­rés en pro­rro­gar­lo, aun­que pre­ten­de ne­go­ciar al­gu­nas mo­di­fi­ca­cio­nes y am­plia­cio­nes. Una se­ma­na des­pués de su in­ves­ti­du­ra, Pu­tin le pre­gun­tó a Trump por te­lé­fono cuál era su pos­tu­ra con res­pec­to al New START. Tras con­sul­tar bre­ve­men­te con sus asis­ten­tes, el re­pu­bli­cano lo re­pu­dió con el pre­tex­to de que era un pé­si­mo acuer­do ne­go­cia­do por Oba­ma, per­ju­di­cial pa­ra los in­tere­ses de EE UU y muy be­ne­fi­cio­so pa­ra Rusia. Ar­gu­men­tos si­mi­la­res a los que uti­li­zó po­co des­pués pa­ra di­na­mi­tar el pacto nu­clear con Irán, por el que Tehe­rán se com­pro­me­tió a con­ge­lar su pro­gra­ma de de­sa­rro­llo ató­mi­co. En con­se­cuen­cia, los reac­to­res nu­clea­res ira­níes ya en­ri­que­cen ura­nio por en­ci­ma de los lí­mi­tes que fi­ja­ba el pacto. Por su par­te, el diálogo nu­clear con Co­rea del Nor­te no ha da­do más re­sul­ta­do que unas cuan­tas fotos en­tre Trump y Kim Jong-un. Pyong­yang acu­sa a los ne­go­cia­do­res de Trump de te­ner una “ac­ti­tud gans­te­ril”.

En­sa­yos nu­clea­res

El fi­nal del New START abri­ría una era en la que, tras ca­si 50 años, los ar­se­na­les nu­clea­res de EE UU y Rusia no es­ta­rían so­me­ti­dos a nin­gún lí­mi­te o res­tric­ción. Bol­ton de­fien­de que cual­quier ne­go­cia­ción fu­tu­ra de­be in­cluir, sin ex­cep­cio­nes, al res­to de po­ten­cias nu­clea­res (Chi­na, Fran­cia, el Reino Uni­do, Is­rael, Co­rea del Nor­te, la In­dia y Pa­kis­tán). “Si Trump blo­quea la re­no­va­ción del New START da­rá un paso au­to­des­truc­ti­vo”, se­ña­la Reif. El experto cree que un po­ten­cial re­le­vo de­mó­cra­ta en la Ca­sa Blan­ca no ten­dría mar­gen su­fi­cien­te pa­ra ne­go­ciar su am­plia­ción con el Krem­lin.

Tras en­te­rrar el INF, los hal­co­nes de la Ca­sa Blan­ca han acu­sa­do a Rusia de es­tar en­sa­yan­do se­cre­ta­men­te de­to­na­cio­nes de bom­bas ató­mi­cas de es­ca­sa po­ten­cia, vio­lan­do la mo­ra­to­ria de 1992. A di­fe­ren­cia de las acu­sa­cio­nes re­fe­ri­das al INF “res­pal­da­das por la OTAN y nu­me­ro­sos in­ves­ti­ga­do­res”, la ma­yo­ría de ex­per­tos aco­gie­ron con es­cep­ti­cis­mo las de­nun­cias de re­cien­tes en­sa­yos nu­clea­res en el Ár­ti­co ru­so. Al mar­gen de los de Pyong­yang, los úl­ti­mos en­sa­yos nu­clea­res fue­ron los rea­li­za­dos en 1996 por In­dia y Pa­kis­tán.

Un ejem­plo más del des­pre­cio con el que Trump abor­da el con­trol ar­ma­men­tís­ti­co es el es­ta­do ac­tual de la Ofi­ci­na de Es­ta­bi­li­dad Es­tra­té­gi­ca y Po­lí­ti­cas de Di­sua­sión. En­tre des­pi­dos y de­ser­cio­nes, el de­par­ta­men­to en­car­ga­do de las po­lí­ti­cas de desar­me y no pro­li­fe­ra­ción ha per­di­do en dos años el 70% de su plan­ti­lla. Que­dan cua­tro tra­ba­ja­do­res.

Fren­te a es­te som­brío pa­no­ra­ma, han pro­li­fe­ra­do las or­ga­ni­za­cio­nes e ini­cia­ti­vas a fa­vor del desar­me. La Cam­pa­ña pa­ra la Abo­li­ción de las Ar­mas Nu­clea­res (ICAN, por sus si­glas en in­glés) es una de las más des­ta­ca­das. Ga­lar­do­na­da con el No­bel de la Paz en 2017, la pla­ta­for­ma lo­gró que la ONU apro­ba­ra (con 122 vo­tos a fa­vor) el Tra­ta­do so­bre la Prohi­bi­ción de Ar­mas Nu­clea­res. Sin em­bar­go, no se han lo­gra­do las 50 ra­ti­fi­ca­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra que la prohi­bi­ción en­tre en vi­gor pa­ra los paí­ses fir­man­tes. Aun así, el re­cha­zo fron­tal en las po­ten­cias nu­clea­res —con la ex­cep­ción de Je­remy Corbyn, el lí­der de la opo­si­ción bri­tá­ni­ca— da a cor­to pla­zo nu­las op­cio­nes de éxi­to a la ini­cia­ti­va. La coor­di­na­do­ra de ICAN, Bea­tri­ce Fihn, en una en­tre­vis­ta el año pa­sa­do en Madrid, lla­ma­ba a la mo­vi­li­za­ción; a reac­cio­nar an­tes de que la in­dig­na­ción po­pu­lar sea fru­to de un ac­ci­den­te o ata­que nu­clear. Oli­ker, sin em­bar­go, cree que ha­brá que es­pe­rar has­ta que el pá­ni­co nu­clear fuer­ce a ne­go­ciar acuer­dos co­mo los de la Gue­rra Fría.

/ D. S. (GETTY)

John Bol­ton, el miér­co­les en los jar­di­nes de la Ca­sa Blan­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.