Los pro­chi­nos de Hong Kong se ha­cen vi­si­bles

Tras las re­da­das y ad­ver­ten­cias de Pe­kín a quie­nes le desafían, la mi­no­ría que apo­ya a las au­to­ri­da­des, in­clui­dos gru­pos que apa­lea­ron a ma­ni­fes­tan­tes, em­pie­za a al­zar la voz

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL -

ti­ques pa­ra ser re­em­bol­sa­dos”. Va­rios gru­pos de jó­ve­nes que en­ca­ja­ban en el per­fil de los agre­so­res han acu­di­do a la ci­ta, co­man­da­dos por sus ca­be­ci­llas y ata­via­dos por ca­mi­se­tas blan­cas en las que se po­día leer baohu jia­yuan, “pro­te­ger la pa­tria”. Jenny y Jen­ni­fer en un pri­mer mo­men­to di­cen no te­ner na­da que de­cir res­pec­to a las agre­sio­nes a ma­ni­fes­tan­tes, pe­ro acaban lan­zán­do­se. “Aquel lu­gar era una zo­na pa­cí­fi­ca has­ta que lle­ga­ron ellos”, los ma­ni­fes­tan­tes, a los que se re­fie­ren co­mo “las cu­ca­ra­chas”. ¿Por el co­lor ne­gro de su in­du­men­ta­ria? “No, por su ca­pa­ci­dad de ex­ten­der­se”.

Esa hos­ti­li­dad ha­cia los ma­ni­fes­tan­tes des­pués de las dis­tin­tas ad­ver­ten­cias del Go­bierno chino. En la úl­ti­ma se­ma­na ha ele­va­do la re­tó­ri­ca al ama­gar con mo­vi­li­zar al Ejér­ci­to, tal y co­mo re­co­ge el ar­tícu­lo 14 de la Ley Bá­si­ca de Hong Kong, pa­ra aca­bar con las pro­tes­tas con la fuer­za. Con mo­ti­vo de la ce­le­bra­ción del día de las fuer­zas ar­ma­das, la guar­ni­ción del Ejér­ci­to en Hong Kong pu­bli­có un ví­deo pro­mo­cio­nal en el que po­día ver­se có­mo las uni­da­des se en­tre­na­ban pa­ra so­fo­car pro­tes­tas. El ob­je­ti­vo úl­ti­mo de es­tos mo­vi­mien­tos es im­po­ner­se pro­vo­can­do la des­mo­vi­li­za­ción. En esa mis­ma lí­nea em­pie­za a ac­tuar la po­li­cía, que por pri­me­ra vez es­ta se­ma­na ha co­men­za­do a arres­tar a ma­ni­fes­tan­tes, lo que po­dría re­sul­tar en sen­ten­cias de has­ta diez años de cár­cel.

Ju­nius Ho tam­bién ha agi­ta­do la opi­nión pú­bli­ca al de­nun­ciar la in­ter­fe­ren­cia di­rec­ta de paí­ses ex­tran­je­ros, el mis­mo ar­gu­men­ta­rio em­plea­do por Pe­kín. El pa­sa­do jue­ves se pre­sen­tó en una rue­da de pren­sa con fotos de va­rios ex­tran­je­ros sin iden­ti­fi­car, a los que acu­só de ser es­pías. El se­ñor Lai, de 62 años, es­tá con­ven­ci­do de que eso es así. “Es­ta­dos Uni­dos, el Reino Uni­do y Tai­wán es­tán apo­yan­do las pro­tes­tas”. “So­bre to­do Tai­wán”, aña­de, “por­que quie­ren que el pro­yec­to de ‘un país dos sis­te­mas’’ an­tes de que pue­dan apli­cár­se­lo a ellos”.

Pa­ra el se­ñor Lai, los ma­ni­fes­tan­tes son “es­tú­pi­dos”, “gen­te de ni­vel in­te­lec­tual ba­jo que pre­ten­de rom­per Hong Kong”. “No­so­tros”, ase­gu­ra, “so­mos la ma­yo­ría si­len­cio­sa”. Pre­gun­ta­do por la com­pa­ra­ción en­tre la asis­ten­cia a la con­cen­tra­ción de hoy y los ca­si dos mi­llo­nes de per­so­nas que ha­ce un mes sa­lie­ron des­de es­te mis­mo par­que pa­ra pe­dir la re­ti­ra­da la ley de ex­tra­di­ción, in­sis­te: “Una ma­yo­ría si­len­cio­sa”. Las pan­ta­llas co­lo­ca­das en los la­te­ra­les del es­ce­na­rio re­pro­du­cen en bu­cle imá­ge­nes de las agre­sio­nes su­fri­das por los po­li­cías. En un mo­men­to da­do, los asis­ten­tes em­pie­zan a can­tar a voz en gri­to Shi­zis­han, una can­ción ti­tu­la­da co­mo una ro­ca de Hong Kong que tie­ne for­ma de león sen­ta­do y que sim­bo­li­za, ex­pli­ca el se­ñor Lai, que “siem­pre es­ta­rán uni­dos en­ca­ran­do las di­fi­cul­ta­des”. Lo que no di­ce es uni­dos a quién.

/ K. K. H. (REUTERS)

Ma­ni­fes­tan­tes pro­de­mo­cra­cia ca­mi­nan en­tre los ga­ses lan­za­dos por la po­li­cía, ayer en Hong Kong.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.