Ha­ya pi­de pro­tec­ción en Londres pa­ra sus hi­jos y evi­tar un ma­tri­mo­nio for­za­do

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - WAL­TER OPPENHEIME­R,

En el año 2000, la prin­ce­sa Sham­sa Mak­tum, que te­nía en­ton­ces 19 años, se fu­gó de la fin­ca de su pa­dre en Long­cross (Su­rrey, oes­te de Londres), don­de pa­sa­ba el ve­rano. El pa­dre no era un cual­quie­ra: era el je­que Moha­med Bin Ras­hid al Mak­tum, que en 2006 se con­ver­ti­ría en emir de Du­bái. El je­que or­de­nó po­ner en mar­cha una fre­né­ti­ca bús­que­da de su hi­ja en la que se em­plea­ron co­ches, ca­ba­llos y he­li­cóp­te­ros has­ta que la prin­ce­sa fue lo­ca­li­za­da en Cam­brid­ge gra­cias a unas es­cu­chas telefónica­s prac­ti­ca­das en Du­bái a un fa­mi­liar con el que se co­mu­ni­ca­ba la jo­ven. Cua­tro ma­to­nes la lo­ca­li­za­ron, la me­tie­ron en un co­che, la lle­va­ron en he­li­cóp­te­ro a Fran­cia y de allí en, avión pri­va­do, a Du­bái. Allí si­gue.

En fe­bre­ro de 2018, otra hi­ja del emir, la prin­ce­sa La­ti­fa, que te­nía en­ton­ces 32 años, tam­bién in­ten­tó es­ca­par, pe­ro fue in­ter­cep­ta­da por hom­bres ar­ma­dos cuan­do el bar­co en el que huía se acer­ca­ba a la cos­ta de Goa, en la In­dia. Su ca­so se hi­zo cé­le­bre por­que ha­bía de­ja­do gra­ba­do un ví­deo pa­ra que se di­fun­die­ra su dra­ma si fra­ca­sa­ba en su in­ten­to de fu­ga.

Ha­ce unas se­ma­nas fue una de las es­po­sas del je­que, la prin­ce­sa Ha­ya, hi­ja del fa­lle­ci­do rey Hu­sein de Jor­da­nia y la reina Alia, la que em­pren­dió la mar­cha. Pri­me­ro lla­mó la aten­ción su au­sen­cia de las fa­mo­sas ca­rre­ras de As­cot, una ci­ta a la que no sue­le fa­llar por su amor a los ca­ba­llos. Lue­go se di­jo que ha­bía hui­do a Ale­ma­nia o a In­gla­te­rra. A prin­ci­pios de ju­lio se con­fir­mó que la prin­ce­sa, de 45 años y her­ma­na del mo­nar­ca ha­che­mi­ta, se en­con­tra­ba en Londres, don­de ha­bía bus­ca­do re­fu­gio jun­to con sus dos hi­jos, Al Ja­li­la, de 11 años, y Za­yed, de sie­te. El emir, que el mes pa­sa­do cum­plió 70 años, ha pre­sen­ta­do una de­man­da por la cus­to­dia de los ni­ños. Es­ta se­ma­na se han ce­le­bra­do las dos pri­me­ras vis­tas en el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Londres, don­de la prin­ce­sa pi­dió una or­den de pro­tec­ción por ma­tri­mo­nio for­zo­so y otra fren­te a aco­so y ame­na­zas.

Son mu­chas las es­pe­cu­la­cio­nes y po­ca la in­for­ma­ción que ro­dea la mar­cha de la prin­ce­sa, pe­ro su hui­da y la an­te­rior de Sham­sa y La­ti­fa di­bu­jan un pa­trón de con­duc­ta que cues­tio­na los es­fuer­zos del je­que Moha­med Bin Ras­hid al Mak­tum por pa­re­cer un di­ri­gen­te ára­be mo­de­ra­do y mo­derno y pro­yec­tar esa mis­ma ima­gen de Du­bái.

El emir de Du­bái quie­re pa­re­cer un hom­bre mo­derno cuan­do acu­de a su ci­ta anual en As­cot, aun­que es di­fí­cil pa­re­cer mo­derno y ves­tir el tra­di­cio­nal cha­qué y som­bre­ro de co­pa a que obli­ga la ran­cia eti­que­ta del más eli­tis­ta fes­ti­val equino bri­tá­ni­co.

Esa ima­gen ci­vi­li­za­da con­tras­ta con lo que pa­re­ce ser su vi­da dia­ria en Du­bái, con las mujeres de la fa­mi­lia so­me­ti­das a las es­tric­tas le­yes que las so­me­ten a la tu­te­la del hom­bre. En cier­ta me­di­da, el emir de Du­bái pa­re­ce en­fren­tar­se al di­le­ma en­tre el bien y el mal re­la­ta­do por Ro­bert Louis Ste­ven­son: se pa­re­ce al Dr Jekyll en As­cot pe­ro se acer­ca más a Mr Hy­de en Du­bái, don­de las li­ber­ta­des in­di­vi­dua­les y po­lí­ti­cas, tan­to

“Es dia­bó­li­co”, di­ce su hi­ja La­ti­fa en el ví­deo que ex­pli­ca­ba su fu­ga frus­tra­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.