Go­la­zos fe­me­ni­nos

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

No hay vuel­ta atrás, el fút­bol fe­me­nino es un fe­nó­meno im­pa­ra­ble. In­clu­so en Es­pa­ña, don­de su fan­tás­ti­ca pro­gre­sión bien me­re­ce un mar­co ade­cua­do, no so­lo un brin­dis al sol de la Fe­de­ra­ción, que aho­ra tu­te­la­rá la nue­va Li­ga. No bas­ta con que se dé am­pa­ro a una com­pe­ti­ción, sino que las ju­ga­do­ras ten­gan la co­ber­tu­ra pro­fe­sio­nal ne­ce­sa­ria, pa­ra lo que re­sul­ta im­pres­cin­di­ble —y sin de­mo­ra— un con­ve­nio co­lec­ti­vo acor­de con los tiem­pos que con­tem­ple sa­la­rios, ho­ra­rios, ma­ter­ni­dad y otras cues­tio­nes bá­si­cas en to­da re­la­ción la­bo­ral. No es su­fi­cien­te que por fin ellas lle­ven sus nom­bres en la ca­mi­se­ta. Es ho­ra de que se re­gu­le su pro­fe­sión. Es ho­ra de que ellas via­jen en bu­si­ness co­mo ellos. Y pa­ra es­to se re­quie­re del em­pu­je y con­ven­ci­mien­to de to­dos los sec­to­res, en­tes de­por­ti­vos y po­lí­ti­cos, me­dios de co­mu­ni­ca­ción y el pro­pio fút­bol mas­cu­lino. Has­ta el Real Madrid, el más re­ti­cen­te, ya co­ci­na, aun­que a fue­go len­to, al mo­des­to Ta­cón. Y no hay que ol­vi­dar que al­gu­nos de los téc­ni­cos más pres­ti­gio­sos de la ac­tua­li­dad —Er­nes­to Val­ver­de (Ba­rça) y Mauricio Po­chet­tino (Tot­ten­ham)— tam­bién se ins­tru­ye­ron en los ban­qui­llos de equi­pos de mujeres.

Tras años de in­vi­si­bi­li­dad y cas­pa ma­chis­ta, los clu­bes y la se­lec­ción es­pa­ño­la han pro­cu­ra­do un des­pe­gue ex­tra­or­di­na­rio del fút­bol fe­me­nino y han se­du­ci­do a una afi­ción que fes­te­jó con fer­vor el re­cien­te Mun­dial de Fran­cia, o la cla­si­fi­ca­ción del Ba­rça pa­ra la fi­nal de la úl­ti­ma Cham­pions. Pa­ra lle­gar has­ta aquí fue­ron mu­chas las pio­ne­ras que se vie­ron obli­ga­das a dar­se de bru­ces con ba­rre­ras de to­do ti­po en un de­por­te que des­gra­cia­da­men­te tan­to ha pre­su­mi­do de tes­tos­te­ro­na. Hoy ya ni Do­nald Trump pue­de ca­llar a Me­gan Ra­pi­noe, la ac­ti­vis­ta por ex­ce­len­cia del fút­bol fe­me­nino. Gra­cias a ella y a otras an­te­pa­sa­das sin el mis­mo es­ca­pa­ra­te, son mu­chas las que aho­ra re­cla­man con to­do el de­re­cho el al­ta­voz que me­re­cen. Ya no ca­be ha­blar de un Mun­dial de fút­bol fe­me­nino, sino de un Mun­dial fe­me­nino de fút­bol. Y en Es­pa­ña no es su­fi­cien­te con que la Fe­de­ra­ción to­me no­ta. Hay que ac­tuar ya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.