Mag­ní­fi­ca de­sola­ción

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

Pa­ra asal­tar el cie­lo, pa­ra que al­guien pi­sa­ra la Lu­na, hi­zo fal­ta una tra­ve­sía no de días, sino de va­rios si­glos, pues to­do via­je em­pie­za cuan­do la ima­gi­na­ción lo pre­fi­gu­ra. Se po­dría fi­jar el ini­cio del re­cién con­me­mo­ra­do “gran salto pa­ra la hu­ma­ni­dad”, por mar­car una fe­cha, en las no­ches de des­ve­lo du­ran­te las cua­les Ga­li­leo al­zó la vis­ta al cie­lo. “De­ci­dí ol­vi­dar las co­sas te­rre­na­les y ob­ser­var las ce­les­tes”, es­cri­bió en su tra­ta­do Si­de­reus nun­cius. Pro­vis­to de un te­les­co­pio per­fec­cio­na­do por él mis­mo, el cien­tí­fi­co eje­cu­tó ese ges­to sim­ple pe­ro cru­cial ba­jo un fir­ma­men­to sin con­ta­mi­na­ción lu­mí­ni­ca, con­di­ción idó­nea pa­ra dia­lo­gar con los as­tros. Co­rría 1609 cuan­do, en la tran­qui­li­dad del jar­dín de su ca­sa pa­dua­na, ob­ser­vó el ros­tro ru­go­so de la Lu­na y sus ci­ca­tri­ces. Y, sin más, desechó las te­sis que re­ba­tían lo que ha­bía vis­to con sus pro­pios ojos. Si las pre­mi­sas eran erró­neas, lo ca­bal era ha­llar otras.

En el ar­co de tiem­po que va de la ob­ser­va­ción del co­di­cia­do cuerpo ce­les­te al alu­ni­za­je des­cu­bri­mos lo que su­po­nía ser tri­pu­lan­tes de esa frá­gil na­ve en mo­vi­mien­to lla­ma­da pla­ne­ta Tierra. La bús­que­da de pun­tos ele­va­dos pa­ra ad­qui­rir nue­vas pers­pec­ti­vas tie­ne su nó­mi­na de per­so­na­jes ilus­tres. Lo hi­zo Pe­trar­ca al as­cen­der al Mont Ven­to­ux, o Leo­par­di, al ce­rro que le ins­pi­ró El in­fi­ni­to. Lle­ga­ron los avio­nes, y des­de un apa­ra­to pi­lo­ta­do por Saint-Exu­péry, un ho­rro­ri­za­do Le Cor­bu­sier di­vi­só el caos de las ciu­da­des. Si­guió el turno de los cohe­tes. A ojos de los as­tro­nau­tas, nues­tro mun­do es una ca­ni­ca azul sin fron­te­ras ni Es­ta­dos per­cep­ti­bles en la que rue­dan mi­les de mi­llo­nes de vi­das hu­ma­nas. Cuan­do Al Wor­den, pi­lo­to del Apo­lo 15, vol­vió a ca­sa des­pués de su mi­sión, ex­pli­có, co­mo lee­mos en Regreso a la Tierra (Gris Tor­men­ta): “Era más di­fí­cil apren­der a ajus­tar­se a la Tierra que al es­pa­cio”. A los cos­mo­nau­tas les cos­ta­ba trans­mi­tir có­mo se en­ten­dían nues­tros pro­ble­mas tan arri­ba, en ple­na in­gra­vi­dez. Tras po­ner a Ga­ga­rin en ór­bi­ta, se di­ce que Ser­guéi Ko­ro­liov, di­rec­tor del pro­gra­ma es­pa­cial so­vié­ti­co, ma­ni­fes­tó: “De­be­ría­mos ha­ber en­via­do a un poe­ta, no a un pi­lo­to”.

Unas pa­la­bras atri­bui­das al di­rec­tor de vue­lo del Apo­lo 13 du­ran­te la ope­ra­ción de res­ca­te se hi­cie­ron fa­mo­sas: “El fra­ca­so no es una op­ción”. En los días de bús­que­da de con­sen­so en­tre PSOE y UP, no hu­bo un Ge­ne Kranz. So­na­ba la cuen­ta atrás pa­ra el des­pe­gue de la le­gis­la­tu­ra, pe­ro fal­tó in­ven­ti­va pa­ra que el acuer­do cris­ta­li­za­ra. Ne­go­ciar es mo­ver­se de si­tio, apro­xi­mar­se al otro. Am­bos par­ti­dos han ju­ga­do a ser ga­la­xias le­ja­nas, en lu­gar de dos cuer­pos ce­les­tes afi­nes. Ber­tolt Brecht pu­so en bo­ca de Ga­li­leo la si­guien­te afir­ma­ción: el co­me­ti­do de la cien­cia es “ali­viar las fa­ti­gas de la exis­ten­cia”, y a eso de­be­ría as­pi­rar tam­bién la bue­na po­lí­ti­ca. Se echa de me­nos eso que Ni­cho­las Mir­zoeff lla­ma ima­gi­na­ción utó­pi­ca, una res­pues­ta ne­ce­sa­ria, se­gún él, an­te ese som­brío co­ro pa­ra el que no hay al­ter­na­ti­va a la ac­tual po­lí­ti­ca del miedo. La iz­quier­da lle­va un tiem­po ex­tra­via­da en la in­men­si­dad va­cía, co­mo un trans­bor­da­dor es­pa­cial sin in­di­ca­dor de rum­bo. Lo que que­da del si­glo de cie­los to­ma­dos por asal­to, de­cla­ra En­zo Tra­ver­so en Me­lan­co­lía de iz­quier­da (Ga­la­xia Gu­ten­berg), es una mon­ta­ña de rui­nas a la es­pe­ra de ha­cer el due­lo y pre­pa­rar un nue­vo co­mien­zo, que pa­re­ce de­mo­rar­se a un al­to pre­cio. En sen­ti­do fi­gu­ra­do, Sán­chez e Igle­sias han es­ta­do en la lu­na, in­ca­pa­ces de re­cal­cu­lar la ór­bi­ta. En­tre­tan­to, a fal­ta de poe­tas, lo ocu­rri­do en el Con­gre­so se re­su­me en la ex­pre­sión con la que Buzz Al­drin des­cri­bió el pai­sa­je lu­nar a Arms­trong: una mag­ní­fi­ca de­sola­ción.

La iz­quier­da lle­va tiem­po ex­tra­via­da en una in­men­si­dad va­cía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.