La mu­jer que re­sar­ció al so­cia­lis­mo na­va­rro

Ma­ría Chi­vi­te ha lo­gra­do lo que Fe­rraz ve­tó en 2007 al PSN cuan­do lo di­ri­gía su tío Car­los: go­ber­nar en coa­li­ción con los na­cio­na­lis­tas en la co­mu­ni­dad

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - MI­KEL ORMAZABAL,

Ma­ría Chi­vi­te llega a la pre­si­den­cia de Na­va­rra con una frá­gil ma­yo­ría. Su le­gis­la­tu­ra se­rá un cam­po de mi­nas en el que ca­da paso en fal­so ten­drá con­se­cuen­cias más allá de la co­mu­ni­dad fo­ral. Ob­ser­va­da por la opo­si­ción de de­re­chas, por la iz­quier­da aber­tza­le de EH Bil­du y por su pro­pio par­ti­do, Chi­vi­te asu­me el re­to ca­si con el úni­co apo­yo in­con­di­cio­nal de sus más cer­ca­nos. Le­jos que­dan los años fue­ra de los fo­cos, en los que se fo­guea­ba co­mo con­ce­jal o se lu­cía en el Se­na­do, don­de lle­gó a ser pre­mia­da en 2014 co­mo par­la­men­ta­ria re­ve­la­ción.

En es­tos cin­co úl­ti­mos años, su ca­rre­ra po­lí­ti­ca ha da­do un vuel­co, mu­chas ve­ces re­ple­tos de sin­sa­bo­res y frus­tra­cio­nes. Na­ci­da en 1978 en Cin­trué­ni­go (41 años), en la ri­be­ra na­va­rra, se es­tre­nó co­mo con­ce­jal en su pue­blo en­tre 2003 y 2007, pa­ra ir más tar­de, de 2011 a 2013, en Egüés. Afi­lia­da so­cia­lis­ta des­de los 20 años por in­flu­jo de su fa­mi­lia, ob­tu­vo el ac­ta de par­la­men­ta­ria en 2007 y pa­só a ser se­na­do­ra en 2011.

Fue en 2014 cuan­do Chi­vi­te em­pe­zó a to­mar cier­to pro­ta­go­nis­mo. Ese año apo­yó a Eduar­do Ma­di­na en las pri­ma­rias fren­te a Pe­dro Sán­chez. Po­cos me­ses des­pués, el ac­tual pre­si­den­te en fun­cio­nes de­ci­dió fi­char­la co­mo por­ta­voz so­cia­lis­ta en el Se­na­do, car­go que aban­do­nó en ju­nio de 2015. Y en di­ciem­bre se hi­zo con las rien­das del par­ti­do en Na­va­rra tras una tur­bu­len­ta sa­li­da de su an­te­ce­sor, Roberto Ji­mé­nez, quien ha­bía desafia­do a la di­rec­ción fe­de­ral con la fra­se: “El PSOE en Na­va­rra soy yo”. El par­ti­do que en­ton­ces en­ca­be­za­ba Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba im­pu­so un ve­to al PSN de Ji­mé­nez has­ta ha­cer­le desis­tir de pre­sen­tar una mo­ción de cen­su­ra pa­ra des­alo­jar a Yo­lan­da Bar­ci­na (UPN). “Chi­vi­te re­ci­bió una he­ren­cia muy di­fí­cil, pe­ro con­si­guió dar­le la vuel­ta”, re­cuer­dan en su par­ti­do.

No tu­vo un buen es­treno en la po­lí­ti­ca re­gio­nal. En 2015, con ella co­mo car­tel elec­to­ral, el PSN lo­gró uno de sus peo­res re­sul­ta­dos: quin­ta fuer­za en el Par­la­men­to fo­ral. “Que­da­mos co­mo un par­ti­do irre­le­van­te, pe­ro aque­llo fue lo me­jor que nos po­día pa­sar”, re­cuer­da San­tos Cer­dán, se­cre­ta­rio de Coor­di­na­ción Te­rri­to­rial del PSOE y su men­tor po­lí­ti­co. “Es­tas elec­cio­nes no son las tu­yas”, le di­je­ron pa­ra con­so­lar sus pe­nas. To­ca­ba ini­ciar una tran­si­ción complicada que Chi­vi­te con­du­jo, siem­pre ro­dea­da de su nú­cleo de máxima con­fian­za, “con mu­cha fir­me­za y cla­ri­dad de ideas”.

Des­de su elec­ción co­mo se­cre­ta­ria general, de la mano de Cer­dán y Ra­món Al­zó­rriz, su ac­tual nú­me­ro dos, se pro­pu­so po­ner fin a la eta­pa de en­ten­di­mien­to con UPN, por­que “cuan­do es­ta­mos con la de­re­cha la gen­te nos da la es­pal­da”, co­men­ta. “Se em­pe­ñó en­ton­ces en si­tuar el de­ba­te po­lí­ti­co en el eje iz­quier­da-de­re­cha, y des­te­rrar la di­vi­sión cons­ti­tu­cio­na­lis­tas-na­cio­na­lis­tas”, se­ña­lan en su en­torno. Cua­tro años des­pués, en los pa­sa­dos co­mi­cios au­to­nó­mi­cos, ha lo­gra­do sa­car a flo­te las si­glas: se­gun­da fuer­za con 11 es­ca­ños, cua­tro más que en 2015.

Acep­tó asu­mir el re­to de for­mar Go­bierno con una es­tra­te­gia que pa­sa­ba por ne­gar su apo­yo a Na­va­rra Su­ma, la unión de fuer­zas de la de­re­cha, y evi­tar cual­quier pacto con EH Bil­du. La abs­ten­ción de la coa­li­ción aber­tza­le —“a cam­bio de na­da”, in­sis­ten en el PSN— ha re­sul­ta­do fi­nal­men­te cla­ve pa­ra que Chi­vi­te sea presidenta. “Es de esas mujeres na­va­rras que han na­ci­do en una fa­mi­lia so­cia­lis­ta de la Ri­be­ra, don­de el so­cia­lis­mo es más de iz­quier­das y an­tiUPN por la re­pre­sión que se vi­vió allí en la Gue­rra Ci­vil. Es tí­mi­da, pe­ro se cre­ce en el es­tra­do. En las re­la­cio­nes per­so­na­les es dis­tan­te y siem­pre pro­cu­ra es­tar ro­dea­da por su gen­te”, des­cri­be una re­pre­sen­tan­te de Ge­roa Bai, el par­ti­do que in­te­gra al PNV y con el que Chi­vi­te go­ber­na­rá aho­ra en una coa­li­ción que tam­bién in­clu­ye a Po­de­mos.

Ella ha con­se­gui­do lo que su tío Car­los Chi­vi­te no pu­do en 2007, cuan­do fue des­ba­ra­ta­do el in­ten­to de los so­cia­lis­tas de apear a UPN del Eje­cu­ti­vo fo­ral. Ese año, el PSN fue ter­ce­ra fuer­za y es­tu­vo a pun­to de con­quis­tar el Go­bierno na­va­rro tras lle­gar a un pacto con Nafarroa Bai (la coa­li­ción que in­te­gra­ban el PNV y Ara­lar) e IU pa­ra in­ves­tir al so­cia­lis­ta Fer­nan­do Pu­ras. Pe­ro Fe­rraz im­pu­so a Car­los Chi­vi­te (se­cre­ta­rio general en Na­va­rra) que rec­ti­fi­ca­se pa­ra fa­vo­re­cer la elec­ción de Bar­ci­na. Unos me­ses des­pués, el tío de Ma­ría fa­lle­ció víc­ti­ma de un in­far­to ce­re­bral.

En las fi­las de su par­ti­do po­nen de re­lie­ve que Chi­vi­te ha lo­gra­do “sa­car a EH Bil­du del Go­bierno” de Na­va­rra —en la pa­sa­da le­gis­la­tu­ra for­ma­ba par­te del equi­po de Uxue Bar­kos—. Y re­cuer­dan que en 1991 (ese año ETA cau­só 46 muer­tos, in­clui­do el aten­ta­do con­tra la ca­sa cuar­tel de Vic), UPN y He­rri Ba­ta­su­na vo­ta­ron jun­tos con­tra la can­di­da­tu­ra del PSN a la pre­si­den­cia de Na­va­rra, lo que per­mi­tió que Juan Cruz Alli (UPN) fue­se in­ves­ti­do por el pro­ce­di­mien­to au­to­má­ti­co.

Chi­vi­te es ma­dre de una ni­ña. Su pa­re­ja es hi­jo de un his­tó­ri­co so­cia­lis­ta que ha si­do al­cal­de du­ran­te 16 años. Li­cen­cia­da en So­cio­lo­gía por la Uni­ver­si­dad Pú­bli­ca de Na­va­rra, ha tra­ba­ja­do co­mo téc­ni­ca de em­pleo, con­sul­to­ra y en el ga­bi­ne­te de so­cio­lo­gía de UGT, des­de don­de dio el salto la po­lí­ti­ca. Ella se au­to­de­fi­ne co­mo “in­con­for­mis­ta y so­ña­do­ra”, dos cua­li­da­des po­co úti­les en el cam­po de mi­nas en el que se aden­tra.

/ L. RI­CO

Ma­ría Chi­vi­te, en su in­ves­ti­du­ra el pa­sa­do vier­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.