El blo­queo po­lí­ti­co ele­va la ten­sión por las de­ci­sio­nes de un Po­der Ju­di­cial en fun­cio­nes

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - RE­YES RIN­CÓN,

La in­ves­ti­du­ra fra­ca­sa­da de Pe­dro Sán­chez ale­ja la po­si­bi­li­dad de re­no­var a cor­to pla­zo el Con­se­jo General del Po­der Ju­di­cial (CGPJ), cu­yos miem­bros es­tán en fun­cio­nes des­de el pa­sa­do di­ciem­bre. An­te es­te es­ce­na­rio, en­tre las aso­cia­cio­nes ju­di­cia­les y den­tro del pro­pio Con­se­jo se han acen­tua­do

El Po­der Ju­di­cial se ha con­ver­ti­do en uno de los úl­ti­mos ves­ti­gios del bi­par­ti­dis­mo. Su com­po­si­ción ac­tual obe­de­ce al ta­ble­ro po­lí­ti­co de 2013, cuan­do fue­ron nom­bra­dos los vo­ca­les ac­tua­les. El PP go­ber­na­ba con ma­yo­ría ab­so­lu­ta y po­pu­la­res y so­cia­lis­tas se re­par­tían 296 de los 350 es­ca­ños del Con­gre­so. Des­de en­ton­ces se han ce­le­bra­do tres elec­cio­nes que han di­na­mi­ta­do ese es­ce­na­rio y el país va ca­mino de unas cuar­tas si no hay acuer­do pa­ra in­ves­tir al so­cia­lis­ta Pe­dro Sán­chez.

“Es­ta­mos ha­cien­do nom­bra­mien­tos con arre­glo a una ma­yo­ría que no tie­ne na­da que ver con la com­po­si­ción ac­tual de las Cá­ma­ras. Ha cam­bia­do to­do y hay par­ti­dos con otra sen­si­bi­li­dad que ni si­quie­ra es­tán re­pre­sen­ta­dos”, afir­ma la vo­cal Sáez, que es­tá de­jan­do por es­cri­to sus ar­gu­men­tos con­tra las de­ci­sio­nes del ór­gano de go­bierno de los jue­ces pre­sen­tan­do un vo­to par­ti­cu­lar a ca­da acuer­do del pleno.

En esos es­cri­tos, la vo­cal, que es le­tra­da de la Ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia y el úni­co miem­bro del Con­se­jo a pro­pues­ta de IU, cues­tio­na que un ór­gano con el las dis­cre­pan­cias so­bre có­mo ges­tio­nar la in­te­ri­ni­dad: el Con­se­jo de­fien­de su le­gi­ti­mi­dad, pe­ro tres de las cua­tro aso­cia­cio­nes le re­pro­chan que ha­ya apro­ba­do la re­no­va­ción de ca­si 40 car­gos dis­cre­cio­na­les. So­lo una de los 21 miem­bros del CGPJ, Con­cep­ción Sáez, dis­cre­pa de es­ta te­sis y es­tá vo­tan­do con­tra los nue­vos nom­bra­mien­tos.

man­da­to cum­pli­do es­té le­gi­ti­ma­do pa­ra apro­bar las ba­ses que ri­gen los nom­bra­mien­tos dis­cre­cio­na­les; unas ba­ses que, ade­más, cree inade­cua­das por­que no se ci­ñen a la nor­ma que re­gu­la la pro­vi­sión de es­tas pla­zas. “Es­tar en fun­cio­nes no pue­de sig­ni­fi­car es­tar en ple­ni­tud de fun­cio­nes. Creo que de­be­ría­mos au­to­li­mi­tar­nos”, afir­ma Sáez en con­ver­sa­ción con EL PAÍS. La vo­cal cree que el ac­tual Po­der Ju­di­cial de­be­ría abs­te­ner­se de to­mar los dos ti­pos de de­ci­sio­nes que es­tán ve­ta­dos pa­ra un Go­bierno en fun­cio­nes: las de ca­rác­ter dis­cre­cio­nal y las de ca­rác­ter po­lí­ti­co. “Y es­ta­mos ha­cien­do nom­bra­mien­tos don­de pre­ci­sa­men­te con­flu­yen es­tas dos ca­rac­te­rís­ti­cas”, ase­gu­ra.

En los úl­ti­mos me­ses, el Con­se­jo ha apro­ba­do la re­no­va­ción de ca­si 40 car­gos dis­cre­cio­na­les, des­de pre­si­den­cias de Au­dien­cias Pro­vin­cia­les y Tri­bu­na­les Su­pe­rio­res de Jus­ti­cia au­to­nó­mi­cos a la pre­si­den­cia de la Au­dien­cia Na­cio­nal y la Sa­la de lo Pe­nal del Tri­bu­nal Su­pre­mo. Tam­bién la elec­ción de va­rios ma­gis­tra­dos del al­to tri­bu­nal, que son pla­zas vi­ta­li­cias.

Fuen­tes ofi­cia­les del Con­se­jo

de­fien­den que la Ley Or­gá­ni­ca del Po­der Ju­di­cial so­lo prohí­be al Con­se­jo en fun­cio­nes ele­gir a su pre­si­den­te. Se­gún es­tas fuen­tes, el ór­gano no ha con­si­de­ra­do ne­ce­sa­rio bus­car fór­mu­las pa­ra pro­rro­gar las pre­si­den­cias que ter­mi­na­ban man­da­to y la de­ci­sión no va en de­tri­men­to del pró­xi­mo Con­se­jo por­que es­te va a po­der ha­cer to­dos los nom­bra­mien­tos que co­rres­pon­dan a sus cin­co años en el car­go. Res­pec­to a las pla­zas de ma­gis­tra­dos del Su­pre­mo que se que­da­ban va­can­tes por ju­bi­la­ción, el Con­se­jo ale­ga la ne­ce­si­dad de ocu­par­las cuan­to an­tes pa­ra evi­tar que la jus­ti­cia “se pa­ra­li­ce”.

Las aso­cia­cio­nes Fran­cis­co de Vi­to­ria (al­re­de­dor de 800 afi­lia­dos) y Jue­zas y Jue­ces pa­ra la De­mo­cra­cia (unos 525) ad­mi­ten que la ley no im­pi­de a los vo­ca­les del Po­der Ju­di­cial se­guir nom­bran­do car­gos, pe­ro con­si­de­ran que es­tas de­ci­sio­nes es­tán “vi­cia­das”. Es­tas dos aso­cia­cio­nes es­tán re­cu­rrien­do al Su­pre­mo to­dos los nom­bra­mien­tos. La Aso­cia­ción Pro­fe­sio­nal de la Ma­gis­tra­tu­ra, la más nu­me­ro­sa (al­re­de­dor de 1.330 miem­bros) y de ten­den­cia con­ser­va­do­ra, no es­tá im­pug­nan­do las de­ci­sio­nes del Con­se­jo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.