Una con­ju­ra pa­ra ro­bar se­cre­tos a Co­rea del Nor­te

La in­ves­ti­ga­ción po­li­cial ha­lla nue­vos in­di­cios de la su­pues­ta vin­cu­la­ción de los asal­tan­tes con el Go­bierno de EE UU

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - PATRICIA OR­TE­GA DOLZ,

A me­di­da que pa­sa­ban los días, los po­li­cías es­pa­ño­les fue­ron do­tan­do de sen­ti­do a aquel he­cho in­só­li­to: un gru­po de diez hom­bres ha­bía asal­ta­do vio­len­ta­men­te y a ple­na luz del día el vier­nes 22 de fe­bre­ro de 2019 la se­de de la Em­ba­ja­da de Co­rea del Nor­te en Madrid, lle­ván­do­se ma­te­rial cla­si­fi­ca­do en or­de­na­do­res y dis­cos du­ros, y de­jan­do he­ri­dos, amor­da­za­dos y maniatados a sus sie­te mo­ra­do­res: el de­le­ga­do co­mer­cial, Yun-Sok So, su mu­jer y su hi­jo pe­que­ño; otros tres em­plea­dos de la em­ba­ja­da y la es­po­sa de uno de ellos. Pe­se a la con­fu­sión ini­cial, los agen­tes de la Bri­ga­da Pro­vin­cial de In­for­ma­ción de la Po­li­cía Na­cio­nal pron­to se die­ron cuen­ta de que se en­fren­ta­ban a un “ca­so de es­pio­na­je in­ter­na­cio­nal”, con “un comando de pro­fe­sio­na­les” que usa­ba “ar­tes de gue­rri­lla”, te­nía una “po­de­ro­sa in­fra­es­truc­tu­ra y lo­gís­ti­ca”, y con­ta­ba “con plan a, b y c”.

Los in­ves­ti­ga­do­res tar­da­ron unas ho­ras en iden­ti­fi­car al ca­be­ci­lla, Adrian Hong Chang, nor­co­reano de 35 años con pa­sa­por­te me­xi­cano y re­si­den­cia en Nue­va York que —se­gún los da­tos re­ca­ba­dos en la in­ves­ti­ga­ción— da con­fe­ren­cias en la Aca­de­mia Mi­li­tar es­ta­dou­ni­den­se de West Point, se ha fo­to­gra­fia­do en la Ca­sa Blan­ca con los pre­si­den­tes Clin­ton, Bush y Oba­ma co­mo ac­ti­vis­ta de los de­re­chos hu­ma­nos y fun­da­dor de la aso­cia­ción Free Jo­seon (Co­rea li­bre), y es­cri­be ar­tícu­los en The New York Ti­mes. Aun­que su abo­ga­do es Lee Wo­losky, el mis­mo que de­fen­dió a la directora de la CIA, Gi­na Has­pel, en un pro­ce­so so­bre tor­tu­ras en Tai­lan­dia, su ima­gen apa­re­ce aho­ra jun­to a un car­tel de Wan­ted (se bus­ca). “Ha to­ma­do las me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra per­ma­ne­cer a sal­vo tras la or­den de de­ten­ción de la jus­ti­cia es­pa­ño­la”, re­co­no­cía el abo­ga­do Wo­losky el pa­sa­do ma­yo a EL PAÍS.

La rá­pi­da iden­ti­fi­ca­ción po­li­cial de Hong no im­pi­dió que cul­mi­na­se su mi­sión: pe­se a las sor­pre­sas e im­pre­vis­tos —los diez asal­tan­tes hu­ye­ron fi­nal­men­te en taxi—, to­dos estaban ya de vuel­ta en Es­ta­dos Uni­dos al día si­guien­te del asal­to, tras to­mar un vue­lo en Lis­boa con des­tino a Nue­va Jer­sey.

A los cin­co días del ata­que, la po­li­cía com­ple­ta­ba la lis­ta de nom­bres del res­to de par­ti­ci­pan­tes, en­tre los que es­ta­ba el ex­ma­ri­ne Ch­ris­top­her Phi­lip Ahn, que tra­ba­jó co­mo je­fe de ope­ra­cio­nes en mi­sio­nes en Irak y Af­ga­nis­tán en­tre 2000 y 2006 y que —se­gún su cu­rrí­cu­lum— des­de 2018 es di­rec­tor general de FO Stra­tegy Group, una su­pues­ta con­sul­to­ría de­di­ca­da a de­fi­nir ob­je­ti­vos crí­ti­cos y crear es­tra­te­gias em­pre­sa­ria­les. Ha pa­ga­do una fian­za de 1,4 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra sa­lir de la pri­sión fe­de­ral de Los Án­ge­les (Ca­li­for­nia), des­pués de ser de­te­ni­do en la ca­sa de Hong en esa ciu­dad de la cos­ta oes­te es­ta­dou­ni­den­se en apli­ca­ción de la re­cla­ma­ción ju­di­cial es­pa­ño­la. Otro de los asal­tan­tes es un po­pu­lar blog­ger nor­te­ame­ri­cano de 25 años y ori­gen sur­co­reano lla­ma­do Cheol Woo Ryu. Tam­bién fue­ron iden­ti­fi­ca­dos un sur­co­reano de 24 años lla­ma­do Woo­ran Lee y un nor­co­reano con na­cio­na­li­dad es­ta­dou­ni­den­se de 29 años que res­pon­de al nom­bre de Sam Ryu, aun­que sin víncu­los fa­mi­lia­res con el otro Ryu, se­gún las mis­mas fuen­tes po­li­cia­les. To­dos es­tán fu­ga­dos, em­pe­zan­do por el ca­be­ci­lla Hong, que su­pues­ta­men­te en­tre­gó al FBI el ma­te­rial ro­ba­do en la em­ba­ja­da de Madrid y se en­tre­vis­tó en va­rias oca­sio­nes con sus agen­tes.

De mo­men­to, y a la es­pe­ra de se­guir con­fir­man­do da­tos de to­dos los de­más iden­ti­fi­ca­dos, el juez de la Au­dien­cia Na­cio­nal José de la Ma­ta ha emi­ti­do ór­de­nes in­ter­na­cio­na­les de de­ten­ción con­tra es­tos cin­co, si­tuan­do al Go­bierno ame­ri­cano en una complicada te­si­tu­ra.

No obs­tan­te, el lla­ma­ti­vo epi­so­dio, acae­ci­do días an­tes de la fra­ca­sa­da cum­bre pa­ra la des­nu­clea­ri­za­ción en­tre el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, Do­nald Trump, y su ho­mó­lo­go Kim Jong-un, el 27 y 28 de fe­bre­ro en Ha­nói (Viet­nam), no ha da­do lu­gar ni a un ama­go de con­flic­to di­plo­má­ti­co. En to­do mo­men­to, y pe­se a que —se­gún los in­ves­ti­ga­do­res— se tra­ta de “uno de los epi­so­dios más gra­ves ocu­rri­dos con­tra una em­ba­ja­da en sue­lo es­pa­ñol”, se ha man­te­ni­do un in­quie­tan­te si­len­cio del Go­bierno es­pa­ñol y el es­ta­dou­ni­den­se, al igual que del co­reano.

Los ser­vi­cios se­cre­tos es­pa­ño­les y la po­li­cía con­clu­ye­ron que los asal­tan­tes estaban vin­cu­la­dos con la CIA, el ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia nor­te­ame­ri­cano. De ser así, se tra­ta­ría de una ac­tua­ción “inad­mi­si­ble” por par­te de un país alia­do, se­gún las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las. Los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia es­ta­dou­ni­den­ses ha

La po­li­cía ha iden­ti­fi­ca­do a un po­pu­lar blo­gue­ro en­tre los ata­can­tes

El lí­der del gru­po te­nía fotos con Clin­ton, Bush y Oba­ma

/ TWIT­TER DEL JO­SEON INSTITUTE

Adrian Hong Chang (de os­cu­ro) en un se­mi­na­rio de co­rea­nos y es­ta­dou­ni­den­ses en West­point.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.