Cien­tí­fi­cos de éli­te, re­cha­za­dos por la Uni­ver­si­dad es­pa­ño­la

La agen­cia eva­lua­do­ra del Mi­nis­te­rio de Cien­cia des­car­ta pa­ra ejer­cer co­mo pro­fe­so­res y ca­te­drá­ti­cos a in­ves­ti­ga­do­res que cuen­tan con ayu­das eu­ro­peas mi­llo­na­rias “Me to­mé a ri­sa las ra­zo­nes y desis­tí”

El País (País Vasco) - - CIENCIA - MA­NUEL ANSEDE,

La in­ge­nie­ra de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes Iva­na Ga­su­lla for­ma par­te de la éli­te cien­tí­fi­ca eu­ro­pea. Su equi­po desa­rro­lla una fi­bra óp­ti­ca ul­tra­rrá­pi­da pa­ra in­cre­men­tar la ve­lo­ci­dad de co­ne­xión a In­ter­net. En 2017, el Con­se­jo Eu­ro­peo de In­ves­ti­ga­ción le con­ce­dió una de sus pres­ti­gio­sas ayu­das de dos mi­llo­nes de eu­ros —una Con­so­li­da­tor Grant— pa­ra pro­se­guir sus tra­ba­jos, cuan­do te­nía 36 años. Sin em­bar­go, en 2018, Ga­su­lla so­li­ci­tó ser acre­di­ta­da co­mo pro­fe­so­ra ti­tu­lar de la Uni­ver­si­dad es­pa­ño­la. Y fue re­cha­za­da por la Agen­cia Na­cio­nal de Eva­lua­ción de la Ca­li­dad y Acre­di­ta­ción (Aneca), el or­ga­nis­mo en­car­ga­do de ga­ran­ti­zar la ca­li­dad del sis­te­ma uni­ver­si­ta­rio es­pa­ñol.

“Un pre­mio No­bel no po­dría acre­di­tar­se por la Aneca”, afir­ma Ga­su­lla, in­ves­ti­ga­do­ra de la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca de Va­len­cia. La in­ge­nie­ra cuen­ta que ha re­ci­bi­do ofer­tas de uni­ver­si­da­des eu­ro­peas pa­ra mu­dar­se a ellas con pla­za fi­ja, pe­ro en Es­pa­ña el sis­te­ma es muy di­fe­ren­te. Pa­ra po­der com­pe­tir por un pues­to de pro­fe­sor o ca­te­drá­ti­co es im­pres­cin­di­ble re­ci­bir an­tes el vis­to bueno de la Aneca, ads­cri­ta al Mi­nis­te­rio de Cien­cia.

Se­gún los cri­te­rios de la agen­cia, Ga­su­lla no ser­vía pa­ra ser pro­fe­so­ra ti­tu­lar por­que so­la­men­te ha­bía da­do 100 ho­ras de cla­ses. “Me pe­dían al me­nos 450 ho­ras. En otros paí­ses no exis­te es­ta acre­di­ta­ción, pe­ro aquí cuen­tan las ho­ras al pe­so. Es­tán pe­na­li­zan­do a in­ves­ti­ga­do­res real­men­te buenos”, de­nun­cia la in­ge­nie­ra.

Ga­su­lla no es un ca­so ais­la­do. En la jer­ga cien­tí­fi­ca ya hay un tér­mino pa­ra es­tos in­ves­ti­ga­do­res aplas­ta­dos por el sis­te­ma: los aneca­dos. “La car­ta de re­cha­zo de la Aneca me lle­gó a fi­na­les de mar­zo de 2014. En ju­lio de ese mis­mo año sa­qué la pla­za en la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge”, cuen­ta Da­cia Vie­jo, del de­par­ta­men­to de Ar­queo­lo­gía de la ins­ti­tu­ción bri­tá­ni­ca. Cuan­do la Aneca cer­ti­fi­có su “eva­lua­ción ne­ga­ti­va” pa­ra po­der ser una pro­fe­so­ra con­tra­ta­da en Es­pa­ña, ya ha­bía coor­di­na­do jun­to a otra co­le­ga un pro­yec­to eu­ro­peo de 1,2 mi­llo­nes de eu­ros so­bre la re­cons­truc­ción del pa­tri­mo­nio cul­tu­ral tras las gue­rras.

De­ce­nas de aneca­dos se han pues­to en con­tac­to con EL PAÍS tras la pu­bli­ca­ción es­ta se­ma­na del ca­so del fí­si­co Juan An­to­nio Agui­lar, re­cha­za­do por la Aneca pa­ra ser ca­te­drá­ti­co pe­se a ser uno de los 25 cien­tí­fi­cos más ci­ta­dos de Es­pa­ña. Los afec­ta­dos cri­ti­can la pre­sun­ta ar­bi­tra­rie­dad de la agen­cia de eva­lua­ción y que se va­lo­ren las ho­ras de do­cen­cia al pe­so, co­mo si fue­ran pi­lo­tos de avión. Un in­for­me ela­bo­ra­do por la So­cie­dad de Cien­tí­fi­cos Es­pa­ño­les en Reino Uni­do de­nun­cia ade­más que “los cri­te­rios de pun­tua­ción no son trans­pa­ren­tes”.

“La idea de la Aneca era bue­na, pa­ra fi­jar unos mí­ni­mos de ca­li­dad, pe­ro se ha per­ver­ti­do”, opi­na el ecó­lo­go Fer­nan­do Maes­tre, que de­fi­ne su ca­so co­mo “san­gran­te”. En 2011, so­li­ci­tó a la Aneca la acre­di­ta­ción pa­ra po­der op­tar a una pla­za de ca­te­drá­ti­co. Fue des­car­ta­do por no te­ner su­fi­cien­tes ho­ras de do­cen­cia y por fal­ta de ex­pe­rien­cia di­ri­gien­do pro­yec­tos na­cio­na­les, se­gún re­la­ta. Sin em­bar­go, el ecó­lo­go lle­va­ba des­de 2008 coor­di­nan­do “Hay tal di­so­nan­cia que el sis­te­ma es­pa­ñol y el in­ter­na­cio­nal son irre­con­ci­lia­bles”, zan­ja el fi­ló­lo­go Pa­blo Val­di­via. En 2009, in­ten­tó acre­di­tar­se co­mo pro­fe­sor ayu­dan­te doc­tor por la Aneca, pe­ro los eva­lua­do­res con­si­de­ra­ron que su cu­rrí­cu­lum era po­co in­ter­na­cio­nal, por­que ha­bía desa­rro­lla­do su ca­rre­ra bá­si­ca­men­te en Reino Uni­do. “Me lo to­mé a ri­sa y desis­tí”, re­cuer­da. Con 34 años lo­gró la pla­za de ca­te­drá­ti­co de Cul­tu­ra Eu­ro­pea en la Uni­ver­si­dad de Gro­nin­gen (Paí­ses Ba­jos), “con car­ta blan­ca pa­ra for­mar un equi­po de 20 per­so­nas”. un pro­yec­to pre­mia­do con una ayu­da Star­ting Grant de 1,4 mi­llo­nes de eu­ros del Con­se­jo Eu­ro­peo de In­ves­ti­ga­ción.

“Mi cu­rrí­cu­lum cu­bría con cre­ces el ni­vel que se es­pe­ra de un ca­te­drá­ti­co y su­pe­ra­ba al de más del 90% de ca­te­drá­ti­cos de mi área”, afir­ma Maes­tre. Dos años más tar­de, con ape­nas 200 ho­ras más de cla­se, sí su­peró la eva­lua­ción de la Aneca. “Yo es­tu­ve a pun­to de de­jar la Uni­ver­si­dad es­pa­ño­la y otros mu­chos se irán”, sos­tie­ne. Maes­tre, aho­ra en la Uni­ver­si­dad de Ali­can­te, lo­gró en 2014 una Con­so­li­da­tor Grant de dos mi­llo­nes de eu­ros pa­ra con­ti­nuar sus in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co en las zo­nas ári­das.

“Los que te­ne­mos una ayu­da del Con­se­jo Eu­ro­peo de In­ves­ti­ga­ción to­ca­mos cual­quier puer­ta de una uni­ver­si­dad eu­ro­pea y nos la abren. En Es­pa­ña nos la cie­rran en las na­ri­ces”, ase­gu­ra Maes­tre.

“El sis­te­ma nos ex­pul­sa”

Los cien­tí­fi­cos con es­tas ayu­das mi­llo­na­rias son muy co­di­cia­dos por­que son la éli­te y por­que las asig­na­cio­nes son no­mi­na­ti­vas: si fi­chan por otra uni­ver­si­dad, el di­ne­ro se va con ellos. “El sis­te­ma es­pa­ñol nos ex­pul­sa. Se va­lo­ra la an­ti­güe­dad y acu­mu­lar ho­ras de cla­se, la can­ti­dad en vez de la ca­li­dad”, sen­ten­cia el ecó­lo­go.

“La Aneca apo­ya sus re­so­lu­cio­nes en dos pi­la­res: la nor­ma­ti­va vi­gen­te y la ex­pe­rien­cia y co­no­ci­mien­to de los co­mi­tés de acre­di­ta­ción ele­gi­dos por sor­teo en­tre pro­fe­so­res cu­yo cu­rrí­cu­lum es in­cues­tio­na­ble y de máxima ca­li­dad”, de­fien­de el di­rec­tor de la agen­cia, José Ar­náez. “La ex­pe­rien­cia do­cen­te es un pa­rá­me­tro fun­da­men­tal a la ho­ra de va­lo­rar los mé­ri­tos de un pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio”, ar­gu­men­ta.

Ar­náez sub­ra­ya que, se­gún un real de­cre­to de 2015, “en de­ter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias, con un ex­ce­len­te cu­rrí­cu­lum in­ves­ti­ga­dor, no es ne­ce­sa­rio exigir un tiem­po mí­ni­mo de ex­pe­rien­cia do­cen­te”, por lo que “tam­po­co es acer­ta­do de­cir que el sis­te­ma ac­tual es un freno a la in­ter­na­cio­na­li­za­ción”.

Mu­chos aneca­dos dis­cre­pan. El neer­lan­dés Henk Bo­link so­li­ci­tó ser acre­di­ta­do co­mo ca­te­drá­ti­co en 2011 y en 2018. Las dos ve­ces fue re­cha­za­do por la Aneca. El in­ves­ti­ga­dor, de la Uni­ver­si­dad de Va­len­cia, ha re­ci­bi­do es­te año una ayu­da Ad­van­ced Grant del Con­se­jo Eu­ro­peo de In­ves­ti­ga­ción, do­ta­da con 2,5 mi­llo­nes, pa­ra sus van­guar­dis­tas de­sa­rro­llos de dis­po­si­ti­vos LED y cé­lu­las so­la­res.

“Me die­ron el ar­gu­men­to de que no al­can­zo el mí­ni­mo en do­cen­cia”, ex­pli­ca Bo­link. La vi­ce­rrec­to­ra de in­ves­ti­ga­ción de la Uni­ver­si­dad de Va­len­cia, Pi­lar Cam­pins, es­cri­bió el 1 de di­ciem­bre de 2017 a la Aneca pa­ra ex­pli­car que Bo­link no ha­bía po­di­do acu­mu­lar tiem­po de cla­se por­que su con­tra­to li­mi­ta­ba su ac­ti­vi­dad do­cen­te a 60 ho­ras al año. “La Aneca no lo con­si­de­ró”, la­men­ta el neer­lan­dés, que co­la­bo­ra con em­pre­sas co­mo Os­ram y Air­bus y en 2016 ga­nó el Pre­mio a la Ex­ce­len­cia In­ves­ti­ga­do­ra de la Real So­cie­dad Es­pa­ño­la de Quí­mi­ca.

/ MIGUEL ÁNGEL PO­LO

Iva­na Ga­su­lla, in­ge­nie­ra de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y re­cha­za­da por el ANECA co­mo pro­fe­so­ra, en Va­len­cia.

Fer­nan­do Maes­tre, Da­cia Vie­jo y Henk Bo­link, afec­ta­dos por el sis­te­ma de ac­ce­so a la Uni­ver­si­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.