El Barcelona cie­rra el tras­pa­so de Ju­nior

El la­te­ral zur­do llega por 25 mi­llo­nes pro­ce­den­te del Be­tis, don­de pa­só de Ter­ce­ra a ser cam­peón eu­ro­peo sub-21 en año y me­dio

El País (País Vasco) - - DEPORTES - RA­FAEL PI­NE­DA,

El Barcelona y el Be­tis han ce­rra­do el tras­pa­so del la­te­ral iz­quier­do Ju­nior al con­jun­to ca­ta­lán. Er­nes­to Val­ver­de ten­drá así fut­bo­lis­ta que que­ría pa­ra ha­cer­le com­pe­ten­cia a Jor­di Al­ba a cam­bio de 25 mi­llo­nes de eu­ros (un fi­jo de 18 es­te año más sie­te el pró­xi­mo). Ade­más, se con­tem­plan cin­co mi­llo­nes más co­mo va­ria­bles en la ope­ra­ción. Ju­nior pe­ga un salto en su tra­yec­to­ria ape­nas un año y me­dio des­pués de ha­ber de­bu­ta­do en Pri­me­ra y tras pro­cla­mar­se el pa­sa­do mes cam­peón de Eu­ro­pa sub-21 con la se­lec­ción es­pa­ño­la. El za­gue­ro se con­vier­te en el cuar­to fi­cha­je de la ac­tual tem­po­ra­da tras los de Ne­to, De Jong y Griez­mann.

La his­to­ria de Ju­nior co­mien­za cuan­do los téc­ni­cos del Be­tis se que­da­ron asom­bra­dos en la úl­ti­ma jor­na­da de la tem­po­ra­da 2013-14. El Puer­to Ma­la­gue­ño vi­si­ta­ba la ciu­dad deportiva del con­jun­to an­da­luz y el pri­mer equi­po ju­ve­nil ver­di­blan­co su­frió las aco­me­ti­das de un la­te­ral iz­quier­do de enor­mes pres­ta­cio­nes. Ju­nior Fir­po (San­to Do­min­go; 1996) fue fi­cha­do por el Be­tis y co­men­zó una ca­rre­ra que le ha lle­va­do a aca­bar en el Barcelona. Ju­nior emi­gró con su fa­mi­lia sien­do un ni­ño de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. Su pa­dre in­sis­tió en que ju­ga­ra al fút­bol co­mo un mé­to­do de in­te­gra­ción. A Ju­nior no le gus­ta­ba un de­por­te que le era ex­tra­ño en su ni­ñez ca­ri­be­ña. La in­sis­ten­cia de su pa­dre, ma­dri­dis­ta acé­rri­mo, ha aca­ba­do por cam­biar­le la vi­da.

“A mí me bas­ta­ron dos en­tre­na­mien­tos pa­ra dar­me cuen­ta del tre­men­do po­ten­cial de Ju­nior. Tie­ne la me­jor vir­tud po­si­ble en un fut­bo­lis­ta de éli­te co­mo es la de te­ner una ca­be­za muy bien amue­bla­da. Es el ar­tis­ta que se cre­ce a me­di­da que ac­túa en un es­ce­na­rio ma­yor. Lo ha­rá bien en el Barcelona”, acla­ra José Juan Ro­me­ro, aho­ra en el Ceuta y en­tre­na­dor de Ju­nior dos años y me­dio en el Be­tis De­por­ti­vo, fi­lial del con­jun­to bé­ti­co. “Ade­más de su ma­du­rez men­tal, tie­ne po­ten­cia, ve­lo­ci­dad, va bien por arri­ba, al­go im­por­tan­te en un la­te­ral, y ex­ce­len­te gol­peo de ba­lón. In­clu­so tie­ne gol”, aña­de Ro­me­ro.

Ju­nior de­bu­ta con el pri­mer equi­po del Be­tis el 12 de fe­bre­ro de 2018 en Ria­zor. Da el pa­se de gol a Lo­ren que su­po­ne el triun­fo an­da­luz. Una se­ma­na des­pués, da otro pa­se de gol en el cho­que fren­te al Madrid. Qui­que Se­tién de­ci­de que­dár­se­lo en la pri­me­ra plan­ti­lla. “Es un fut­bo­lis­ta con un po­ten­cial enor­me. Ha te­ni­do en es­tos dos años con­mi­go al­gu­nos al­ti­ba­jos, pe­ro es al­go nor­mal por su ju­ven­tud y el enor­me salto que ha da­do des­de Ter­ce­ra Di­vi­sión pa­ra com­pe­tir en un equi­po co­mo el Be­tis”, se­ña­la

La tem­po­ra­da em­pie­za en el Camp Nou con una no­ti­cia sor­pren­den­te: a Jo­sep Ma­ria Bar­to­meu le ha da­do un ata­que de im­por­tan­cia en ca­li­dad de pre­si­den­te del Ba­rça. Ha si­do tan ines­pe­ra­do que aún no fue des­ci­fra­do, sino que ha si­do des­ca­li­fi­ca­do por la crí­ti­ca y la opo­si­ción, con­si­de­ra­do te­me­ra­rio, pro­pio de quien ha de­ci­di­do ti­rar la ca­sa por la ven­ta­na, el anun­cio de una quie­bra, pa­la­bra de La­por­ta en una en­tre­vis­ta en ABC.

A fal­ta de sa­ber si se tra­ta de un ejer­ci­cio de ex­hi­bi­cio­nis­mo o por el con­tra­rio de res­pon­sa­bi­li­dad, se sa­be en cual­quier ca­so que el man­da­ta­rio azul­gra­na se can­só de ser nin­gu­nea­do: en oca­sio­nes se le ha te­ni­do por un sier­vo de Leo Mes­si; y es de do­mi­nio pú­bli­co que si sus­ti­tu­yó a San­dro Rosell fue por los tra­pi­cheos en el fi­cha­je de Neymar que aca­ba­ron con la con­de­na al Barcelona.

Bar­to­meu quie­re que se se­pa quién es de ver­dad Bar­to­meu y por tan­to ne­ce­si­ta mar­car dis­tan­cias con res­pec­to a aquel per­so­na­je di­fí­cil de cla­si­fi­car, me­dio­cre y fácil de ri­di­cu­li­zar pa­ra sus de­trac­to­res, di­ver­ti­do y agra­de­ci­do a ojos de sus de­fen­so­res, un man­da­ta­rio que no se ha­cía res­pe­tar ni per­día su con­di­ción de in­te­ri­no, in­clu­so des­pués de ser ele­gi­do pre­si­den­te en 2015. Aquel don na­die, me­nos­pre­cia­do en Es­pa­ña y en Eu­ro­pa, es te­mi­do aho­ra en el PSG por el po­si­ble regreso de Neymar.

No quie­re es­tar de paso por el Camp Nou. Y pa­ra tras­cen­der hay que in­fluir en la po­lí­ti­ca deportiva, con­ve­nien­te­men­te re­con­du­ci­da de acuer­do con sus in­tere­ses, des­pués de pres­cin­dir del ter­cer se­cre­ta­rio téc­ni­co en cua­tro años y de asu­mir tam­bién las fun­cio­nes del vi­ce­pre­si­den­te de­por­ti­vo Jor­di Mes­tre.

La co­mi­sión deportiva ga­na pe­so en el cam­po y en un pal­co des­ani­ma­do des­de la sa­li­da de Car­les Vi­la­rru­bí. La sen­sa­ción es que Bar­to­meu pre­ten­de ex­hi­bir la me­jor sín­te­sis del Ba­rça. El nom­bre de Johan Cruyff ya fi­gu­ra en la co­lec­ción de ro­pa Ga­lli­na de piel, en un mural y en el nue­vo cam­po de la Ciu­dad Deportiva; su hi­jo Jor­di es ten­ta­do ca­da ve­rano pa­ra que vuel­va de lo que quie­ra al Camp Nou; a Car­les Pu­yol se le ha ofre­ci­do el car­go de má­na­ger; y Víc­tor Val­dés en­tre­na­rá al Ju­ve­nil A.

Tam­bién se ha re­cu­pe­ra­do a Pa­trick Klui­vert co­mo res­pon­sa­ble de la Ma­sia. A Xa­vi Her­nán­dez y Pep Guar­dio­la les tie­nen di­cho que les aguar­dan con ga­nas cuan­do gus­ten pa­ra lo que sea me­nes­ter. As­pi­ra Bar­to­meu a te­ner buen pós­ter de la fa­mi­lia azul­gra­na y a com­ple­tar las plan­ti­llas más pro­fun­das po­si­bles en los dis­tin­tas sec­cio­nes pro­fe­sio­na­les des­pués que la tem­po­ra­da pa­sa­da se que­da­ra a las puer­tas de sie­te Co­pas de Eu­ro­pa

Así se ex­pli­can los lu­jo­sos fi­cha­jes en to­das las sec­cio­nes. En el fút­bol Griez­mann in­tere­sa­ba a

La po­lí­ti­ca deportiva ha si­do re­con­du­ci­da de acuer­do a sus in­tere­ses

del puz­le di­fí­cil­men­te en­ca­ja­rán en un club aho­ra hi­po­te­ca­do por una in­ver­sión millonaria mien­tras que­dan pa­ra­li­za­dos pro­yec­tos co­mo el Es­pai Ba­rça.

El pre­si­den­te, sin em­bar­go, es­tá con­ven­ci­do de que se sien­ta so­bre una ca­ja de fue­gos ar­ti­fi­cia­les y no de explosivos co­mo le ad­vier­ten los más es­cép­ti­cos. La res­pues­ta de­pen­de­rá de Mes­si, el úni­co ca­paz de dar sen­ti­do a la obra bar­ce­lo­nis­ta. La hin­cha­da aguar­da ex­pec­tan­te a su ca­pi­tán, cons­cien­te de que el éxi­to pa­sa por­que Mes­si sea el ju­ga­dor que no pa­ra de ata­car, siem­pre cer­ca de la por­te­ría, em­pu­ja­do por un equi­po que pre­sio­na por­que jue­ga muy jun­to, con­ven­ci­do de la vic­to­ria. Ha­brá que ver la ca­ra que po­ne el 10 cuan­do re­co­noz­ca a Bar­to­meu con o sin su ami­go Neymar. La suer­te del Ba­rça no de­pen­de de que Mes­si cam­bie sino de que sea más Mes­si que nunca y no quie­ra ser Ma­ra­do­na.

/ RAÚL CA­RO (EFE)

Ju­nior, en un en­tre­na­mien­to del Be­tis es­te ve­rano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.