Por qué no vol­ve­ré a vo­lar por Eu­ro­pa

El País (País Vasco) - - IDEAS EN PORTADA -

se­dien­tos de los nó­ma­das tur­ka­na ya es com­pli­ca­do de por sí, pe­ro lo es aún más cuan­do las llu­vias es­ta­cio­na­les llevan va­rios años con­se­cu­ti­vos sin caer y los acuí­fe­ros lo­ca­les es­tán prác­ti­ca­men­te se­cos. La se­quía trae ham­bre, y el ni­ño es­que­lé­ti­co que mu­rió en mis bra­zos no ha de­ja­do de per­se­guir­me.

Dis­po­ne­mos de me­nos de 12 años pa­ra lim­piar la at­mós­fe­ra de dió­xi­do de car­bono. De lo con­tra­rio, el clima pla­ne­ta­rio se des­es­ta­bi­li­za­rá de ma­ne­ra irre­ver­si­ble. Nues­tras in­fraes­truc­tu­ras ya no po­drán cum­plir su fun­ción mien­tras nos afa­na­mos por di­se­ñar en una se­ma­na pro­yec­tos pa­ra ha­cer fren­te a las inun­da­cio­nes se­ve­ras y las olas de ca­lor cró­ni­cas. Lo que me preo­cu­pa es có­mo ges­tio­nar las re­ser­vas de agua. El ac­ce­so al agua se­gu­ra y ap­ta pa­ra su uso cons­ti­tu­ye la ba­se de la sa­lud pú­bli­ca, sin la cual las en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas, so­bre to­do en las zo­nas den­sa­men­te po­bla­das, co­mo las ciu­da­des, pue­de diez­mar a las co­mu­ni­da­des.

Has­ta que no se pro­duz­ca una evo­lu­ción en la tec­no­lo­gía ae­ro­náu­ti­ca que me per­mi­ta via­jar sin con­ta­mi­nar el ai­re, ra­ra vez vol­ve­ré a vo­lar, si es que lo ha­go. La co­mo­di­dad ya no es una ex­cu­sa pa­ra la ani­qui­la­ción eco­ló­gi­ca. Apar­te de que los via­jes en avión no tie­nen al­ma. Mi re­co­rri­do en tren a tra­vés de Eu­ro­pa ha vuel­to a pren­der en mí el es­pí­ri­tu aven­tu­re­ro de la ju­ven­tud. Co­noz­co a per­so­nas con las que ja­más ha­bría co­nec­ta­do via­jan­do apre­ta­dos en un reac­tor a to­da ve­lo­ci­dad, con los auriculare­s pues­tos, ais­la­dos de nues­tros se­me­jan­tes. Veo des­ple­gar­se el pai­sa­je ita­liano y fran­cés, ca­da vis­ta más im­pre­sio­nan­te que la an­te­rior. Es­cri­bo un ar­tícu­lo, así que mi tiem­po es pro­duc­ti­vo. El am­bien­te del tren fa­vo­re­ce la con­cen­tra­ción y la ima­gi­na­ción. Mu­chas ve­ces he es­cri­to en él al­gu­nos de mis me­jo­res tra­ba­jos. La gen­te me mi­ra con in­cre­du­li­dad cuan­do cuen­to que mi fa­mi­lia y yo ele­gi­mos via­jar en fe­rro­ca­rril en vez de vo­lar. El sec­tor del trans­por­te se ha or­ga­ni­za­do de ma­ne­ra prác­ti­ca y crea­ti­va con los vue­los ba­ra­tos, de mo­do que las es­ca­pa­das de fin de se­ma­na a Río de Ja­nei­ro o una se­ma­na tum­ba­do al bor­de de la pis­ci­na en Mé­xi­co for­man par­te de la nor­ma­li­dad, y has­ta de nues­tras as­pi­ra­cio­nes. Pe­ro el cos­te eco­ló­gi­co de es­tos via­jes afec­ta a to­dos los se­res vi­vos del pla­ne­ta. Es, li­sa y lla­na­men­te, una in­sen­sa­tez.

Cuan­do al­guien ha vis­to con sus pro­pios ojos, co­mo lo he vis­to yo, el pre­cio que la hu­ma­ni­dad pa­ga por ello, ca­da mo­lé­cu­la de CO2 que de­je­mos de emi­tir re­sul­ta cru­cial. Y so­mos la es­pe­cie más crea­ti­va de la Tierra, así que po­de­mos rein­ven­tar el sec­tor del trans­por­te de ma­ne­ra que sea po­si­ble tra­ba­jar, di­ver­tir­se y, al mis­mo tiem­po y so­bre to­do, pro­te­ger el mun­do na­tu­ral. ¿Có­mo lo­grar unir­nos en una co­mu­ni­dad pla­ne­ta­ria y exigir el cam­bio? Em­pe­ce­mos por ne­gar­nos a co­la­bo­rar con los sec­to­res que de­te­rio­ran el me­dio am­bien­te con te­me­ri­dad y mi­nan la po­si­bi­li­dad de un fu­tu­ro se­gu­ro y sa­lu­da­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.