No aca­bar do­mi­na­dos por he­rra­mien­tas que de­bie­ran es­tar a nues­tro ser­vi­cio. Con es­ta idea, Mar­cos Gi­ralt To­rren­te abre es­ta se­rie en la que cua­tro es­cri­to­res abor­dan el im­pac­to de la tec­no­lo­gía en nues­tras vi­das

El País (País Vasco) - - IDEAS VIDAS DIGITALES - Por Mar­cos Gi­ralt To­rren­te

Mis pri­me­ros tex­tos los es­cri­bía a má­qui­na y, co­mo no so­por­ta­ba los ta­cho­nes, cons­tan­te­men­te los pa­sa­ba a lim­pio. Sin el or­de­na­dor do­més­ti­co, ha­bría te­ni­do que ele­gir en­tre mi po­co pro­duc­ti­va neu­ro­sis y mi ca­rre­ra li­te­ra­ria. Y sin In­ter­net, ha­bría en­via­do es­te ar­tícu­lo por fax, co­mo ha­cía con los pri­me­ros que es­cri­bí. En mi ado­les­cen­cia, cuan­do em­pe­za­ba a sa­lir por las no­ches, mi ma­dre no me po­nía lí­mi­te ho­ra­rio a con­di­ción de que la lla­ma­ra por te­lé­fono ca­da 45 mi­nu­tos, lo cual me obli­ga­ba a pa­sar más tiem­po en la co­la de ca­bi­nas telefónica­s que con mis ami­gos. En­ton­ces, es­tá­ba­mos obli­ga­dos a ser pun­tua­les, pues las ci­tas se con­cer­ta­ban des­de el te­lé­fono de ca­sa y no ha­bía mo­do de avi­sar si sur­gía un con­tra­tiem­po o sim­ple­men­te cam­biá­ba­mos de pla­nes. Aho­ra bas­ta un what­sapp en­via­do me­dia ho­ra an­tes pa­ra li­brar­nos de ser con­si­de­ra­dos unos mal­edu­ca­dos. Re­ci­bo mu­cha más co­rres­pon­den­cia que cuan­do es­ta via­ja­ba en so­bre y pa­pel —no hay fil­tros, cual­quier cho­rra­da te llega—, pe­ro a cam­bio pue­do des­pa­char­la en los ra­tos per­di­dos de au­to­bús y metro. Es­tán a mi al­can­ce pe­rió­di­cos del úl­ti­mo con­fín de la Tierra, pe­ro, los que leo, los leo mal. Los pro­pios pe­rió­di­cos no son lo que eran. Han ga­na­do in­me­dia­tez y contenido pe­ro han per­di­do la for­ma. El es­pa­cio li­mi­ta­do del pa­pel obli­ga­ba a una con­ten­ción que re­dun­da­ba en un ma­yor cui­da­do es­truc­tu­ral y es­ti­lís­ti­co in­clu­so de la no­ta más in­sig­ni­fi­can­te. Hoy ri­ge la pre­mu­ra y mu­cho de lo que lee­mos pa­re­ce pa­pi­lla sin di­ge­rir o un pe­ga­do tras otro de su­ce­si­vas ac­tua­li­za­cio­nes. Con un par de clics so­bre el te­cla­do dis­pon­go de va­ria­dos dic­cio­na­rios que han des­pla­za­do a los que an­tes re­po­sa­ban so­bre mi me­sa, y con unos po­cos más so­bre mi te­lé­fono mó­vil po­dría en­con­trar pa­re­ja se­xual pa­ra es­ta no­che. Y sin em­bar­go, el otro día me que­dé in­co­mu­ni­ca­do en un hos­pi­tal, por­que 1, se ago­tó la ba­te­ría de mi

mó­vil, y 2, aun­que hu­bie­ra pe­di­do uno pres­ta­do, mi me­mo­ria no guar­da­ba el nú­me­ro te­le­fó­ni­co de la per­so­na a la que de­bía lla­mar. Com­pro en In­ter­net bi­lle­tes de via­je, ro­pa pa­ra mi hi­jo, me­na­je do­més­ti­co, li­bros y co­sas va­rio­pin­tas (lo úl­ti­mo, el bo­tón de la cis­ter­na del re­tre­te), veo pe­lí­cu­las y es­cu­cho pa­ra tra­ba­jar mú­si­ca que me sir­ven pla­ta­for­mas on­li­ne, y de ca­da co­sa que com­pro, de ca­da co­sa que ha­go, voy de­jan­do un ras­tro in­gen­te, co­mo ates­ti­guan los ban­ners que me sal­tan al na­ve­gar y la pu­bli­ci­dad que aba­rro­tan a dia­rio mi cuen­ta de co­rreo ma­la, aque­lla que doy ca­da vez que ten­go que re­lle­nar un for­mu­la­rio obli­ga­do.

To­dos nos he­mos pre­gun­ta­do qué ha­bría si­do del mun­do si los to­ta­li­ta­ris­mos del si­glo pa­sa­do hu­bie­ran con­ta­do con las he­rra­mien­tas de la era di­gi­tal. Des­de que se tu­vo co­no­ci­mien­to de la in­fluen­cia de Cam­brid­ge Analy­ti­ca en el triun­fo de los par­ti­da­rios del Bre­xit y de Trump, se ha he­cho evi­den­te que las ame­na­zas es­tán más pró­xi­mas de lo que ima­gi­ná­ba­mos. Nos he­mos re­sig­na­do a la pre­ca­ri­za­ción del tra­ba­jo que ha traí­do es­ta úl­ti­ma trans­mu­ta­ción del ca­pi­ta­lis­mo y pa­re­ce que se­gui­re­mos así cuan­do se agu­di­ce con la próxima re­vo­lu­ción de la ro­bó­ti­ca. Mien­tras evi­ta­mos pre­gun­tar­nos qué pue­de es­tar fra­guán­do­se en los só­ta­nos pa­ra­gu­ber­na­men­ta­les de paí­ses co­mo Chi­na, EE UU, Rusia o Is­rael, ca­da vez más pró­fu­gos de las in­dus­trias de Si­li­con Va­lley nos aler­tan acer­ca de los in­ge­nie­ros que di­se­ñan las apli­ca­cio­nes tec­no­ló­gi­cas, jó­ve­nes in­ma­du­ros en su ma­yo­ría, nar­ci­sis­tas con di­fu­sos va­lo­res y nu­la for­ma­ción hu­ma­nís­ti­ca pa­ra ar­ti­cu­lar­los, que son ex­pri­mi­dos a fon­do has­ta va­ciar su men­te de to­do aque­llo que no les sir­va en su fe­roz lu­cha por dar con la idea que pro­duz­ca mi­llo­nes. Y los cam­pos en los que in­ter­vie­nen son am­plios: des­de los lú­di­cos y de so­cia­li­za­ción so­lo en apa­rien­cia ino­cuos has­ta la se­gu­ri­dad y la in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca. Na­die se pa­ra lo su­fi­cien­te a con­si­de­rar si lo que pro­du­cen es­tá bien di­se­ña­do, con­tie­ne puer­tas tra­se­ras o es éti­ca­men­te acep­ta­ble, pues quie­nes de­ci­den quie­ren sa­car­lo al mer­ca­do sin de­mo­ra pa­ra ade­lan­tar­se a la com­pe­ten­cia. Cuan­do Zuc­ker­berg fue in­te­rro­ga­do en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes ame­ri­ca­na por el uso que hi­zo Cam­brid­ge Analy­ti­ca de da­tos pri­va­dos re­co­pi­la­dos en Fa­ce­book se com­pro­me­tió a es­ta­ble­cer los con­tro­les que an­tes, se co­li­ge, evi­tó ins­tau­rar.

Por mi con­di­ción de pa­dre tal vez tien­do a mi­rar con preo­cu­pa­ción el fu­tu­ro. Creo, en cam­bio, que los pe­si­mis­tas so­mos mu­chos y que ni si quie­ra es al­go no­ve­do­so. La mis­ma in­cer­ti­dum­bre la sin­tie­ron en otras épo­cas quie­nes se vie­ron in­vo­lu­cra­dos sin que­rer­lo en con­flic­tos o vi­vie­ron cam­bios y re­vo­lu­cio­nes. Con la in­ven­ción de la es­cri­tu­ra si­lá­bi­ca per­di­mos la me­mo­ria de los ae­dos y ga­na­mos la po­si­bi­li­dad de al­ma­ce­nar nues­tro co­no­ci­mien­to y trans­mi­tir­lo ili­mi­ta­da­men­te. To­do el de­sa­rro­llo téc­ni­co de Oc­ci­den­te, el de­re­cho in­clui­do, vino de allí y de la he­ren­cia so­crá­ti­ca. Ese cam­bio fue len­to y si­len­cio­so, por­que du­ran­te si­glos, has­ta la in­ven­ción de la im­pren­ta, de­jó fue­ra a la ma­yo­ría. Aho­ra nos en­con­tra­mos en los um­bra­les de un cam­bio al me­nos igual de pro­fun­do, so­lo que nos al­can­za sin dis­tin­ción a ca­si to­dos y ex­pe­ri­men­ta­mos los avan­ces a un rit­mo ver­ti­gi­no­so. Sin em­bar­go, nues­tra ca­pa­ci­dad de con­cen­tra­ción no es ya la que era y el li­bro que nos es­pe­ra en la me­si­lla nos atrae me­nos que el portátil o la ta­ble­ta. Nos es­ta­mos ha­cien­do pe­re­zo­sos pa­ra cier­tos es­fuer­zos y en la me­di­da en la que cam­bien nues­tros há­bi­tos, que nues­tra lec­tu­ra se dis­per­se si­guien­do links que nos abo­can a una di­gre­sión per­pe­tua, en no mu­chas ge­ne­ra­cio­nes po­dría afec­tar a nues­tra for­ma de pen­sar, al­te­rar nues­tras fa­cul­ta­des cog­ni­ti­vas. Y ocu­rre que to­do lo que nos ha traí­do has­ta aquí, to­da la ar­qui­tec­tu­ra con­cep­tual en la que se ba­san nues­tras ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas y nues­tra mis­ma po­si­bi­li­dad de ser au­tó­no­mos, vi­gi­lan­tes y crí­ti­cos, pro­ce­de de nues­tra ha­bi­li­dad pa­ra re­la­cio­nar en­tre sí vie­jos

co­no­ci­mien­tos hoy se­ria­men­te ame­na­za­dos por la se­duc­ción de lo nue­vo.

Per­te­nez­co a la ge­ne­ra­ción que vio lle­gar a las ca­sas las pri­me­ras con­so­las de jue­gos y que pa­só ho­ras suel­tas del fi­nal de su in­fan­cia al­ter­nan­do en los re­crea­ti­vos la pa­lan­ca del co­me­co­cos con la de los mar­cia­ni­tos. La que des­cu­brió el walk­man, du­dó en­tre los sis­te­mas de re­pro­duc­ción de ví­deo VHS y Be­ta, cre­ció con un apa­ra­to de te­clas du­ras, el con­tes­ta­dor au­to­má­ti­co, que re­co­gía los men­sa­jes te­le­fó­ni­cos en una cin­ta y se fa­mi­lia­ri­zó con el PC bor­dean­do la vein­te­na. Des­de ha­ce unos años pro­li­fe­ran los de­ma­go­gos de una re­for­ma edu­ca­ti­va que reorien­te la en­se­ñan­za me­dia al em­pleo, pa­ra ins­truir a los alum­nos en las nue­vas tec­no­lo­gías y la cul­tu­ra empresaria­l. Es­te ar­tícu­lo es­tá tam­bién es­cri­to con­tra ellos. ¿Quién los pa­ga? ¿Qué in­tere­ses de­fien­den? A los ni­ños no es ne­ce­sa­rio adies­trar­los en las he­rra­mien­tas del fu­tu­ro por­que el fu­tu­ro es su­yo y vie­nen con él pues­to. Por­que es la única opor­tu­ni­dad de dár­se­lo an­tes de que eli­jan por sí mis­mos, en la en­se­ñan­za obli­ga­to­ria de­bie­ra for­ta­le­cer­se to­do aque­llo que es­ti­mu­le su pen­sa­mien­to abs­trac­to, su ca­pa­ci­dad re­fle­xi­va, su co­no­ci­mien­to del mun­do. Más his­to­ria y más fi­lo­so­fía en to­das sus for­mas, más li­te­ra­tu­ra, más ci­ne, más pin­tu­ra. Que al fi­nal no sea­mos do­mi­na­dos por he­rra­mien­tas que de­bie­ran es­tar a nues­tro ser­vi­cio, que se­pa­mos do­tar­nos de ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas vi­go­ro­sas que de ver­dad ve­len por no­so­tros, que la ra­zón eco­nó­mi­ca no se im­pon­ga siem­pre so­bre el al­truis­mo, que no vea­mos par­tir un día las na­ves en las que los po­de­ro­sos es­ca­pen de un pla­ne­ta con­su­mi­do, de­pen­de en bue­na me­di­da de eso. Oja­lá fue­se tan gran­de nues­tro po­der.

Los in­ge­nie­ros que di­se­ñan las apli­ca­cio­nes no se pre­gun­tan si lo que ha­cen con­tie­ne puer­tas tra­se­ras o es acep­ta­ble

Mar­cos Gi­ralt To­rren­te es es­cri­tor. Su úl­ti­mo li­bro es ‘Mu­dar de piel’ (Anagra­ma).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.