El fan­tas­ma del Bre­xit per­si­gue a IAG

El mer­ca­do es­pe­ra que el gru­po ha­ble cla­ro so­bre qué pa­sa­rá cuan­do Reino Uni­do aban­do­ne la Unión Eu­ro­pea

El País (País Vasco) - - NEGOCIOS LABORATORI­O IDEAS - POR ED CROPLEY POR PE­TE SWEENEY

IAG, pro­pie­ta­rio de Bri­tish Air­ways e Ibe­ria, ha sa­li­do no­ta­ble­men­te ile­so de la gue­rra de pre­cios de las lí­neas aé­reas eu­ro­peas. Des­gra­cia­da­men­te pa­ra el je­fe de flo­ta, Wi­llie Walsh, el miedo a un Bre­xit caó­ti­co sig­ni­fi­ca que los ac­cio­nis­tas no le atri­bu­yen el mé­ri­to a él. Hay po­co que pue­da ha­cer so­bre la ex­po­si­ción de IAG a la eco­no­mía de Reino Uni­do. Pe­ro ha­blar con más cla­ri­dad de los complicado­s pla­nes del gru­po res­pec­to a la pro­pie­dad des­pués del Bre­xit no ven­dría mal.

Los re­sul­ta­dos del se­gun­do tri­mes­tre de IAG pu­bli­ca­dos el vier­nes con­tras­tan po­de­ro­sa y fe­liz­men­te con la re­cien­te tan­da de be­ne­fi­cios de las lí­neas aé­reas eu­ro­peas. El mar­gen de ex­plo­ta­ción en­tre abril y ju­nio, la pri­me­ra par­te de la im­por­tan­tí­si­ma tem­po­ra­da de ve­rano, au­men­tó un 6% has­ta al­can­zar, con­tra to­do pro­nós­ti­co, los 960 mi­llo­nes de eu­ros, mien­tras que los in­gre

sos ge­ne­ra­les por clien­te as­cen­die­ron al 1,1%. En com­pa­ra­ción, la ri­val ale­ma­na Luft­han­sa ha pu­bli­ca­do dos alertas so­bre be­ne­fi­cios es­te año y es­ta se­ma­na ha con­fe­sa­do una caí­da del 70% en los be­ne­fi­cios ne­tos tri­mes­tra­les.

Los pro­me­te­do­res pro­nós­ti­cos de Walsh con­tri­bu­ye­ron a un re­pun­te de las ac­cio­nes el vier­nes por la ma­ña­na. Pe­ro eso no sir­ve de gran co­sa pa­ra cambiar la la­men­ta­ble va­lo­ra­ción del gru­po en 9.000 mi­llo­nes de eu­ros. Se­gún da­tos de Re­fi­ni­tiv, IAG, que co­ti­za a 3,9 ve­ces los be­ne­fi­cios pre­vis­tos a 12 me­ses vis­ta, aho­ra vue­la más ba­jo que Luft­han­sa y que la siem­pre re­za­ga­da Air Fran­ce-KLM por pri­me­ra vez en cin­co años. Es un re­fle­jo de la ex­ce­si­va ex­po­si­ción de la ae­ro­lí­nea al riesgo de que el pri­mer mi­nis­tro de Reino Uni­do, Bo­ris John­son, sa­que al país de la Unión Eu­ro­pea a la fuer­za en oc­tu­bre.

Walsh no pue­de ha­cer mu­cho en lo que res­pec­ta a la de­pen­den­cia que IAG tie­ne de los via­je­ros bri­tá­ni­cos, cu­yo ape­ti­to por los via­jes in­ter­na­cio­na­les dis­mi­nui­ría con una re­ce­sión eco­nó­mi­ca y una libra más dé­bil. Bri­tish Air­ways do­mi­na el gru­po, que tam­bién in­clu­ye a la ir­lan­de­sa Aer Lin­gus y a la es­pa­ño­la Ibe­ria, y apor­tó más del 60% de los ca­si 12.000 mi­llo­nes de eu­ros de los be­ne­fi­cios de la pri­me­ra mi­tad del año.

Pe­ro a los ac­cio­nis­tas tam­bién les preo­cu­pa la ca­pa­ci­dad de IAG pa­ra cum­plir con la obli­ga­ción que le impone la Unión Eu­ro­pea de que más de la mi­tad de los ac­cio­nis­tas de las lí­neas aé­reas pro­ce­dan del blo­que tras la sa­li­da de Reino Uni­do. El vier­nes la ae­ro­lí­nea di­jo que los re­gu­la­do­res es­pa­ño­les, ir­lan­de­ses y aus­tria­cos ha­bían da­do el vis­to bueno a sus pla­nes de pro­pie­dad y con­trol lo­ca­les aún sin re­ve­lar. Eso es un avan­ce con res­pec­to a la an­te­rior in­vo­ca­ción por par­te de Walsh de una so­lu­ción “mágica”. Pe­ro en vis­ta de que, en úl­ti­mo ex­tre­mo, las nor­mas po­drían sig­ni­fi­car una ven­ta for­zo­sa por par­te de los ac­cio­nis­tas bri­tá­ni­cos o una frag­men­ta­ción de IAG, cuan­ta más cla­ri­dad e in­for­ma­ción, me­jor. Pa­ra el nor­mal­men­te lo­cuaz ir­lan­dés, unas pa­la­bras más tran­qui­li­za­do­ras po­drían co­se­char gran­des be­ne­fi­cios. Xi Jin­ping pue­de reac­cio­nar a los aran­ce­les in­cen­ti­van­do la cons­truc­ción o ha­cien­do al­go más in­te­li­gen­te Do­nald Trump ame­na­za con nue­vos gra­vá­me­nes a los 300.000 mi­llo­nes de dó­la­res en mer­can­cías chi­nas que lle­gan a Es­ta­dos Uni­dos, des­pués de que las con­ver­sa­cio­nes de Shan­gai que­da­ran in­con­clu­sas es­ta se­ma­na. Qui­zá eso no ani­me a los fun­cio­na­rios chi­nos a lle­gar a un acuer­do, pe­ro pue­de que des­pier­te a al­gu­nos zom­bis.

Trump se en­cuen­tra en­tre quie­nes afir­man que la eco­no­mía chi­na es­tá al bor­de del abis­mo. Y es cier­to que a me­di­da que la tre­gua en las ne­go­cia­cio­nes co­mer­cia­les se vuel­ve ca­da vez más es­qui­va, la co­mu­ni­dad empresaria­l del país se es­tá vien­do obli­ga­da a va­lo­rar un nue­vo sta­tu quo. Su país ha caí­do en una gue­rra fría con la eco­no­mía más gran­de del mun­do, un co­lo­so mi­li­tar con ar­mas nu­clea­res que con­tro­la la mo­ne­da de cam­bio más im­por­tan­te. Pe­ro una eco­no­mía de 13 bi­llo­nes de dó­la­res que cre­ce a una ta­sa del 6,2% di­fí­cil­men­te se es­tá hun­dien­do y un país don­de el con­su­mo pri­va­do re­pre­sen­ta apro­xi­ma­da­men­te dos quin­tas par­tes del pro­duc­to in­te­rior bru­to no­mi­nal tie­ne col­chón pa­ra amor­ti­guar un re­vés co­mer­cial.

Pe­ro es cier­to que las ten­sio­nes agu­di­zan los pro­ble­mas que la pro­pia Chi­na se ha bus­ca­do. Hay un des­me­su­ra­do mon­tón de deu­da im­pro­duc­ti­va por cul­pa de los ban­cos es­ta­ta­les que dis­tri­bu­ye­ron mal los re­cur­sos tras la cri­sis. Y to­da­vía hay mu­chas em­pre­sas in­efi­cien­tes sos­te­ni­das por el Es­ta­do que com­pi­ten con el sec­tor pri­va­do chino, arrui­nan­do la ren­ta­bi­li­dad de for­ma ge­ne­ra­li­za­da. Si los nue­vos aran­ce­les del 10% en­tran en vi­gor el 1 de sep­tiem­bre co­mo ame­na­za­ba Trump el jue­ves, es po­si­ble que el pre­si­den­te Xi Jin­ping re­abra un ma­nual que las au­to­ri­da­des re­for­mis­tas han es­ta­do in­ten­tan­do ce­rrar. El Go­bierno cen­tral ya ha pre­sio­na­do a los Go­bier­nos lo­ca­les pa­ra que au­men­ten el gas­to en in­fraes­truc­tu­ras y es po­si­ble que si­gan en esa lí­nea. La in­ver­sión en cons­truc­ción crea em­pleos in­me­dia­ta­men­te y el Go­bierno pue­de or­de­nar a los ban­cos que pres­ten y a las em­pre­sas pú­bli­cas que cons­tru­yan. Es una es­tra­te­gia se­duc­to­ra­men­te fácil, pe­ro Xi tie­ne otras mu­chas for­mas de dar a Chi­na pros­pe­ri­dad a lar­go pla­zo, in­clui­da la ven­ta o trans­fe­ren­cia ma­si­va de ac­ti­vos a ma­nos pri­va­das; des­tro­nan­do a las em­pre­sas pro­pie­dad del Go­bierno y me­jo­ran­do ser­vi­cios co­mo la edu­ca­ción y la sa­ni­dad.

Los in­gre­sos por clien­te y el mar­gen de ex­plo­ta­ción cre­cie­ron en el se­gun­do tri­mes­tre

La sa­li­da de la UE po­dría sig­ni­fi­car una ven­ta for­zo­sa o una frag­men­ta­ción

KE­VIN COOMS (REUTERS)

La com­pa­ñía ha sa­li­do bien pa­ra­da de la gue­rra de pre­cios en Eu­ro­pa.

(AFP)

Ca­mio­nes en el puer­to chino de Qing­dao.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.