Utoya y el ‘mal de Brei­vik’

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

Utoya 22 de ju­lio, la pe­lí­cu­la del no­rue­go Nick Pop­pe, es­tá cons­trui­da con la apa­rien­cia for­mal de un lar­go plano se­cuen­cia pren­di­do de los ava­ta­res de una jo­ven, tes­ti­go y víc­ti­ma de la ma­tan­za per­pe­tra­da por el neo­na­zi An­ders Beh­ring Brei­vik. La is­la de Utoya, de 0,14 ki­lo­me­tros cua­dra­dos de ex­ten­sión, se con­vir­tió en aque­lla fe­cha de 2011 en un ma­ta­de­ro sin re­mi­sión ni sa­li­da. Brei­vik irrum­pió ar­ma­do en el cam­pa­men­to de las Ju­ven­tu­des La­bo­ris­tas, don­de pa­sa­ban sus va­ca­cio­nes 560 jó­ve­nes y ma­tó a 77 dis­pa­ran­do a pla­cer du­ran­te 72 mi­nu­tos. Sin pri­sas, sin pausas, con la de­ter­mi­na­ción del ca­za­dor, pe­ro con la éti­ca de un fu­mi­ga­dor pa­ra quien las per­so­nas son so­lo in­sec­tos (“de­béis mo­rir, de­béis mo­rir to­dos”, iba sal­mo­dian­do en­tre dis­pa­ros), ras­treó a los jó­ve­nes iner­mes y los fue ase­si­nan­do en el lap­so de tiem­po que le per­mi­tió la tar­día in­ter­ven­ción po­li­cial.

La es­tra­te­gia na­rra­ti­va de Pop­pe se apro­xi­ma de for­ma in­di­rec­ta, aunque ra­di­cal, a la ma­tan­za. El ase­sino Brei­vik apa­re­ce en dos bre­ves tra­zos, ro­tun­dos pe­ro le­ja­nos, di­fu­mi­na­dos por el mie­do de sus ob­ser­va­do­res. No es necesario más; los re­sor­tes de su per­so­na­li­dad psi­có­ti­ca los en­con­tra­mos

en el te­rror de las víc­ti­mas. Hans Mag­nus En­zens­ber­ger emi­tió un dic­ta­men pe­ri­cial so­bre los Brei­vik que pro­li­fe­ran co­mo vi­rus ma­lig­nos en las so­cie­da­des con­tem­po­rá­neas: “Los cri­mi­na­les ac­tua­les ca­re­cen de con­vic­ción y de cre­do. Ma­tan por ma­tar, por des­truir. Por el po­der de de­ter­mi­nar quién de­be so­bre­vi­vir”. En el fil­me, el ros­tro del te­rror es­tá va­cío; es una pá­gi­na en blan­co de­trás de la cual apa­re­ce la ma­tan­za sa­cri­fi­cial. La es­cri­tu­ra le­tal del ase­sino es­tá en el ros­tro de los asesinados.

Utoya des­plie­ga los efec­tos de ese te­rror sa­gra­do cau­sa­do por el ase­sino sin ros­tro (sin mo­ti­vo). La sor­pre­sa, la con­fu­sión, la des­ban­da­da, el des­or­den men­tal y en la con­duc­ta, la pa­ra­li­za­ción de la vo­lun­tad, la in­ca­pa­ci­dad pa­ra ha­cer fren­te al mons­truo me­ro­dea­dor, la in­fan­ti­li­za­ción de las reac­cio­nes y, por fin, la muer­te. El re­co­rri­do en plano se­cuen­cia en­vuel­ve en un con­ti­nuo las fa­ses de la in­fec­ción del mal en una so­cie­dad que no es­tá pre­pa­ra­da pa­ra una vio­len­cia in­mo­ti­va­da. Es el mal de Brei­vik, que in­fec­ta tam­bién al es­pec­ta­dor. Co­mo di­ría John Kea­ne, una vez con­tem­pla­do el ho­rror des­de la sa­la o en las pá­gi­nas de un dia­rio, ¿cuán­to tiem­po se man­tie­ne en la con­cien­cia la em­pa­tía con la víc­ti­ma?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.