Tu­rís­ti­ca

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

En la ca­ra a de es­te sin­gle, mi amiga Asun Agi­riano de la bi­blio­te­ca de Mon­dra­gón me en­vía la fo­to de un car­tel en el ba­rrio de San Fran­cis­co de Bil­bao: “No es tu­ris­mo­fo­bia: es lu­cha de cla­ses”. Una se­rie de pun­tos ex­pli­can el es­lo­gan: el en­ca­re­ci­mien­to de vi­da y vi­vien­da en ba­rrios po­pu­la­res con tra­di­ción de lu­cha; el desa­rro­llo de una eco­no­mía pre­ca­ria, con con­tra­tos tem­po­ra­les y suel­dos ba­jos, que ca­rac­te­ri­za el sec­tor ser­vi­cios; el tu­ris­mo co­mo sím­bo­lo de una mo­der­ni­dad ca­pi­ta­lis­ta que de­pre­da el me­dio am­bien­te y pro­por­cio­na ex­pe­rien­cias hue­cas de con­su­mo efí­me­ro; la de­gra­da­ción de cul­tu­ras autóctonas, ven­di­das en pa­que­ti­tos, que re­du­cen la com­ple­ji­dad a fol­klo­re. To­do me pa­re­ce ra­zo­na­ble.

En la ca­ra b de es­te sin­gle, me pre­gun­to a dón­de va de va­ca­cio­nes la cla­se obre­ra de Bir­ming­ham o Valladolid. En su de­re­cho al ocio y al via­je. Des­de una mi­ra­da qui­zá cla­sis­ta, tra­ba­ja­mos con la di­fe­ren­cia en­tre ha­cer tu­ris­mo y via­jar: lo pri­me­ro nos pa­re­ce una ac­ti­vi­dad de­pre­da­do­ra que ob­tu­ra las sa­li­das de los mu­seos de gen­te ha­cién­do­se sel­fis; lo se­gun­do se re­la­cio­na con vi­ven­cias que en­san­chan nues­tro ho­ri­zon­te cos­mo­vi­sio­na­rio. Es co­mo la dis­tan­cia en­tre leer best se­llers o li­te­ra­tu­ra ór­fi­ca —con es­te co­men­ta­rio me au­to­cri­ti­co sal­va­je­men­te—. En­ten­de­mos que el tu­ris­mo aten­ta con­tra la idio­sin­cra­sia cul­tu­ral: el pai­sa­je se uni­for­mi­za y en­ra­re­ce con dis­pen­sa­do­res de agua y ca­fe­te­rías. Pe­ro vuel­vo a pen­sar en la cla­se obre­ra de Mar­se­lla, los jó­ve­nes que se ti­ran des­de los bal­co­nes a las pis­ci­nas, los ju­bi­la­dos ale­ma­nes que co­lo­ni­zan ar­chi­pié­la­gos, y me pa­re­ce que es­te asun­to so­lo es com­pren­si­ble des­de la des­truc­ción del sec­tor pri­ma­rio y se­cun­da­rio en nues­tro país. Qui­zá aho­ra so­lo nos que­de in­ven­tar for­mas de con­su­mo tu­rís­ti­co sos­te­ni­bles en una so­cie­dad de mer­ca­do en la que la gen­te me­nos pri­vi­le­gia­da es­gri­me su de­re­cho a co­no­cer la Torre Eif­fel, y ese de­re­cho a mí me pa­re­ce más in­tere­san­te y le­gí­ti­mo que cum­plir con otras ne­ce­si­da­des sub­je­ti­vas/op­cio­nes de con­su­mo co­mo com­prar un bol­so de piel de co­co­dri­lo, un smartp­ho­ne lle­ni­to de col­tán o un ba­lón de fút­bol co­si­do por una in­fan­cia ex­plo­ta­da. Pue­de que yo su­fra es­tas con­tra­dic­cio­nes por­que cre­cí en Be­ni­dorm y sé que exis­ten no-lu­ga­res o lu­ga­res “co­rrom­pi­dos” por el tu­ris­mo de ma­sas, que han ad­qui­ri­do una per­so­na­li­dad apa­bu­llan­te. Acu­mu­lo pre­gun­tas: no sé si es bueno que Pra­ga se con­vier­ta en un par­que te­má­ti­co o lo me­jor es que ca­si to­do el mun­do pue­da co­no­cer una ciu­dad ma­ra­vi­llo­sa. No sé si cuan­do los eco­lo­gis­tas nos ma­ni­fes­ta­mos con­tra los cam­pos de golf en de­sér­ti­cos pa­ra­jes, los ve­ci­nos tie­nen de­re­cho a gri­tar: “Pi­jos, que sois unos pi­jos”. No sé si, cuan­do un se­ñor en Tú­nez fin­ge un ac­ci­den­te de mo­to con ni­ño pa­ra que lle­ve­mos al “ac­ci­den­ta­do” a la fá­bri­ca de al­fom­bras de su pa­dre, de­be­ría­mos con­si­de­rar ese gan­cho co­mo pí­ca­ra es­tra­te­gia o ac­ción pu­ni­ble. No sé si a to­do el mun­do po­de­mos exi­gir­le lo mis­mo: un pen­sa­mien­to a lar­go pla­zo pa­ra la pre­ser­va­ción de un pla­ne­ta que se nos es­tá re­co­cien­do, o un pen­sa­mien­to cor­to­pla­cis­ta que afec­ta a ese mon­tón de per­so­nas que ne­ce­si­ta ga­nar un suel­de­ci­to al mes y, ade­más, ir­se de va­ca­cio­nes a Dis­ney World o a Lon­dres si es que se tie­nen as­pi­ra­cio­nes cul­tu­ra­les. Es ur­gen­te bus­car una so­lu­ción in­ter­me­dia en­tre la ma­si­fi­ca­ción de Barcelona co­mo re­sul­ta­do del tu­ris­mo de cru­ce­ro y la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca de Ba­ri, en la cos­ta amal­fi­ta­na, exac­ta­men­te por lo mis­mo. Y, cla­ro, to­das es­tas con­tra­dic­cio­nes se ex­pre­san des­de una pers­pec­ti­va oc­ci­den­to­cén­tri­ca. Esa es la man­cha que en­su­cia mi co­ra­zón.

No sé si es bueno que Pra­ga se con­vier­ta en un par­que te­má­ti­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.