De “ho tor­na­rem a fer”, nada de nada, cria­tu­ras

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

Nada que ob­je­tar a que un ciu­da­dano de ba­se y di­ri­gen­te so­cial so­be­ra­nis­ta pro­cla­me, co­mo Jor­di Cui­xart, “ho tor­na­rem a fer” (“lo vol­ve­re­mos a ha­cer”). Ni a que es­cri­ba un li­bro con ese tí­tu­lo. Sal­vo re­cor­dar que el es­fuer­zo inú­til lle­va a la me­lan­co­lía. Y, a ve­ces, a si­tua­cio­nes peo­res. Pe­ro que lo pro­cla­me una au­to­ri­dad, el in­qui­lino del Pa­lau de la Ge­ne­ra­li­tat, Quim To­rra, es del gé­ne­ro ri­si­ble. Pues o la fra­se no sig­ni­fi­ca nada más que un ac­to de pro­tes­ta, se ig­no­ra cómo, cuán­do, o con­tra quién, su­gie­re su por­ta­voz. O bus­ca re­pe­tir el vía cru­cis an­ti­es­ta­tu­ta­rio de oto­ño de 2017: le­yes de desconexió­n / re­fe­rén­dum ile­gal / de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia.

Y esa se­cuen­cia so­lo tie­ne dos lec­tu­ras po­si­bles. Que fue una ri­dí­cu­la mas­ca­ra­da pa­ra en­ga­ñar a los ca­ta­la­nes y otros es­pa­ño­les, se­gún con­fe­só la ex­con­se­je­ra Cla­ra Pon­sa­ti (fal­sa­men­te Pon­sa­tí): “Ju­gá­ba­mos al pó­quer e íba­mos de fa­rol”. Lo que des­cri­be de so­bra la ca­ta­du­ra mo­ral de los asi­duos a la tim­ba. O que fue un ma­yúscu­lo aten­ta­do con­tra la Cons­ti­tu­ción, con las con­se­cuen­cias ju­di­cia­les que de ello pu­die­ran de­ri­var­se.

Nin­gu­na de am­bas hi­pó­te­sis es re­pe­ti­ble. No se­rá tan fá­cil pi­llar por sor­pre­sa al grue­so de la ciu­da­da­nía, ni el pe­so del Es­ta­do de de­re­cho ex­hi­bi­rá la par­si­mo­nia de en­ton­ces.

Los as­pi­ran­tes a re­pe­tir aque­llas aven­tu­ras de­bie­ran re­cor­dar que fue­ron sen­dos fra­ca­sos. Con­tra lo que al­gu­nos de sus pro­mo­to­res cal­cu­la­ban, ni el Es­ta­do es­pa­ñol era un Es­ta­do fa­lli­do e inú­til; ni las em­pre­sas acom­pa­ña­ron la in­sen­sa­tez; ni Eu­ro­pa va­li­dó la ma­nio­bra; ni la ma­yo­ría del pue­blo ca­ta­lán apo­yó la ope­ra­ción. Se fue (igual que sus pro­pios, des­nor­ta­dos, di­ri­gen­tes) de fin de se­ma­na, co­mo to­ca los fi­nes de se­ma­na. Y el lu­nes le­van­tó per­sia­nas, abrió las tien­das y alum­bró las cal­de­ras.

Pues bien, a to­dos esos erro­res de cálcu­lo se unen aho­ra las sen­ten­cias y otras re­so­lu­cio­nes de los tri­bu­na­les eu­ro­peos (el Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la Unión Eu­ro­pea, de Lu­xem­bur­go, y el Tri­bu­nal Eu­ro­peo de De­re­chos Hu­ma­nos, de Es­tras­bur­go) va­li­dan­do re­so­lu­cio­nes del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal es­pa­ñol so­bre el pro­cés, o de­ne­gan­do la re­cla­ma­ción de cau­te­la­res del ex­pre­si­dent hui­do pa­ra to­mar es­ca­ño en el Par­la­men­to Eu­ro­peo.

Y al­go igual­men­te de­ci­si­vo. So­lo un 9% de ca­ta­la­nes se si­guen de­cla­ran­do fa­vo­ra­bles a la uni­la­te­ra­li­dad, o sea, dis­pues­tos a se­guir la con­sig­na de “ho tor­na­rem a fer”. Ano­ten. So­lo un 9%. La ci­fra es del Cen­tre d’Es­tu­dis d’Opi­nió, la agen­cia ofi­cial de son­deos de la Ge­ne­ra­li­tat. Bas­ta, pues, de cria­tu­ra­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.