“La ca­sa ha vo­la­do. Da la vuel­ta y ha­ga­mos un plan”

Las con­ver­sa­cio­nes gra­ba­das por los te­rro­ris­tas del 17-A re­fle­jan cómo se re­or­ga­ni­za­ron tras la ex­plo­sión que ma­tó al lí­der del gru­po

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - JE­SÚS GAR­CÍA,

La cé­lu­la te­rro­ris­ta de Ri­poll pre­ten­día co­me­ter un gran aten­ta­do, con bom­bas, el 20 de agos­to de 2017. Tal vez en el Camp Nou, du­ran­te el par­ti­do en­tre el Ba­rça y el Be­tis. Qui­zás en la Sa­gra­da Fa­mi­lia. O du­ran­te la fies­ta Chu­rros con Cho­co­la­te de la sa­la Apo­lo. Un tem­plo cris­tiano, un tem­plo del fút­bol y un tem­plo del ocio gay. Los ob­je­ti­vos nun­ca es­tu­vie­ron del to­do de­fi­ni­dos, pe­ro sí la fe­cha. A las 23.18 del 16 de agos­to, sin em­bar­go, los pla­nes sal­ta­ron por los ai­res. La ex­plo­sión en la ca­sa de Al­ca­nar (Tarragona) aca­bó con la vi­da del ce­re­bro de los ata­ques, el imán Ab­del­ba­ki Es Satty, y obli­gó a los chi­cos a im­pro­vi­sar. Así na­ció el 17-A.

Moha­med Hi­chamy, uno de los te­rro­ris­tas, gra­ba­ba las con­ver­sa­cio­nes que man­te­nía con la cé­lu­la me­dian­te la app Call Re­cor­der. Los Mos­sos han re­cons­trui­do así los diá­lo­gos de los jó­ve­nes el día 17 de agos­to, tras co­no­cer el desas­tre de Al­ca­nar, don­de al­ma­ce­na­ban los ex­plo­si­vos. El su­ma­rio que ins­tru­ye la Au­dien­cia Na­cio­nal mues­tra cómo, en po­cas ho­ras, pla­nea­ron la al­ter­na­ti­va.

A las 15.00, Hi­chamy es­tá con You­nes Abou­yaa­qoub. Re­ci­ben la lla­ma­da del her­mano de es­te, El Hous­sai­ne, que es­tá reuni­do con el res­to de la cé­lu­la. “Es­toy con los chi­cos aho­ra. Va­mos al río”, di­ce an­tes de ex­pli­car­le el in­ci­den­te de Al­ca­nar, del que Hi­chamy no tie­ne no­ti­cia. “¿Tú? ¿Sa­bes que la ca­sa ha vo­la­do?” “No, no lo sé”. “Pues que se­pas que la ca­sa ha vo­la­do. Da la vuel­ta y ven pa­ra que ha­ga­mos un plan”.

Dis­cu­ten. No es­tá cla­ro cuál de­be ser el si­guien­te pa­so.

—Es­ta­mos le­jos pa­ra lle­gar has­ta allí, mi­rad de reuníos los cua­tro y pen­sad qué ha­cer —di­ce Hi­chamy.

—¿Qué va­mos a ha­cer? No sa­be­mos qué ha­cer —re­pli­ca El Hous­sai­ne.

—Bueno, co­ged los co­ches y mo­veos por la ca­rre­te­ra y mi­rad lo que vais a ha­cer. En­trad en la AP-7 y si veis al­go en­trad yo qué sé, lo más im­por­tan­te es que os mo­váis.

La se­gun­da lla­ma­da se pro­du­ce a las 15.51. El Hous­sai­ne in­for­ma a Hi­chamy de que es­tán sa­lien­do de Ri­poll. Hi­chamy les pi­de que “ace­le­ren un po­co” y le re­co­jan en la AP-7, prin­ci­pal ar­te­ria via­ria de Cataluña. Los Mos­sos acla­ran que, po­co an­tes, el te­rro­ris­ta ha su­fri­do un ac­ci­den­te en esa vía a la al­tu­ra de Cam­brils. Cuan­do el con­duc­tor del otro vehícu­lo le di­jo que iba a lla­mar a la po­li­cía, Hi­chamy sal­tó la va­lla y se fue por un ca­mino.

La de­ta­lla­da cro­no­lo­gía po­li­cial ayuda a po­ner en con­tex­to lo ocu­rri­do ese 17 de agos­to. A me­dio­día, an­tes de las fre­né­ti­cas lla­ma­das, You­nes e Hi­chamy acu­den con una fur­go­ne­ta a Pa­rets del Va­llès pa­ra al­qui­lar otro vehícu­lo pa­ra cua­tro días. Se­guían el plan ini­cial: em­plear las fur­go­ne­tas “pa­ra me­ter el ex­plo­si­vo TATP [co­no­ci­do co­mo ma­dre de Sa­tán] jun­to a bom­bo­nas de bu­tano pa­ra acre­cen­tar la in­ten­si­dad de la de­fla­gra­ción”, re­co­ge un in­for­me.

Ca­da uno al vo­lan­te de una fur­go­ne­ta, cir­cu­lan ha­cia el sur. “Su des­tino era el in­mue­ble ope­ra­ti­vo de Al­ca­nar”, di­cen los Mos­sos. Aún no co­no­cen las trá­gi­cas no­ti­cias so­bre la muer­te de su men­tor. An­tes de las 14.00 fran­quean el pea­je de Mar­to­rell. En­tre la pri­me­ra y la se­gun­da lla­ma­da gra­ba­das con Call Re­cor­der, You­nes e Hi­chamy se se­pa­ran: el pri­me­ro cir­cu­la ya ha­cia Barcelona —se con­ver­ti­rá en el au­tor del atro­pe­llo de La Ram­bla, que aca­bó con la vi­da de 14 per­so­nas— y el se­gun­do, ha­cia Cam­brils. Des­de allí re­ci­be la se­gun­da lla­ma­da en la que pi­de que le re­co­jan.

Reuni­dos en Cam­brils, Hi­chamy y otros cua­tro te­rro­ris­tas —su her­mano Omar, El Hous­sai­ne Abou­yaa­qoub, Said Aa­lla y Mous­sa Ou­ka­bir— cir­cu­lan en un Au­di A3. En pa­ra­le­lo, a las 16.50 You­nes irrum­pe en La Ram­bla. Ho­ras más tar­de, los cin­co del Au­di A3 son gra­ba­dos en una ga­so­li­ne­ra. Ya co­no­cen la ma­tan­za. Y de­ci­den se­guir ade­lan­te se­gún las di­rec­tri­ces del Es­ta­do Is­lá­mi­co, que con­mi­na a los su­yos a te­ner lis­to “un ata­que al­ter­na­ti­vo”.

So­bre las 22.00, com­pran cu­chi­llos, un ha­cha y ar­tícu­los pa­ra fa­bri­car cha­le­cos ex­plo­si­vos fal­sos en un ba­zar chino. Van a una ma­sía de­sier­ta en Riu­de­can­yes y que­man su do­cu­men­ta­ción per­so­nal en un ri­tual co­no­ci­do co­mo “ca­mino sin re­torno”. A la 1.00 irrum­pen con el Au­di A3 en el pa­seo ma­rí­ti­mo de Cam­brils, atro­pe­llan mor­tal­men­te a una mu­jer y son fi­nal­men­te aba­ti­dos por los Mos­sos. Lle­van un pa­ñue­lo ro­jo al cue­llo, co­mo los ata­can­tes de la sa­la Ba­ta­clan de Pa­rís, en ho­me­na­je a Abu Du­ja­na, coe­tá­neo de Maho­ma y co­no­ci­do co­mo “el gue­rre­ro de pa­ñue­lo ro­jo”. Los han he­cho en la ma­sía con ji­ro­nes de una ca­mi­se­ta Tommy Hil­fi­ger.

Di­cen los Mos­sos que la geo­gra­fía del 17-A es “alea­to­ria”, pe­ro no así la ope­ra­ti­va. El ata­que de Barcelona “fue un cal­co de los su­ce­di­dos en Ni­za o Ber­lín”, mien­tras que el de Cam­brils “imi­tó en su in­te­gri­dad” el que pa­de­ció, ape­nas dos me­ses an­tes, Lon­dres.

You­nes irrum­pió en La Ram­bla dos ho­ras des­pués de co­no­cer la muer­te del imán

El aten­ta­do “al­ter­na­ti­vo” co­pió los de Ni­za, Ber­lín o Lon­dres

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.