Pre­ca­rie­dad con­tra las lla­mas

Los bom­be­ros fo­res­ta­les reclaman al Go­bierno un es­ta­tu­to que me­jo­re sus con­di­cio­nes la­bo­ra­les

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - JA­VIER POR­TI­LLO,

Cuan­do Juan An­to­nio Az­pe­le­ta, bom­be­ro fo­res­tal de 60 años, vuel­ve a ca­sa tras un in­cen­dio ape­nas ha­bla con su mu­jer y sus hi­jos, de 27 y 30 años, de lo que ha vi­vi­do: al­go pa­re­ci­do al in­fierno. Es­te va­lli­so­le­tano lle­va una dé­ca­da arries­gan­do su vi­da jun­to a sus com­pa­ñe­ros Al­ber­to y Ós­car, de 53 y 55 años. Nin­guno de los dos quie­re que su iden­ti­dad tras­cien­da, por­que te­men re­pre­sa­lias en el tra­ba­jo. Por eso no dan sus ver­da­de­ros nom­bres. Los tres coin­ci­den en que en­fren­tar­se a las lla­mas es una ex­pe­rien­cia bru­tal.

Es­pa­ña cuen­ta con unos 35.000 bom­be­ros fo­res­ta­les, se­gún cal­cu­lan los sindicatos. Pe­ro no to­dos tra­ba­jan con las mis­mas con­di­cio­nes. Es más, el Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra ni si­quie­ra pue­de pre­ci­sar cuán­tos hay, por­que hay co­mu­ni­da­des que no tie­nen re­co­no­ci­da la ca­te­go­ría de bom­be­ro fo­res­tal. Hay quie­nes son em­plea­dos pú­bli­cos y quie­nes tra­ba­jan sub­con­tra­ta­dos en el sec­tor pri­va­do. Unos de­pen­den de los ser­vi­cios de emer­gen­cias y otros ape­nas re­ci­ben for­ma­ción. Ese es el mo­ti­vo por el que reclaman al Go­bierno un es­ta­tu­to que for­ta­lez­ca su po­si­ción en el mer­ca­do la­bo­ral, aunque las com­pe­ten­cias en pre­ven­ción y ex­tin­ción es­tén trans­fe­ri­das.

El año pa­sa­do, 6.830 in­cen­dios y co­na­tos de­vas­ta­ron 23.472 hec­tá­reas de bos­que y pas­to de to­do el país, se­gún Agri­cul­tu­ra. Los ex­per­tos ad­vier­ten de que, aunque se re­gis­tren me­nos fue­gos, es­tos ca­da vez se­rán más gran­des y vi­ru­len­tos por el cambio cli­má­ti­co y el in­cre­men­to de las tem­pe­ra­tu­ras. Y los pri­me­ros en en­fren­tar­se a es­tos mons­truos son, ca­si siem­pre, los bom­be­ros fo­res­ta­les. En las tres úl­ti­mas dé­ca­das han muer­to 245 atra­pa­dos en las fau­ces del fue­go. En la me­mo­ria de to­dos, los 11 com­pa­ñe­ros de un mis­mo re­tén que pe­re­cie­ron en 2005 en un in­cen­dio en Guadalajar­a.

“Al­ber­to y yo es­tu­vi­mos cer­ca de mo­rir”, cuen­ta Az­pe­le­ta, li­be­ra­do sin­di­cal de la UGT y con­duc­tor. “Nos me­ti­mos di­rec­tos al fue­go en un en­co­nar ha­ce ocho años. El com­pa­ñe­ro ba­jó del ca­mión y yo di mar­cha atrás pa­ra de­jar­lo co­lo­ca­do. De re­pen­te le veo co­rrer por de­lan­te; te­nía­mos el fue­go al la­do”.

Es­tos hom­bres —las mu­je­res ape­nas es­tán re­pre­sen­ta­das— se jue­gan la vi­da. En Cas­ti­lla y León, una de las co­mu­ni­da­des con peo­res con­di­cio­nes, se­gún las cen­tra­les, di­cen que de­ma­sia­do por lo que re­ci­ben. “Aquí no es­tá re­co­no­ci­da la ca­te­go­ría de bom­be­ro fo­res­tal”, di­ce Tomás Pérez, se­cre­ta­rio de la Fe­de­ra­ción de Ser­vi­cios Pú­bli­cos de UGT en Cas­ti­lla y León. Re­ci­ben ape­nas un cur­so de seis ho­ras y con con­tra­tos tem­po­ra­les de tres me­ses pa­ra la tem­po­ra­da de in­cen­dios.

Uni­das Po­de­mos re­co­gió el guan­te de los fo­res­ta­les el año pa­sa­do y pre­sen­tó una pro­po­si­ción de ley en el Con­gre­so pa­ra do­tar­les de ese es­ta­tu­to que reclaman. En ese pro­yec­to, los le­gis­la­do­res en­ten­dían que la trans­fe­ren­cia a las au­to­no­mías hi­zo que los bom­be­ros pa­sa­ran a pres­tar sus ser­vi­cios en em­pre­sas pú­bli­cas, se­mi­pú­bli­cas o pri­va­das en fun­ción de la ad­mi­nis­tra­ción de turno. Es­to, ase­gu­ran, ha­ce que los tra­ba­ja­do­res sean con­tra­ta­dos con suel­dos muy di­fe­ren­tes.

En esa ba­ta­lla con­tra las lla­mas, Ós­car se ve per­de­dor. “No es nor­mal que tra­ba­jan­do las mis­mas ho­ras, en el mis­mo in­cen­dio, unos no ten­ga­mos for­ma­ción y quien es­tá a tu la­do, de una em­pre­sa o de la UME, sí la ten­ga”.

El mi­nis­te­rio es sen­si­ble a las que­jas de los fo­res­ta­les, aunque les au­gu­ra ho­ras de pro­tes­ta. “En­ten­de­mos la pe­ti­ción de me­jo­ra, pe­ro hay que ser cons­cien­tes de las di­fi­cul­ta­des que exis­ten pa­ra po­der dar for­ma a cual­quier desa­rro­llo le­gis­la­ti­vo que uni­fi­que”, acla­ra. Ade­más, fuen­tes del mi­nis­te­rio que di­ri­ge en fun­cio­nes Luis Planas ase­gu­ran que Agri­cul­tu­ra in­vi­ta al res­to de mi­nis­te­rios a im­pli­car­se en una nue­va le­gis­la­ción.

Mien­tras, hay co­mu­ni­da­des que son un ejem­plo de bue­nas prác­ti­cas. En An­da­lu­cía, el Plan In­fo­ca pau­ta los es­fuer­zos del Go­bierno an­da­luz con­tra el fue­go. “Es nor­mal que di­gan que so­mos el mo­de­lo de éxi­to vien­do cómo es­tán en otros la­dos”, sin­te­ti­za Emilio del Pino Ma­zue­la, bom­be­ro fo­res­tal de es­ta co­mu­ni­dad. La prin­ci­pal di­fe­ren­cia en­tre cas­te­lla­no­leo­ne­ses y an­da­lu­ces es que es­tos es­tán in­te­gra­dos den­tro de Emer­gen­cias 112 de la Jun­ta. Ade­más, des­de 2009 el per­so­nal es fi­jo: tra­ba­ja el año com­ple­to en lu­gar de los que co­rres­pon­den a la cam­pa­ña de ve­rano. Una vie­ja re­cla­ma­ción de los tra­ba­ja­do­res. Aunque Del Pino ad­vier­te de otro pro­ble­ma en la re­gión: “La edad me­dia de la plan­ti­lla ron­da los 53 años y no sa­len pla­zas pa­ra re­po­ner las ju­bi­la­cio­nes”.

Juan An­to­nio y sus dos com­pa­ñe­ros se cuel­gan la mo­chi­la ver­de que les se­ña­la co­mo fo­res­ta­les. Az­pe­le­ta lan­za una ad­ver­ten­cia a los po­lí­ti­cos de su co­mu­ni­dad: “La na­tu­ra­le­za es­tá cam­bian­do y lo ló­gi­co es que los ser­vi­cios que tie­nen que ver con la pro­tec­ción de la na­tu­ra­le­za, co­mo el nues­tro, lo ha­gan a la vez y no va­yan a re­bu­fo, por­que en­ton­ces se nos que­ma­rá to­do”. Por de­lan­te tie­nen más de cien ki­ló­me­tros has­ta la ba­se. Por el ca­mino, mi­les de hec­tá­reas de pino desafian­tes; el in­fierno no avi­sa.

No se sa­be el nú­me­ro exac­to de fo­res­ta­les por la fal­ta de re­co­no­ci­mien­to

Tra­ba­jan pa­ra el sec­tor pú­bli­co y sub­con­tra­ta­dos en em­pre­sas pri­va­das

/ JA­VIER ÁLVAREZ

Juan An­to­nio Az­pe­le­ta, bom­be­ro fo­res­tal de Valladolid, con la mo­chi­la del equi­po de la Jun­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.