Dos in­cen­dios ame­na­zan el par­que na­cio­nal de la sie­rra del Gua­da­rra­ma

Cen­te­na­res de pro­fe­sio­na­les in­ten­tan con­tro­lar el avan­ce de los fue­gos

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - F. JA­VIER BA­RRO­SO,

Dos in­cen­dios fo­res­ta­les ini­cia­dos con unas dos ho­ras de di­fe­ren­cia ace­cha­ban a úl­ti­ma ho­ra de ayer el par­que na­cio­nal de la sie­rra del Gua­da­rra­ma, tanto en su ver­tien­te ma­dri­le­ña co­mo se­go­via­na. Cen­te­na­res de per­so­nas, en­tre bom­be­ros, bri­ga­das fo­res­ta­les y me­dios aé­reos, se em­plea­ban a fon­do pa­ra evitar que las lla­mas afec­ta­ran a las par­tes más bos­co­sas y den­sas de ve­ge­ta­ción de es­te área ver­de.

El in­cen­dio de la ver­tien­te ma­dri­le­ña co­men­zó alrededor de las 13.30 en el puer­to de La Mor­cue­ra (1.796 me­tros de al­ti­tud) por cau­sas aún no es­cla­re­ci­das. El vien­to y las al­tas tem­pe­ra­tu­ras hi­cie­ron que las lla­mas subie­ran por la la­de­ra de la sie­rra con cier­ta ra­pi­dez. Es­ta zo­na se ca­rac­te­ri­za por te­ner mon­te ba­jo y al­gu­nos pi­na­res.

Al lu­gar se des­pla­za­ron en un prin­ci­pio seis he­li­cóp­te­ros y 11 do­ta­cio­nes de bom­be­ros y bri­ga­das fo­res­ta­les, pe­ro al ver que las lla­mas avan­za­ban con ra­pi­dez se mo­vi­li­za­ron más me­dios. A las sie­te de la tar­de, es­ta­ban tra­ba­jan­do 11 he­li­cóp­te­ros, tres hi­dro­avio­nes de gran ca­pa­ci­dad del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, Pes­ca y Ali­men­ta­ción y 35 do­ta­cio­nes de bom­be­ros y de bri­ga­das fo­res­ta­les.

El fue­go de la ver­tien­te se­go­via­na se ini­ció en la zo­na de Val­saín, en las pro­xi­mi­da­des del tér­mino mu­ni­ci­pal de La Gran­ja de San Il­de­fon­so. El prin­ci­pal te­mor de los res­pon­sa­bles de la ex­tin­ción era que el vien­to y la se­que­dad del am­bien­te fa­ci­li­ta­ran que las lla­mas en­tra­ran en la zo­na den­sa del par­que y el fue­go sal­ta­ra ha­cia la ver­tien­te ma­dri­le­ña. De ahí que se con­cen­tra­ran gran can­ti­dad de me­dios en es­te fo­co. Las co­lum­nas de hu­mo de am­bos in­cen­dios eran vi­si­bles des­de ki­ló­me­tros de dis­tan­cia e in­clu­so des­de la ca­pi­tal. Se tra­ta­ba de un hu­mo blan­que­cino,

que co­rres­pon­de a ve­ge­ta­ción ba­ja, se­gún ex­pli­ca­ron los téc­ni­cos de la ex­tin­ción.

Uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas con el que se en­fren­ta­ron los res­pon­sa­bles es que el vien­to era muy cam­bian­te, aunque no avan­za­ba a gran ve­lo­ci­dad. Eso im­pe­día a las bri­ga­das fo­res­ta­les y a los bom­be­ros tra­ba­jar en una zo­na con­cre­ta y abrir cor­ta­fue­gos que im­pi­die­ran el avan­ce. Cuan­do es­ta­ban en esas la­bo­res, te­nían que man­te­ner cier­ta dis­tan­cia an­te el ries­go de que las lla­mas avan­za­ran ha­cia ellos por la ac­ción del ai­re.

El Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, Pes­ca y Ali­men­ta­ción des­pla­zó nue­ve me­dios aé­reos con ba­se en To­rre­jón de Ar­doz (Madrid), Ma­ta­cán (Sa­la­man­ca), Los Lla­nos (Albacete) y Za­ra­go­za, ade­más de bri­ga­das ae­ro­trans­por­ta­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.