De exa­dic­tos y cho­pos

En el bu­có­li­co cen­tro de reha­bi­li­ta­ción de Dia­no­va de Am­bi­te, pa­sear le­jos de los lu­ga­res tó­xi­cos for­ma par­te de la te­ra­pia

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD -

pa­ra adic­tos Dia­no­va, a las afue­ras de Am­bi­te, fue en los años vein­te una fá­bri­ca de ha­ri­na y en la gue­rra, des­can­sa­de­ro de las bri­ga­das in­ter­na­cio­na­les. Su di­rec­tor, Ubal­do Arias, tie­ne fotos en las que sa­le He­ming­way en el bo­ni­to pa­tio. Si en­tras por de­trás, hay una pe­que­ña cas­ca­da, un puen­te­ci­llo, un jar­dín de fru­ta­les. En to­tal, 28.800 me­tros cua­dra­dos de bu­có­li­ca par­ce­la.

“Hay que ale­jar a los pa­cien­tes de los lu­ga­res tó­xi­cos”, di­ce Arias. “Les vie­ne bien lo ru­ral; sa­ben que no tie­nen la sus­tan­cia cer­ca y es un cambio to­tal de los en­tor­nos hos­ti­les de los que vie­nen: la ca­lle, los po­bla­dos…”. Aquí vi­ven 25 per­so­nas (y tra­ba­jan 23) que, ade­más de las adic­cio­nes, es­tán en ries­go de ex­clu­sión so­cial. Han pa­sa­do el mono en clí­ni­cas de des­in­to­xi­ca­ción de la Co­mu­ni­dad de Madrid y aho­ra to­ca re­cu­pe­rar la au­to­no­mía: reapren­der a asear­se, tra­ba­jar, te­ner en or­den los pa­pe­les o ges­tio­nar el tiem­po li­bre. Lo más di­fí­cil son los pri­me­ros 15 días, ex­pli­ca el di­rec­tor. La ma­yo­ría se que­da en­tre tres y seis me­ses (lue­go pa­san a pi­sos tu­te­la­dos). Mu­chos vuel­ven: “Es­te ca­mino no es rec­to; a ve­ces ne­ce­si­tas pa­sar más de una vez por aquí pa­ra sa­lir”, di­ce Arias.

Des­pués de ce­nar, a ve­ces van de pa­seo. Cues­ta que arran­quen, no es una ac­ti­vi­dad obli­ga­to­ria y el es­ta­do fí­si­co de al­gu­nos lo com­pli­ca, pe­ro to­dos (una de­ce­na, no po­de­mos dar nom­bres) coin­ci­den en que ca­mi­nar por un si­tio así sien­ta bien: “La na­tu­ra­le­za re­ju­ve­ne­ce”, “des­pe­ja la men­te”, “es sa­lud, alar­ga la vi­da”, “re­la­ja”… Lu­ga­res co­mu­nes que en su voz sue­nan más fuer­te: “Lo que más me gus­ta es que en los ca­mi­nos la gen­te te sa­lu­da”.

El pai­sa­je tam­bién les lle­va a un tiem­po pre­vio a las adic­cio­nes. Al hom­bre que me di­ce que lo que yo creía que eran ci­pre­ses son cho­pos (“¡pe­ro mu­jer, lo que un hue­vo a una cas­ta­ña!”), los fru­ta­les del jar­dín le sa­ben a Fran­cia, don­de ven­di­mió des­de los 12 años. Uno cuen­ta que acom­pa­ñó a su ma­dre al Ca­mino de San­tia­go pa­ra pe­dir por su her­mano (“y lue­go caí yo en es­to, po­bre­ci­ta”). Otro re­cuer­da que un ami­go le arras­tró a la Ru­ta del Ca­res pa­ra que no se gas­ta­se la Ren­ta Mí­ni­ma de In­ser­ción en ve­neno: “Era tan bo­ni­to aque­llo que du­ran­te el via­je no ne­ce­si­té ni la mi­tad de me­ta­do­na”.

En­gan­cha­dos tam­bién deam­bu­la­ron mu­cho, su par­ti­cu­lar Walk on the wild side. ¿Cómo es el ca­mi­nar del adic­to? “En círcu­los, ade­lan­te y atrás, so­lo pa­ra pi­llar una vez y lue­go otra”. “An­das pe­ro no lle­gas nun­ca a nin­gún la­do”. “Ni ves por dón­de vas”, di­ce un chi­co, “y eso que alrededor del po­bla­do de La Cañada, don­de he vi­vi­do años, hay cam­po bo­ni­to”. Lo sé, es­tu­ve por allí ha­ce tres días. En­ton­ces él ha­ce al­go in­can­des­cen­te: “Mi­ra, en es­te cen­tro la gen­te en­tra ca­mi­nan­do así”. Se do­bla so­bre sí mis­mo, hom­bros ha­cia de­lan­te, bar­bi­lla en el es­ter­nón, pier­nas fle­xio­na­das, un po­co se­pa­ra­das, tam­bién los bra­zos pa­ra man­te­ner el equi­li­bro. “Así en­tran, arras­tran­do el pa­so, en­cor­va­dos… Y sa­len así, rec­tos”. Al de­cir­lo es­ti­ra la es­pal­da, sa­ca pe­cho, mi­ra al fren­te. Se yer­gue, co­mo un cho­po.

/D.E.

Ama­ne­ce en el ca­mino en­tre Orus­co y Am­bi­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.