“La po­lí­ti­ca vi­ril es es­té­ril”

El País (País Vasco) - - PANTALLAS - NATALIA JUN­QUE­RA,

Íñi­go Erre­jón (Madrid, 35 años), lí­der de Más Madrid, es­tá con­ven­ci­do de que por es­cri­to “di­ces co­sas del otro que no sa­len cuan­do lo tie­nes de­lan­te o al te­lé­fono”. Su abue­lo era car­te­ro. Él y Pa­blo Igle­sias, co­fun­da­do­res de Po­de­mos, rom­pie­ron por car­ta. Lle­va cin­co años en pri­me­ra lí­nea y en su pri­mer ve­rano des­pués del di­vor­cio re­ve­la una lec­ción apren­di­da: “Ca­da vez creo más en el com­po­nen­te emo­cio­nal, de piel, de la po­lí­ti­ca”.

Pre­gun­ta. “La he­ge­mo­nía se mue­ve en la ten­sión en­tre el nú­cleo irra­dia­dor y la se­duc­ción de los sec­to­res alia­dos la­te­ra­les. Afir­ma­ción-aper­tu­ra”. ¿Qué le pa­sa­ba? ¿Dón­de le do­lía?

Res­pues­ta. (Ríe). Es­ta­ba en Ate­nas en una con­fe­ren­cia de Sy­ri­za y se­rá que en Ate­nas le da a uno por po­ner­se in­ten­so.

P. ¿Lo ha re­pe­ti­do?

R. Me re­afir­mo: la he­ge­mo­nía es un ejer­ci­cio en­tre afir­mar las ideas y te­ner ca­pa­ci­dad pa­ra lle­gar a un en­ten­di­mien­to con otros que no pien­san co­mo tú exac­ta­men­te, pe­ro a los que pue­des pro­po­ner un ho­ri­zon­te com­par­ti­do. To­do eso no ca­bía en un tuit. Por es­cri­to se me ha es­ca­pa­do alguna vez más, pe­ro oral no me lo pue­do per­mi­tir por­que el que me oi­ga se mo­ri­rá de ri­sa.

P. ¿Qué lec­ción apren­di­da en sus 10 años de boy scout re­co­men­da­ría a Po­de­mos y vi­ce­ver­sa?

R. En la pri­me­ra, que la coope­ra­ción lle­ga más le­jos que la com­pe­ten­cia, y que a ve­ces los ca­mi­nos son lar­gos y ha­ce fal­ta per­se­ve­ran­cia y pa­cien­cia. De Po­de­mos a los scouts, que ha­cer una so­cie­dad me­jor a ve­ces im­pli­ca pe­lear, no va­le con dar­se la mano y desear­la.

P. Hay un me­me que di­ce: “Úl­ti­ma ofer­ta del PSOE a Igle­sias: una vi­ce­pre­si­den­cia, tres mi­nis­te­rios y Ba­le”. A us­ted, que es del Madrid y fue de Po­de­mos, ¿le pa­re­ce jus­ta?

R. Si con Ba­le se so­lu­cio­na­ra, lo ce­día de mil amo­res (ríe). En la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la ha­ce fal­ta mi­ra­da lar­ga. Na­die es­tá pen­san­do den­tro de 10 años, sino en el te­le­dia­rio y así es im­po­si­ble ha­cer nin­gún sa­cri­fi­cio por­que nada va­le la pe­na si to­do es mer­can­cía que se gas­ta rá­pi­da­men­te. Esa mi­ra­da lar­ga es lo con­tra­rio de Twit­ter, de los fue­gos ar­ti­fi­cia­les y es­te ré­gi­men de rue­da de pren­sa per­ma­nen­te. Te­ne­mos que de­jar de con­tar­nos to­do el ra­to lo que es­tá pa­san­do y mi­rar qué que­re­mos que pa­se en ade­lan­te.

P. ¿Ha­bría acep­ta­do una vi­ce­pre­si­den­cia y tres mi­nis­te­rios? R. Sí.

P. Y Más País ¿cómo le sue­na?

R. Me sue­na me­jor Más Madrid. Aquí in­ten­ta­mos un Go­bierno di­fe­ren­te y Ciu­da­da­nos se re­tra­ta eli­gien­do a Vox cuan­do te­nía nues­tra mano ten­di­da. Eso ha he­cho que mu­cha gen­te nos mi­re, tam­bién en el res­to de Es­pa­ña, y creo que en­tre dos gru­pos que no se po­nían de acuer­do se ha usa­do mu­cho el ru­mor de que Más Madrid pen­sa­ba dar un sal­to a la po­lí­ti­ca na­cio­nal pa­ra me­ter­se mie­do. Pe­ro las ne­go­cia­cio­nes que se ba­san en el mie­do no fun­cio­nan. Los mi­nis­te­rios no son com­par­ti­men­tos es­tan­cos; hay que cons­truir una re­la­ción de con­fian­za y, si no se pue­de, de­be­rían asu­mir otras fór­mu­las pa­ra com­par­tir una ac­ción de go­bierno in­clu­so sin com­par­tir Go­bierno. La po­lí­ti­ca ba­sa­da en la de­rro­ta del otro va­le un día. Tie­ne mu­cho que ver con esa con­fu­sión en­tre la vi­ri­li­dad y la po­lí­ti­ca en­ten­di­da co­mo un pulso. El mar­tes le do­blas el bra­zo, pe­ro el miér­co­les el otro in­ten­ta ha­cer lo mis­mo y eres im­po­ten­te. Es una po­lí­ti­ca es­té­ril.

P. ¿Se ve en un pro­yec­to a ni­vel na­cio­nal en al­gún mo­men­to?

R. La po­lí­ti­ca da mu­chas vuel­tas. Es­toy en Mas Madrid y ten­go tiem­po pa­ra cons­truir una or­ga­ni­za­ción. Me ape­te­ce ha­cer­lo bien.

P. ¿Cuál ha si­do su mo­men­to más ale­gre en po­lí­ti­ca?

R. Cuan­do en­tra­mos a go­ber­nar el Ayun­ta­mien­to de Madrid con Manuela Car­me­na, cuan­do to­mé po­se­sión de mi es­ca­ño...

P. ¿El más tris­te fue Vis­ta­le­gre?

R. Ese fue un día feo, pe­ro tam­bién el de la re­pe­ti­ción de las elec­cio­nes ge­ne­ra­les [2016]. Y pa­ra mí fue­ron di­fí­ci­les las Na­vi­da­des pa­sa­das en las que asu­mí que es­ta­ba en un si­tio don­de no me que­rían, que se ha­bía des­pla­za­do de aque­llo por lo que lo fun­da­mos y to­mé la de­ci­sión de abrir al­go más gran­de con Manuela.

P. ¿A qué atri­bu­ye esa di­vi­sión pa­to­ló­gi­ca de la iz­quier­da?

R. A la di­fi­cul­tad ca­si con­gé­ni­ta de con­ci­liar los prin­ci­pios con el prag­ma­tis­mo pa­ra apli­car­los. Si so­lo tie­nes prag­ma­tis­mo, te pue­des con­ver­tir en un cí­ni­co, pe­ro si so­lo tie­nes con­vic­cio­nes mo­ra­les, te pue­des con­ver­tir en un fa­ná­ti­co. Tie­nes que dar­te cuen­ta de que nun­ca se­rán igual de her­mo­sos que en tu ca­be­za, sino un po­co más con­tra­dic­to­rios, a me­dio ca­mino. Y la iz­quier­da tra­di­cio­nal­men­te ha creí­do que la ver­dad es­tá cons­ti­tui­da y el que se apar­ta un mi­lí­me­tro es un ven­di­do. Vi­ve en una es­pe­cie de in­qui­si­ción per­ma­nen­te. Co­mo si lo que más de­fi­nie­ra a la iz­quier­da es que el de al la­do no lo es.

P. En su cam­pa­ña pro­me­tían “más go­rrio­nes y más ni­ños dan­do vo­ces”. ¿Cómo pen­sa­ban ha­cer­lo?

R. No era tanto una pro­me­sa co­mo una for­ma un tanto poé­ti­ca de de­cir al­go que pa­ra al­gu­nos es in­ge­nuo, pe­ro pa­ra mí es ra­di­cal: que­re­mos una ciu­dad más hu­ma­na. Es un po­co ri­dícu­lo es­te ca­lle­jón en el que nos he­mos me­ti­do por el cual pa­re­ce que cuan­do un po­lí­ti­co ha­bla de lo que de ver­dad im­por­ta: te­ner tiem­po, cui­dar­nos, res­pi­rar me­jor... es co­mo si fue­ra un blan­do y que lo que te­ne­mos que ha­cer es sa­lir muy se­rios con cor­ba­ta a ha­blar de pac­tos de Es­ta­do.

P. Com­ple­te la fra­se: No te per­do­na­ré ja­más…

R. Aca­ban de prohi­bir un con­cier­to de Luis Pas­tor [y de su hi­jo Pe­dro]. No les per­do­na­ré ja­más ese áni­mo re­van­chis­ta con el que han lle­ga­do al Ayun­ta­mien­to pa­ra des­ha­cer y cas­ti­gar. Es un tris­te des­tino.

/ SA­MUEL SÁN­CHEZ

El po­lí­ti­co y pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio Íñi­go Erre­jón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.