Ideas ase­si­nas

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

El su­pre­ma­cis­mo alen­ta­do por Trump se cree en una gue­rra con­tra la in­mi­gra­ción

La me­di­ci­na su­ge­ri­da por Do­nald Trump al in­cre­men­to de las ma­tan­zas ma­si­vas con ar­ma de fue­go es peor que la en­fer­me­dad. Se­gún el pre­si­den­te, quien quie­ra un ma­yor con­trol so­bre la ven­ta de ar­mas de­be­rá acor­dar tam­bién un ma­yor con­trol so­bre la in­mi­gra­ción. Es una fór­mu­la per­ver­sa pe­ro cla­ri­fi­ca­do­ra res­pec­to a las ideas de Trump. Es di­fí­cil que al­guien for­mu­le en tér­mi­nos más exac­tos las pre­ten­sio­nes de los ase­si­nos, mo­vi­dos por una ló­gi­ca que de­be­ría lle­var a dis­mi­nuir las ma­tan­zas en cuan­to dis­mi­nu­ye­ra la in­mi­gra­ción, con­si­guien­do así el ob­je­ti­vo po­lí­ti­co que se pro­po­nían.

Es bien co­no­ci­da la ideo­lo­gía que mue­ve es­tos com­por­ta­mien­tos, aun­que in­su­fi­cien­te­men­te va­lo­ra­da en su pe­li­gro­si­dad, per­fec­ta­men­te pa­ran­go­na­ble con el te­rro­ris­mo is­lá­mi­co in­ter­na­cio­nal. No ca­be atri­buir sus orí­ge­nes y cau­sas a men­ta­li­da­des en­fer­mas. Tam­po­co al uso per­ver­so de las re­des so­cia­les, que fa­vo­re­cen com­por­ta­mien­tos pa­to­ló­gi­cos y di­fun­den sin cen­su­ra men­sa­jes de odio e in­clu­so de in­ci­ta­ción a la vio­len­cia. Ni tra­tar su pro­li­fe­ra­ción en Es­ta­dos Uni­dos co­mo un ries­go inevi­ta­ble en so­cie­da­des don­de los ciu­da­da­nos cuen­tan con de­re­chos cons­ti­tu­cio­na­les que con­si­de­ran in­vio­la­bles, co­mo es la po­se­sión de ar­mas de asal­to.

Un ma­yor con­trol de los en­fer­mos men­ta­les, de las re­des so­cia­les y del co­mer­cio de ar­mas se­gu­ro que con­tri­bui­ría a dis­mi­nuir el sal­do te­rri­ble de muer­tos y he­ri­dos que pro­vo­ca la co­lu­sión de los tres fac­to­res —en­fer­mos, re­des y ar­mas—, pe­ro no bas­ta­ría si per­sis­te la au­tén­ti­ca cau­sa de unas ma­tan­zas, co­mo la de El Pa­so, que no se han pro­du­ci­do úni­ca­men­te en Es­ta­dos Uni­dos, sino tam­bién en Di­na­mar­ca, 77 muer­tos en Uto­ya en 2011, o en Nue­va Ze­lan­da, 51 en Ch­rist­church el pa­sa­do mar­zo. Y es­ta es la idea per­ver­sa y ca­da vez más di­fun­di­da por me­dios de co­mu­ni­ca­ción, par­ti­dos de ex­tre­ma

de­re­cha y po­lí­ti­cos irres­pon­sa­bles y ra­cis­tas, so­bre la exis­ten­cia de una cons­pi­ra­ción in­ter­na­cio­nal pa­ra sus­ti­tuir a las po­bla­cio­nes de los paí­ses oc­ci­den­ta­les por in­mi­gran­tes de co­lor y en gran par­te de re­li­gión is­lá­mi­ca o his­pa­nos.

Quie­nes la sus­ten­tan con­si­de­ran que el lla­ma­do mun­do oc­ci­den­tal se ha­lla ya en una gue­rra abier­ta —de la que las ma­tan­zas se­rían epi­so­dios ejem­pla­res— con­tra unos in­va­so­res que quie­ren que­dar­se con su ri­que­za, per­ver­tir su cul­tu­ra y sus creen­cias y con­ver­tir­se en una ma­yo­ría he­ge­mó­ni­ca que mar­gi­ne y so­me­ta a la an­ti­gua ma­yo­ría blan­ca. Si ha­ce unos años es­tas ideas con orí­ge­nes en los to­ta­li­ta­ris­mos res­pon­sa­bles de los ma­yo­res ge­no­ci­dios de la his­to­ria ocu­pa­ban un lu­gar mar­gi­nal, aho­ra se es­tán apo­de­ran­do de es­pa­cios ca­da vez ma­yo­res y más preo­cu­pan­tes en Par­la­men­tos y Go­bier­nos.

Do­nald Trump no es el au­tor in­te­lec­tual ni el res­pon­sa­ble di­rec­to de las ma­tan­zas, pe­ro des­de su al­ta res­pon­sa­bi­li­dad co­mo el go­ber­nan­te más po­de­ro­so del pla­ne­ta, no bas­ta con que el pre­si­den­te con­de­ne for­mal­men­te es­te te­rro­ris­mo in­te­rior des­pués de sus reite­ra­das y bru­ta­les in­ci­ta­cio­nes al odio y al re­sen­ti­mien­to con­tra afro­ame­ri­ca­nos, his­pa­nos e in­mi­gran­tes en ge­ne­ral. Co­rres­pon­de a los con­gre­sis­tas y se­na­do­res, es­pe­cial­men­te a los re­pu­bli­ca­nos, des­au­to­ri­zar al pre­si­den­te y obli­gar­le a ata­jar la vio­len­ta de­ri­va ra­cis­ta en la que se ha­llan com­pro­me­ti­dos los Es­ta­dos Uni­dos y a ga­ran­ti­zar ade­más la se­gu­ri­dad de to­dos. uso del te­lé­fono mó­vil mien­tras se con­du­ce, un mal há­bi­to que si ya li­mi­ta la aten­ción en los pea­to­nes y con­tri­bu­ye a los atro­pe­llos ur­ba­nos, re­du­ce una bue­na par­te de los re­fle­jos que el con­duc­tor ne­ce­si­ta en ca­rre­te­ra pa­ra con­du­cir a ve­lo­ci­dad ele­va­da. Las ad­ver­ten­cias y las mul­tas por es­ta cau­sa es­tán jus­ti­fi­ca­das.

Ade­más, apa­re­cen pro­ble­mas es­pe­cí­fi­cos que ne­ce­si­tan aten­ción. El más preo­cu­pan­te en es­tos mo­men­tos es el de la ele­va­da si­nies­tra­li­dad en mo­tos y mo­to­ci­cle­tas. Las es­ta­dís­ti­cas re­cien­tes han da­do la voz de aler­ta en la Ad­mi­nis­tra­ción y en­tre los pro­pios con­duc­to­res. En lo que va de año han muer­to 152 mo­to­ris­tas, 39 más que el año pa­sa­do. Las cau­sas ha­bi­tua­les son las mis­mas que en el au­to­mó­vil: ex­ce­so de ve­lo­ci­dad, dis­trac­cio­nes y con­su­mo de sus­tan­cias que re­du­cen la ca­pa­ci­dad de reac­ción. Pe­ro en el ca­so de las mo­tos hay que aña­dir tam­bién co­mo cau­sas le­ta­les la sen­sa­ción de se­gu­ri­dad, los ade­lan­ta­mien­tos o ma­nio­bras in­de­bi­das y la au­sen­cia de cas­co.

Si se quie­re dis­mi­nuir el nú­me­ro de ac­ci­den­tes y de muer­tos hay dos de­ci­sio­nes in­ape­la­bles: au­men­tar los efec­ti­vos de vi­gi­lan­cia en la ca­rre­te­ra (agen­tes, ra­da­res) e in­no­var con nue­vas tec­no­lo­gías de ob­ser­va­ción. La DGT ha pues­to so­bre el te­rreno 9.100 agen­tes co­mo res­pues­ta a la pri­me­ra exi­gen­cia; en cuan­to a la se­gun­da, las ope­ra­cio­nes de sa­li­da del ve­rano de 2019 han inau­gu­ra­do una in­no­va­ción muy útil. El uso de dro­nes de vi­gi­lan­cia, de ra­dio de ac­ción li­mi­ta­do pe­ro con gran ca­pa­ci­dad de ob­ser­va­ción, per­mi­ti­rán vi­gi­lar des­de el ai­re los pun­tos con­flic­ti­vos, la con­duc­ción te­me­ra­ria y otras in­frac­cio­nes pe­li­gro­sas, co­mo el uso del mó­vil o el no lle­var el cin­tu­rón de se­gu­ri­dad pues­to. Com­ple­men­ta­rán la ta­rea de los he­li­cóp­te­ros do­ta­dos de al­ta tec­no­lo­gía. To­da­vía son po­cos los dro­nes que pue­den mul­tar y su pues­ta en ac­ción es muy re­cien­te. Pe­ro la apues­ta es de fu­tu­ro. Cuan­do se ex­tien­dan su uso y su ca­pa­ci­dad de san­ción, se­rán un ele­men­to di­sua­so­rio de las ma­las prác­ti­cas al vo­lan­te.

Bien­ve­ni­dos sean los dro­nes co­mo “vi­gi­lan­tes au­xi­lia­res”. Pe­ro hay que re­cor­dar que no to­da la si­nies­tra­li­dad es impu­table a los con­duc­to­res. Tam­bién cuen­tan el pé­si­mo es­ta­do de al­gu­nos tra­mos de las ca­rre­te­ras na­cio­na­les; la ma­la se­ña­li­za­ción y la ma­la edu­ca­ción vial de los con­duc­to­res es­pa­ño­les. En ge­ne­ral, su pre­pa­ra­ción an­tes de po­ner­se al vo­lan­te es ma­ni­fies­ta­men­te me­jo­ra­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.