En las pa­tas de los ca­ba­llos

No­ve­la po­lí­ti­ca, no­ve­la his­tó­ri­ca, no exis­ten co­mo ta­les; exis­ten he­chos ex­tra­or­di­na­rios y pro­ta­go­nis­tas sin­gu­la­res

El País (País Vasco) - - OPINIÓN - SER­GIO RA­MÍ­REZ Ser­gio Ra­mí­rez

El te­ma de la re­la­ción en­tre no­ve­la y po­lí­ti­ca di­fí­cil­men­te se ago­ta en Amé­ri­ca La­ti­na. En la re­cién pa­sa­da Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro en Li­ma, me to­có su­bir dos ve­ces al es­ce­na­rio pa­ra unas con­ver­sa­cio­nes li­te­ra­rias don­de el con­te­ni­do ter­mi­nó sien­do el mis­mo, o pa­re­ci­do: tan­to en Los pa­raí­sos na­rra­ti­vos, con Ma­rio Var­gas Llo­sa, ba­jo la me­dia­ción de Pa­tri­cia del Río, co­mo en ¿Exis­te la no­ve­la po­lí­ti­ca?, con J. J. Ar­mas Mar­ce­lo, mo­de­ra­da por Cla­ra El­vi­ra Os­pi­na.

Des­de muy tem­prano del si­glo XIX apren­di­mos a ver la his­to­ria co­mo epo­pe­ya; y a par­tir de en­ton­ces co­men­zó a ser ta­rea di­fí­cil fi­jar la dis­tan­cia en­tre his­to­ria y li­te­ra­tu­ra, ba­jo el fra­gor y los re­lám­pa­gos de la epo­pe­ya, has­ta que esa del­ga­da lí­nea de se­pa­ra­ción en­tre reali­dad y fic­ción que­dó des­va­ne­ci­da.

Los li­ber­ta­do­res arras­tra­ron ima­gi­na­ción e his­to­ria en las pa­tas de los ca­ba­llos. Lo in­con­men­su­ra­ble, lo exa­ge­ra­do, es la me­di­da que siem­pre bus­ca la ima­gi­na­ción pa­ra crear el asom­bro: en una tri­via idea­da por la BBC de Londres, se de­cla­ra a Bo­lí­var el ame­ri­cano más im­por­tan­te del si­glo die­ci­nue­ve: ca­bal­gó 123.000 ki­ló­me­tros, más de lo que na­ve­ga­ron Co­lón y Vas­co de Ga­ma su­ma­dos jun­tos, 10 ve­ces más que Aní­bal, tres más que Na­po­león, y el do­ble de Alejandro Magno. No vi­vió más que 47 años, pe­ro fue­ron su­fi­cien­tes pa­ra pe­lear 472 ba­ta­llas, vien­do la de­rro­ta só­lo seis ve­ces; en 25 es­tu­vo en ries­go de muer­te, y li­be­ró seis paí­ses.

Pe­ro de las es­ta­dís­ti­cas te­ne­mos que pa­sar a las vi­das hu­ma­nas, los se­res vis­tos en su in­di­vi­dua­li­dad, y así abrir­nos pa­so ha­cia el te­rri­to­rio de la no­ve­la: he­roís­mos, vi­sio­nes, am­bi­cio­nes, pa­sio­nes, ce­los, mez­quin­da­des. Trai­cio­nes.

La no­ve­la con­vier­te a las per­so­nas en per­so­na­jes. La sin­gu­la­ri­dad se ba­sa en lo ex­tra­or­di­na­rio, no po­cas ve­ces en lo im­po­si­ble, en to­do aque­llo que re­sul­ta per­tur­ba­dor por­que se sa­le del co­mún. Ca­pi­ta­nes des­qui­cia­dos que bus­can un ab­sur­do, co­mo Pon­ce de León la fuen­te de la eter­na ju­ven­tud, y pue­den mo­ver una flo­ta en­te­ra tras una men­ti­ra.

Héroes ob­se­di­dos por una idea li­ber­ta­ria, co­mo Bo­lí­var, de­ci­di­dos a rom­per el yu­go co­lo­nial, unir paí­ses que ya al na­cer son dís­co­los, in­go­ber­na­bles, y al fi­nal del ca­mino só­lo es­pe­ra la de­cep­ción de ha­ber ara­do en el mar, fra­se de per­so­na­je de no­ve­la co­mo no hay otra.

Pe­ro el que bus­ca, no se en­cuen­tra a sí mis­mo, y mue­re ge­ne­ral­men­te en de­rro­ta, afli­gi­do por su fra­ca­so. Muer­tos de gan­gre­na por cau­sa de una fle­cha en­ve­ne­na­da, co­mo Pon­ce de León, o en la so­le­dad del os­tra­cis­mo, co­mo Bo­lí­var.

Por eso mis­mo, la his­to­ria se pue­de leer co­mo una no­ve­la, o ser re­cons­trui­da co­mo no­ve­la. La Flo­ri­da del In­ca, del In­ca Gar­ci­la­so, es una no­ve­la, co­mo lo es la His­to­ria ver­da­de­ra de la con­quis­ta de Nue­va Es­pa­ña, de Ber­nal Díaz del Cas­ti­llo. Y sin es­ta vi­sión de la his­to­ria co­mo no­ve­la, no se­rían po­si­bles El ge­ne­ral en su laberinto, de García Már­quez, ni La gue­rra del fin del mun­do, de Ma­rio Var­gas Llo­sa.

La ga­le­ría de per­so­na­jes ame­ri­ca­nos es in­fi­ni­ta. Pe­ro si me die­ran a es­co­ger uno, me que­do con Fran­cis­co de Mi­ran­da. Sus dia­rios son eso, una no­ve­la fas­ci­nan­te. Es el más exu­be­ran­te de en­tre to­dos, el más apa­sio­na­do y el más apa­sio­nan­te, gue­rre­ro, tro­ta­mun­dos, aven­tu­re­ro, se­duc­tor.

No hay es­ce­na­rio de su épo­ca don­de no hu­bie­ra es­ta­do, co­mo tes­ti­go o pro­ta­go­nis­ta. Ca­pi­tán del ejér­ci­to es­pa­ñol, es­pía de la corona in­gle­sa, per­se­gui­do por la In­qui­si­ción por lec­tor vo­raz, ma­ris­cal de cam­po en Fran­cia ba­jo la Re­vo­lu­ción, con­se­je­ro de Ca­ta­li­na la Gran­de en Ru­sia, lu­cha­dor por la in­de­pen­den­cia sud­ame­ri­ca­na, en­tre­ga­do al fi­nal de su vi­da a las au­to­ri­da­des de la Corona es­pa­ño­la, el pro­pio Bo­lí­var de por me­dio, y lle­va­do pri­sio­ne­ro a Cá­diz, don­de mu­rió en las maz­mo­rras víc­ti­ma de un de­rra­me ce­re­bral.

No­ve­la po­lí­ti­ca, no­ve­la his­tó­ri­ca, no exis­ten co­mo ta­les, o si

La ga­le­ría de per­so­na­jes ame­ri­ca­nos es in­fi­ni­ta. Pe­ro si me die­ran a es­co­ger uno, me que­do con Fran­cis­co de Mi­ran­da

exis­ten no se sal­van co­mo gé­ne­ros li­te­ra­rios. Exis­ten he­chos ex­tra­or­di­na­rios, y pro­ta­go­nis­tas sin­gu­la­res, que la his­to­ria po­ne a dis­po­si­ción de la no­ve­la, la cual, en úl­ti­mo ca­so, se ali­men­ta de la reali­dad pa­ra crear otra pa­ra­le­la. Pe­ro es­ta otra es ya cria­tu­ra de la ima­gi­na­ción, no de la re­la­ción ri­gu­ro­sa y feha­cien­te de los he­chos, lo que a la pos­tre vie­ne a re­sul­tar siem­pre abu­rri­do.

Y cuán­tas his­to­rias pa­ra ser con­ta­das no nos ha da­do ya es­te si­glo de cau­di­llos ilu­mi­na­dos, re­yes del nar­co­trá­fi­co que se so­la­zan en el po­der del di­ne­ro y de la muer­te, y de­mo­cra­cias hun­di­das ba­jo el pe­so de la co­rrup­ción. Un si­glo sin héroes, ba­jo el ful­gor lu­ci­fe­rino de lo si­nies­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.