La UE se po­ne de per­fil an­te el ‘Open Arms’

El bu­que es­pa­ñol lle­va cin­co no­ches en al­ta mar tras la ne­ga­ti­va de Ita­lia y Mal­ta a abrir sus puer­tos

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - MA­RÍA MAR­TÍN, EN­VIA­DA ES­PE­CIAL

La ne­go­cia­ción pa­ra aco­ger a las

120 per­so­nas a bor­do aún no ha em­pe­za­do

Is­sia­ga tie­ne 25 años y ne­ce­si­ta cu­ras dia­rias en los pies. Sa­lió de Gui­nea en mar­zo de 2017 y cru­zó Áfri­ca pa­ra po­der atra­ve­sar el Me­di­te­rrá­neo. Cuen­ta que lo in­ten­tó cua­tro ve­ces y las cua­tro la guar­dia cos­te­ra li­bia lo in­ter­cep­tó pa­ra lle­var­lo a un cen­tro de de­ten­ción. Allí, se­gún ha con­ta­do a la tri­pu­la­ción del Open Arms, se re­be­la­ron tras dos días sin co­mer y en la con­fu­sión de la re­vuel­ta un guar­dia le dis­pa­ró con una ame­tra­lla­do­ra en los dos pies. A otros de sus com­pa­ñe­ros los ma­ta­ron. En el bar­co, ade­más de Is­sia­ga, via­jan 120 per­so­nas, al­gu­nas gra­ve­men­te he­ri­das co­mo él. Hay 32 me­no­res, in­clui­dos dos ge­me­los etío­pes de nue­ve me­ses acom­pa­ña­dos de su ma­dre, quien fue tor­tu­ra­da y vio­la­da en Li­bia.

El bu­que es­pa­ñol Open Arms cum­plió con la de ayer cin­co no­ches en aguas in­ter­na­cio­na­les sin que ha­ya ha­bi­do nin­gún mo­vi­mien­to ofi­cial pa­ra fa­ci­li­tar el de­sem­bar­co de las 121 per­so­nas que lle­va a bor­do. Tras la ne­ga­ti­va de Ita­lia y Mal­ta a abrir sus puer­tos a la ONG ca­ta­la­na, la Co­mi­sión Eu­ro­pea, que ha aca­ba­do ejer­cien­do de me­dia­do­ra en es­tos ca­sos, afir­ma no ha­ber re­ci­bi­do has­ta aho­ra nin­gu­na pe­ti­ción pa­ra ne­go­ciar la re­ubi­ca­ción de los res­ca­ta­dos y aca­bar con el blo­queo.

La so­li­ci­tud a la Co­mi­sión Eu­ro­pea, se­gún ex­pli­có a EL PAÍS un por­ta­voz, la ha­ce nor­mal­men­te un Es­ta­do miem­bro. Es en­ton­ces cuan­do ini­cia una ronda de con­tac­tos pa­ra coor­di­nar la dis­tri­bu­ción en di­fe­ren­tes paí­ses de los mi­gran­tes res­ca­ta­dos y con­se­guir así que Ita­lia y Mal­ta, que re­cha­zan ha­cer­se car­go de los náu­fra­gos, acep­ten al me­nos des­em­bar­car­los. Es­ta fór­mu­la, im­pro­vi­sa­da, vo­lun­ta­ria y len­ta, ya que sue­le arras­trar­se al me­nos una se­ma­na, es la úni­ca que vie­ne fun­cio­nan­do des­de que se con­so­li­dó la po­lí­ti­ca de puer­tos ce­rra­dos en el Me­di­te­rrá­neo Cen­tral ha­ce ya un año. El di­rec­tor de la ONG Proac­ti­va Open Arms, Ós­car Camps, pi­dió ayer a di­ver­sos miem­bros del Eje­cu­ti­vo que sea Es­pa­ña quien re­quie­ra a la UE que des­blo­quee la si­tua­ción.

Con­so­li­dar un me­ca­nis­mo pre­vi­si­ble de des­em­bar­cos si­gue sien­do una pie­dra en el za­pa­to de la UE. El úl­ti­mo año se han su­ce­di­do las reunio­nes for­ma­les e in­for­ma­les sin más avan­ce que un preacuer­do li­de­ra­do por Fran­cia y Ale­ma­nia, que im­pli­ca la co­la­bo­ra­ción vo­lun­ta­ria de ocho Es­ta­dos miem­bros pa­ra aco­ger a mi­gran­tes res­ca­ta­dos y evi­tar es­tas si­tua­cio­nes de blo­queo. Es­pa­ña no ha apo­ya­do es­te en­fo­que y ha de­fen­di­do que, pri­me­ro, hay que ha­cer que Ita­lia y Mal­ta cum­plan la ley.

Des­de que reali­zó los res­ca­tes en­tre la tar­de de jue­ves y la ma­dru­ga­da del vier­nes, la tri­pu­la­ción del Open Arms ha pe­di­do puer­to a Ita­lia y Mal­ta. Mal­ta se lo ha ne­ga­do dos ve­ces e Ita­lia ni ha res­pon­di­do. Am­bos son los puer­tos se­gu­ros más cer­ca­nos y blin­dar­los vio­la los con­ve­nios in­ter­na­cio­na­les de sal­va­men­to ma­rí­ti­mo. El Go­bierno ita­liano, que sí ac­ce­dió a eva­cuar a dos mu­je­res en avan­za­do es­ta­do de ges­ta­ción y a la her­ma­na de una de ellas, ad­vir­tió por es­cri­to de que su­pe­rar aguas te­rri­to­ria­les ita­lia­nas pue­de su­po­ner­les has­ta 50.000 eu­ros de multa y la con­fis­ca­ción del bar­co en ca­so de re­in­ci­den­cia.

Ca­ta­lu­ña y Va­len­cia han ofre­ci­dos sus puer­tos pa­ra el de­sem­bar­co. Ex­tre­ma­du­ra es­tá dis­pues­ta a aco­ger a una par­te de los res­ca­ta­dos y el País Vas­co ha pe­di­do que se coor­di­ne un re­par­to en­tre co­mu­ni­da­des. Pe­ro el bu­que ca­ta­lán no pre­ten­de ir a Es­pa­ña. “Yo quie­ro que el puer­to me lo ofrez­can Mal­ta o Ita­lia, que son los puer­tos se­gu­ros más cer­ca­nos. Así co­mo Es­pa­ña asu­me la res­pon­sa­bi­li­dad en el sur, Ita­lia y Mal­ta tie­nen que asu­mir las su­yas”, di­jo Camps.

Po­lí­ti­ca­men­te, Es­pa­ña, que en enero prohi­bió al Open Arms con­ti­nuar con sus la­bo­res de res­ca­te, tam­po­co quie­re in­vo­lu­crar­se. “No se pue­de dar la ima­gen de que Es­pa­ña sea el úni­co puer­to se­gu­ro. Se­ría dra­má­ti­co res­pec­to a la nor­ma­ti­va in­ter­na­cio­nal. No es que no va­ya a ve­nir. Es im­por­tan­te que la Co­mi­sión Eu­ro­pea asu­ma sus res­pon­sa­bi­li­da­des. Es­to no pue­de ser una cues­tión vo­lun­ta­ris­ta, de­be ha­ber una po­lí­ti­ca co­mún”, zan­jó ayer el mi­nis­tro de Fo­men­to en fun­cio­nes, Jo­sé Luis Ába­los.

Ca­ta­lu­ña y Va­len­cia han ofre­ci­do sus ins­ta­la­cio­nes pa­ra el de­sem­bar­co

/EP

La Guar­dia Cos­te­ra ita­lia­na, du­ran­te la eva­cua­ción el sá­ba­do del Open Arms de dos em­ba­ra­za­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.